Quantcast

Cómo reparar una piscina de plástico

Llegó el verano, tienes un patio grande y tenías guardada esa piscina de plástico que compraste el año pasado, y con el calor que está haciendo, lo que te provocó fue sacar la piscina del trastero y ponerla llena de agua fresca, debajo de esos árboles que tienes, para que no te dé el sol directo, o a tu familia, y cuando la desenvuelves, te das cuenta de que tiene un roto.

Esta es una escena que se puede ver en muchos hogares a día de hoy, pero no vayas a pensar que la piscina de plástico ya no sirve y que la vas a tener que botar, porque esos rotos o huecos tienen arreglo. Si se puede arreglar un agujero en un barco ¿cómo no va a poderse arreglar una piscina de plástico? Por supuesto que sí, y en el artículo de hoy te vamos a mostrar tres maneras en que puedes hacerlo, así que prepara el bañador y la toalla.

Reparación con silicona marina

Reparación con silicona marina

No importa cuál es el modelo o el tamaño de tu piscina de plástico, las hay hinchables, rígidas o con pedestales, ni de qué material estén hechas, aunque los últimos diseños han sido elaborados con materiales que resisten usos y abusos, pero por supuesto, no son irrompibles, así que te encontrarás con un roto o un hueco, más temprano que tarde, de modo que la primera forma en la que vamos a tratar de reparar nuestra piscina de plástico es usando silicona marina.

Primer paso

Revisa primero minuciosamente toda la superficie de tu piscina de plástico y ponle una marca con un rotulador a cada roto o hueco que encuentres, si encuentras uno sólo eres de los afortunados. Revisa que no le falte alguna sección al material, porque en ese caso, te informamos que vas a tener que botarla, porque milagros no se pueden hacer, así que si encuentras que le falta una sección o que tiene un roto o hueco que supera las quince centímetros, dala por perdida.

Pero si se trata de rotos pequeños, lo que tienes que hacer a continuación es conseguir silicona marina, que es lo que se recomienda para los ambientes que tienen demasiada humedad.

Segundo paso

Asegúrate de que el área o áreas en las que encontraste las pequeñas roturas se encuentran totalmente limpias y secas y comienza a aplicar la silicona marina sobre las mismas, repasándola con una espátula de plástico o con una pieza de plástico rígida.

Tercer paso

Colocada la primera capa de silicona marina, debes dejarla secar por completo, protegida del agua y del polvo. Una vez que se haya secado, procede a aplicar una segunda capa de silicona marina, siguiendo el mismo procedimiento

Es posible que debas aplicar varias capas de silicona marina para asegurarte de que no hayan fugas o fisuras y cuando consideres que ya le has aplicado a la piscina plástica suficientes capas de silicona, debes dejarla que seque por un período de por lo menor veinticuatro horas

Debes asegurarte de que el producto que conseguiste es silicona marina, aunque a veces la silicona de acuarios funciona igual, aunque es un poco más costosa. No obstante, hay que advertirte que la silicona marina no se trata de un pegamento, lo que va a hacer es mantener unida toda el área con la pequeña rotura y sellarla, así como sus alrededores, impidiendo que se salga el agua.

Reparación usando cinta adhesiva que sea extra fuerte

Esta es una manera más sencilla y barata de reparar la piscina de plástico. Compra esa cinta americana extra fuerte que normalmente es de color gris, aunque también la puedes conseguir en otros colores, incluso uno parecido al de tu piscina.

Paso uno                                                   

Tienes que asegurarte de que la superficie donde está la grieta o rotura y sus alrededores se encuentran totalmente secos y limpios, en caso de que no sea así, lo que te aconsejamos es que la limpies con un limpiador de vidrios, porque no de nada de residuos.

Paso dos

Paso dos

Pon el área de la piscina plástica que tienes que reparar sobre una superficie totalmente plana y comienza a trabajar por la parte interior de la misma, asegurándote de juntar muy bien los bordes de la grieta.

Paso tres

Usando un secador de cabello al máximo, procede a calentar de manera suave el plástico alrededor de la grieta y corta una sección de diez centímetros de cinta adhesiva, que vas a calentar de igual manera. Cuando la piscina y la cinta estén calientes, procede a pegar la cinta dos pulgadas por encima del borde de la grieta y comienza a pegarla desde allí sobre la piscina plástica, fijándote en que la cinta esté centrada, encima de la rotura.

Continúa tirando de manera gradual del rollo de la cinta, caliéntala en los tramos desprendidos y trata de mantener caliente el plástico. Procede a colocar más cinta de forma lenta, hasta que se hayan superado en algunos centímetros el lado final de la rotura y corta la cinta del rollo.

Paso cuatro

Ahora tienes que alizar la cinta, para lo que tendrás que volver a calentarla con el secador, hasta que ya no quede ninguna burbuja en la cinta extra fuerte. Repite el proceso, colocando más cinta caliente sobre la que colocaste en principio para que la asegures.

Paso cinco

Repite el mismo procedimiento, pero ahora por el lado de fuera de la piscina plástica. Pero debes recordar que no se trata de una solución para siempre, sino que es temporal y hará que la piscina te dure este verano, por lo menos.

Reparación con parches de vinilo

Este tipo de reparación dependerá de la clase de plástico en el que esté elaborada tu piscina, y tienes que comprar los parches de vinilo adecuados, así como la pega correspondiente, porque no vale cualquiera.

Primer paso

El área de la grieta debe estar seca y muy limpia, de no ser así, usa el limpiador de vidrios como ya te dijimos.

Segundo paso

Debes recortar dos parches que superen en diez centímetros la grieta o rotura que quieres reparar y agregarle la pega correspondiente en toda la superficie que rodea la grieta, más o menos que tenga un tamaño parecido al de los parches que cortaste, primero por el lado de adentro de la piscina.

Tercer paso

Procede a ponerle la pega al parche también y déjalo que se seque un rato, pero la pega no debe endurecerse, sólo tiene que estar menos aguada y cuando observes que ya la pega ha cuajado, procede a pegar el parche en la rotura o grieta, tratando de que no queden burbujas de aire, para lo cual tienes que tratar de aplicar algo de presión por un tiempo, hasta que el parche ya no se mueva, y ahora repite el procedimiento por el lado de fuera de la piscina y déjala secar por veinticuatro horas.