Quantcast

Limonada de fresas: la bebida refrescante que se ha puesto de moda

Fresca, acidita y con el toque perfecto de dulzor, no hay manera más sana y rica para refrescarse rápidamente que una helada limonada. Esta rica bebida está cargada de vitaminas que contribuyen a mantener un sistema inmune saludable y contiene antioxidantes que colaboran a combatir los radicales libres. Añadir un puñado de fresas, agrega más vitaminas y un hermoso color y la hace también realmente deliciosa.

Existen varias formas de preparar limonada de fresas y aquí te contaré cuáles son. Todas resultan deliciosas y refrescantes, así que no te las puedes perder.

Limonada con fresa

Limonada de fresas: la bebida refrescante que se ha puesto de moda

Una forma muy tradicional de preparar limonada y potenciar su sabor de manera majestuosa. Para empezar, lleva a una cacerola 2 tazas de agua y 1 taza de azúcar, llévala al fuego y prepara una especie de almíbar, cuando esté listo y el azúcar se haya disuelto completamente, espera que se enfríe y añádele 1 taza de zumo de limón fresco.

Remueve la limonada muy bien y procede a limpiar 2 tazas de fresas, retira los tallos y hojas y lávalas muy bien. Coloca en la licuadora las fresas y añade parte de la limonada, licúa muy bien hasta que notes que las fresas comienzan a hacerse puré y vierte el resto de la limonada.

Vierte la limonada en una jarra y al momento de servir añade hielo picado y decora con hojas de menta, una rodaja de limón y una fresa.

Limonada acidita con fresas y miel

coctel

Esta limonada se prepara con los limones con piel, por esta razón el resultado es más ácido y más rico. La cáscara de limón esta llena de vitaminas que se pueden aprovechar perfectamente, de hecho aunque no lo creas, la piel del limón contiene más vitaminas que este y ayuda de manera sorprendente a eliminar las toxinas del organismo.

La miel por su parte le otorga el toque justo de dulzor y combina muy bien tanto con el limón como con las fresas, puedes ajustar su cantidad a gusto de cada uno de los invitados. 

Hacer esta limonada es sumamente sencillo, y para comenzar lo más importante es tener bien lavados todos los ingredientes.

Para hacer esta refrescante bebida, coloca en el vaso de la licuadora 4 tazas de fresas limpias (retírales el tallo y las hojas), 2 limones cortados en cuartos, miel al gusto y 6 tazas de agua fría.

Licúa perfectamente hasta que se hayan integrado los ingredientes y pasa la mezcla por un colador. Llévala a una jarra y sirve en vasos decorados con fresas y rodajas delgadas de limón.

Esta opción es tan refrescante y deliciosa que puedes añadir unos cubos de hielo y licuar hasta obtener un fresco granizado. 

Al preparar limonadas con los limones con su piel, debes consumirla el mismo día, pues tiende a ponerse amarga al transcurrir las horas.

Fresas, limón y leche condensada, la combinación más mágica

Limonada de fresas: la bebida refrescante que se ha puesto de moda

Si bien una limonada con leche condensada tiene un sabor realmente magnífico, añadirle unas fresas la lleva a elevados niveles de pasión que hará de esta tu limonada favorita.

Hacer esta limonada tal como sucede con las otras es algo sumamente sencillo, coloca en la licuadora 4 limones lavados y cortados a la mitad, 400 ml de agua muy fría y 180 gramos de azúcar. Licúa y cuela sobre una jarra.

Lava la jarra y vierte en ella 400 ml de agua muy fría, 1 y ½  taza de fresas previamente limpias y lavadas y 120 ml de leche condensada. Licúa muy bien y vierte la mezcla en la jarra junto a la limonada que habías preparado anteriormente. Remueve muy bien y sírvela acompañada de hielo picado y un rico chorrito de leche condensada.

Al preparar limonadas con los limones con su piel, debes consumirla el mismo día, pues tiende a ponerse amarga al transcurrir las horas.

Ideas alucinantes para tu bebida

coctel

Como ves, la limonada de fresas es muy fácil de hacer en cualquiera de sus versiones. Para hacer tus propias creaciones y añadir tu toque personal puedes guiarte por algunas ideas que voy a presentarte.

  • Utiliza fresas congeladas al momento de licuar y vas a obtener una textura muy similar al de un granizado. 
  • Vierte un chorro generoso de leche condensada en el fondo del vaso y vierte la limonada de fresas. A tus invitados les encantará remover su bebida mientras la hacen más dulce a cada movida.
  • Si te gustan los cócteles, no desaproveches la oportunidad que te ofrece esta refrescante bebida, y añade un chorrito de ron o vodka, unos cuantos cubos de hielo y súbele la temperatura a todos con una rica y especial limonada.
  • Prepara en casa una mermelada de fresas y colócala en el fondo de cada vaso. A tus invitados les encantaran estos tropezones de fresas almibaradas.
  • Coloca fresas en la cubetera de hielo y llena con agua cada espacio, añade cubos de hielo con fresas en su interior en cada vaso. También puedes añadir las fresas congeladas a modo de hielo.
  • No licúes las fresas, hazlas puré y añádelas a la limonada. Obtendrás una limonada cremosa.

Beneficios de tomar limonada con fresas

Limonada de fresas: la bebida refrescante que se ha puesto de moda

Las fresas contienen una cantidad significativa de vitamina C; de hecho, 100 gramos de fresas al día aportan los requerimientos diarios de esta vitamina. Además contribuye a la buena salud de la piel, los huesos y las articulaciones.

Al consumirse junto al limón, ambos complementan sus nutrientes y se convierten en un potente depurativo para eliminar toxinas. Al contener ambos alimentos una buena dosis de vitamina C, aumentan las defensas y mantienen lejos las gripes, resfriados y otros virus. 

En caso de sumarse otros ingredientes como la leche condensada casera, la limonada de fresas se convierte en una bebida sumamente completa y con una gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales.

Aprovecha el verano y disfruta los más refrescantes y nutritivos granizados de frutas frescas.