Quantcast

Granizados: formas de prepararlos y cuántas calorías tienen

Cuando las temperaturas aumentan y el calor comienza a hacer estragos, refrescarnos con una bebida muy fría, consumir un buen helado o disfrutar de unos ricos granizados, son las opciones más a la mano para ese fresquito que tanto anhelamos. Los granizados ofrecen algunas ventajas sobre los ya famosos helados, esto por su forma sencilla de preparación, disfrute y por lo saludables que pueden resultar.

Actualmente al contar con licuadoras y batidoras que nos permiten hacer granizados en tan solo un par de minutos, se nos hace imposible pensar que estos ya existían hace aproximadamente tres mil años. Sí, tal como lo lees, los granizados ya eran disfrutados por los persas, los chinos y las grandes dinastías egipcias hace unos 3.000 a.C. 

Diversos registros ubican también la existencia de esta rica manera de refrescarse hacia el siglo XI, cuando en Asía solían surtirse del hielo de los profundos pozos congelados y los mezclaban con frutos y miel. Por su parte, en Europa el consumo de esta delicia congelada ya era un placer para las personas pudientes, quienes eran los que se podían permitir estos placeres.

Los granizados en el mundo

Granizados: formas de prepararlos y cuántas calorías tienen

Gracias a los avances tecnológicos, consumir granizados dejó de ser un privilegio de algunos para convertirse en un disfrute de muchos. No hay país en el mundo en el que no se consuman granizados. Ya no hace falta conseguir grandes panelas de hielo de las montañas congeladas para dar al paladar el toque refrescante que muchas veces necesita.

En cada país se le conoce con nombres diferentes y la forma de preparación varía de un lado a otro, sin embargo la lista de los ingredientes se ha mantenido intacta por un largo tiempo.

En países latinoamericanos, a los granizados se les conoce popularmente como cepillado o raspado y son elaborados con técnicas muy parecidas a las utilizadas en épocas remotas, como raspar el hielo, o cepillarlo con grandes cepillos de cerdas metálicas. Estos raspados son ofrecidos por vendedores ambulantes equipados con grandes bloques de hielo, una máquina manual para obtener el fino hielo, siropes y leche condensada.

Por su parte, en España se les consigue en diferentes heladerías y cafeterías, en las que son elaborados en máquinas granizadoras. 

En muchos locales del mundo, los granizados son preparados en forma de frappe y no cuentan con ningún tipo de topping. Y por supuesto, como es de esperarse, los cepillados, raspados y granizados que se comercializan en las calles, suelen ser mucho más económicos que aquellos que se expenden en locales comerciales.

Granizados caseros Vs. Granizados comerciales

bebidas

Si bien, los granizados que muchas veces disfrutamos fuera de casa son muy ricos y cumplen su misión refrescante, estos no son del todo recomendados. Los granizados industrializados en su mayoría contienen siropes altos en azúcar que suman una cantidad excesiva de calorías a tu dieta y de igual forma contienen gran cantidad de químicos en su preparación.

Por su parte, los granizados naturales que puedes preparar en casa, tienes la posibilidad de hacerlos con frutas naturalmente dulces y de esta forma lograr refrescarte de una forma natural con una exquisita bomba vitamínica muy baja en calorías.

Granizados caseros sin azúcar, la mejor opción

Granizados: formas de prepararlos y cuántas calorías tienen

Al ser preparados con frutas y hielo, los granizados caseros son la mejor opción para refrescarte este verano. Un granizado casero o un rico helado de piña colada hecho en casa por ejemplo, contienen ingredientes naturales y a tu elección que pueden resultar verdaderamente deliciosos y nutritivos.

Son muchas las frutas que puedes utilizar para un rico y refrescante granizado aprovechando su dulzor natural, entre ellas tenemos:

Sandía

Sandía

La sandía es una fruta naturalmente dulce con la que puedes preparar un refrescante granizado sin la necesidad de sumarle calorías. Hacer granizado de sandía es sumamente sencillo y muy rico.

Toma un kilo de sandía y retírale todas las semillas, corta la sandía en pequeños trozos y congela por al menos 4 horas. Cuando esté bien congelada llévala a la licuadora junto a ½ taza de agua helada y 1 taza de cubitos de hielo, licúa a máxima velocidad. Si lo deseas puedes añadir unas gotas de jugo de limón.

Las calorías presentes en un granizado preparado con sandía sin añadir endulzantes artificiales, ronda en las 30 calorías por cada 100 gramos de fruta.

Plátano

plátano

Tal como la sandía, el plátano es una fruta muy dulce que no necesita azúcar para resultar deliciosa. Los granizados de plátano tienen excelentes beneficios para la salud y son muy fáciles de hacer, además puedes usar la cáscara de plátano para muchas cosas y sacar el máximo provecho a esta fruta. 

Simplemente: toma 1 plátano, pélalo y córtalo en rebanadas, llévalo a congelar por un par de horas y licúalo con un chorrito de agua helada.

En relación con las calorías que aportan los granizados de plátano, tenemos que 100 gramos de esta rica fruta solo contienen 85 Kcal.

Granizados caseros con azúcar, también son saludables

bebidas

Los granizados hechos en casa y con azúcar añadida también son una excelente opción refrescante, si llevas una dieta baja en grasas, o no tienes contraindicaciones para consumir un poco de azúcar, un granizado de vez en cuando no te hará daño.

Granizado de fresa

Granizados: formas de prepararlos y cuántas calorías tienen

Este granizado de fresa es muy sencillo de hacer. Esta preparación puedes emplearla también con otras frutas y resultará súper rico y refrescante.

Ingredientes

Ingredientes
  • 250 gramos de fresas
  • 80 ml de agua
  • 250 ml de jugo de naranjas
  • 1 limón 

Preparación

Trucos sobre la licuadora

1.- Vierte el agua junto al azúcar en una cacerola y llévala al fuego, cuando comience a hervir apaga el fuego y añade el jugo de naranja. 

2.- Lava muy bien las fresas y pícala en trozos pequeños y añádela al vaso de la licuadora, agrégale el almíbar y licúa muy bien.

3.- Vierte el licuado en un recipiente con tapa y mételo al congelador durante 5 horas.
4.- Al momento de disfrutarlo, retíralo del congelador, espera unos 10 minutos y comienza a raspar con un tenedor o cucharilla para ir formando el granizado. Otra manera es congelar en varias porciones y licuar justo al momento de consumirlo. En caso de necesitarlo, puedes añadir un chorro de agua fría para que se licúe con mayor facilidad.