Quantcast

Leche condensada: la receta que te cambiará la vida (y tus postres) para siempre

La leche condensada es uno de los ingredientes preferidos y más utilizados a nivel mundial para elaborar la más amplia variedad de postres. Su sabor y textura la hacen perfecta para hacer helados, natillas, tartas, dulce de leche, bebidas y para cubrir frutas tentadoras.

Cuando hablamos de la posibilidad de hacerla en casa, es posible que suene como todo un reto; ahora bien, te puedo asegurar que una vez que hayas hecho una leche condensada completamente casera, solo querrás comerla de esta manera.

Muchos años han transcurrido desde que en 1857 se fundara New York Condensed Milk Company, la primera fábrica de leche condensada que resulto todo un éxito y que popularizo esta particular forma de consumir leche.

En la actualidad es posible hacer tu propia leche condensada casera sin tener que dar muchas vueltas; y créeme, una vez que la pruebes no querrás comprar una nunca más. Te presentaré dos recetas, ambas sumamente deliciosas. Una de ellas elaborada con leche en polvo y la otra con leche líquida para que no tengas excusa que te detenga para preparar esta delicia.

Leche condensada con leche en polvo

leche condensada

Esta receta hará que quedes enamorado. Su resultado es sencillamente espectacular.

Ingredientes 

  • 350 gramos de azúcar
  • 250 gramos de leche en polvo completa o descremada según el gusto
  • 1 pizca de sal
  • 200 ml de agua
  • 60 gramos de mantequilla
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación 

1.- Para comenzar la receta, coloca en una olla los 200 ml de agua y ponla al fuego hasta que llegue a punto de ebullición.

2.- Vierte el agua caliente en la licuadora y añade los 60 gramos de mantequilla, licúa hasta que la mantequilla se derrita completamente.

3.- Procede a agregar lentamente los 350 gramos de azúcar sin dejar de licuar. De esta manera lograremos que el azúcar se disuelva por completo. 

4.- Incorpora la leche en polvo y continúa con el proceso de licuado para que se integren los ingredientes. Añade el extracto de vainilla y la pizca de sal.

5.- A medida que se va enfriando y se va licuando, notarás como la mezcla va tomando esa consistencia cremosa propia de la leche condensada.

6.- Continúa licuando hasta que se integren por completo los ingredientes y ya no se sienta la textura del azúcar.

7.- Una vez alcanzada la textura deseada, viértela en frascos herméticos y déjala reposar a temperatura ambiente, guárdala en la nevera hasta el momento de su utilización.

Leche Condensada con leche líquida

leche condensada

Si no tienes leche en polvo en casa, pero igual deseas degustar una rica leche condensada, no permitas que nada te detenga y utiliza la leche de garrafa que tienes en la nevera.

Ingredientes

  • 1 litro de leche completa o descremada según el gusto
  • 200 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 pizca de sal
  • Fécula de maíz 1 cucharada 

Preparación 

1.- Vierte en una olla el litro de leche y 1 cucharada de fécula de maíz, mezcla bien hasta que se disuelva por completo.

2.- Una vez la fécula de maíz esté disuelta, añade los 200 gramos de azúcar y ponlo a fuego alto.

3.- Debes mezclar de forma constante con la ayuda de una espátula de cocina. Cuando comience a hervir colócalo a fuego bajo. Continúa revolviendo para evitar que se pegue en el fondo de la olla.

4.- A medida que sigues revolviendo notarás como va tomando la consistencia de la leche condensada, si la quieres más espesa déjala más tiempo al fuego; de lo contrario, cuando tome la textura deseada retírala del fuego.

5.- Permite que se enfríe a temperatura ambiente, una vez fría llena envases preferiblemente de vidrio con tapa hermética y consérvala en la nevera. 

Puedes elegir cualquiera de las propuestas para hacer leche condensada casera que te he presentado y realizar adaptaciones en cuanto al tipo de leche utilizada y la cantidad de azúcar añadida.

Disfrútala en la forma que prefieras y regálate el gusto de comerla cada vez que desees sin tener que ir a comprar una. 

Al no contener ningún tipo de conservantes, debes tener presente que esta leche condensada estará en óptimas condiciones para su consumo desde el momento de hacerla hasta por un máximo de 5 días.

Curiosidades que quizás no conocías de la leche condensada

curiosidades de la leche azucarada
  • En el siglo XIX era muy común conseguir casos de intoxicación alimentaria causada por lo precario de la conservación de los alimentos y la leche no estaba exenta de ello; de hecho muchos niños fallecieron por el consumo de leche en mal estado, esto llevo a Gail Borden a pensar en un método que permitiera reducir la presencia de bacterias en la leche. De allí surgiría en principio la leche condensada.
  • La leche condensada llegó a Europa en 1866 desde Suiza.
  • A nivel mundial, la producción de leche condensada se ubica alrededor de los cuatro millones y medio de toneladas.
  • El país que más leche condensada consume es Brasil.
  • En Polonia solían hervirse las latas de leche condensada para obtener kaymak, este era un dulce utilizado para elaborar pasteles. Hoy por hoy este tipo de cocción es utilizada para obtener de forma rápida el mundialmente famoso dulce de leche, arequipe o cajeta.
  • Si bien la leche condensada contiene vitaminas A, D y ácido fólico y minerales como magnesio, calcio, fósforo y zinc, su consumo debe ser limitado en personas con patologías cardiovasculares.
  • Una gran ventaja de la leche condensada casera es que la puedes hacer mucho más sana, puedes sustituir la leche por una baja en grasas y el azúcar por un edulcorante o saborizante natural de tu preferencia.

La leche condensada en España

pancakes

Aun cuando en la actualidad el consumo de leche condensada en España es toda una tradición y está presente en varias de sus preparaciones de repostería; en sus inicios este delicioso manjar blanco no era del todo aceptado por la clase alta. Al llegar a España, la leche condensada se popularizó rápidamente entre las clases obreras, quienes la consideraban muy nutritiva. 

¿Sabías que algunos doctores recetaban leche condensada para el tratamiento de cuadros de raquitismo infantil?. Así es, gracias a su contenido alto en grasas y azúcares y a lo práctico e higiénico de su conservación que la mantenía libre de bacterias, muchos médicos encontraron en este dulce la posibilidad de recuperar la salud de muchos niños.