Quantcast

Aquí no hay quien viva: Cómo ha cambiado Dani Ballesteros, el nieto de Concha

Aquí no hay quien viva a lo largo de sus cinco temporadas nos dejó muchos personajes. Uno de ellos es Dani Ballesteros, el nieto de Concha. Y es que, han pasado los años desde su participación, y ha aparecido nuevamente con un cambio increíble que la gente quizás ni pensaría que se trata del actor.

Ya ha dejado de ser un niño, y la transformación física que luce en los actuales momentos la ha ido trabajando con muchísimo esfuerzo. Su intención es dar pasos firmes en el mundo de la actuación.

Tiene temple, y eso es algo que le puede jugar a su favor, el talento se pierde de visto. Fue el intérprete de un personaje clave en la trama que vio luz en el año 2003 hasta el 2006. Por lo que, el resurgir del artista podría significar una oportunidad más para ganarse al público que lo conoció en un momento dado en las pantallas.

Justamente estuvo en la primera temporada cuando el exitazo de Antena 3 creado por Iñaki Ariztimuño, Alberto Caballero y Laura Caballero. Estos le dieron la oportunidad de aparecer en el reparto que puso en lo más alto a este seriado de contenidos.

El niño que la gente descubrió en Aquí no hay quien viva

El niño que la gente descubrió en Aquí no hay quien viva dani ballesteros

Dani Ballesteros era tan solo un pequeñín cuando se metió en el mundo de la televisión. Pero, aún así, se destacó por esa faceta tan angelical que buscaban los productores. No pudo caer en mejores manos. De hecho, el nieto de Concha durante la primera temporada, tuvo diferentes apariciones en la historia, y era de los roles recurrentes que los espectadores podían disfrutar.

Sin embargo, el conocimiento que la audiencia tiene de Ballesteros es de niño, no siendo adulto como tal. Han transcurrido casi dos décadas desde que tuvo acto de presencia en la televisión nacional. Curiosamente, llegaba con un nombre que lo identificaba como un verdadero artista, realmente lo era a su temprana edad.

Fue bautizado como Dani Rubio. Un chico carismático que dada sus primeros pasos en vida y con un potencial enorme. Ser protagonista de la serie le brindó madurez, y si bien en la ficción era un personaje travieso, sin duda se ganó el aprecio del equipo de producción.

Su padre en la serie que era Armando, le dio vida el actor Joseba Apaolaza, así como su abuelita Concha que fue Emma Penella, le brindaron todo el apoyo para que se sintiera cómodo en las grabaciones. Un hijo más para ellos, así lo veían.