Quantcast

Personas que han perdido apuestas realmente estúpidas

Las apuestas realmente estúpidas es meramente pensadas como algo posible, por el hecho de que el ser humano es algo loco. Ya sea, por exigirse a uno mismo retos totalmente absurdos o demás. No todo corre por la senda de apostarle al equipo favorito en particular.

Si bien el deporte es la primera opción en apuestas, no es el único motivo por poner en juego los ahorros. Sin embargo, como no es de otra forma, actualmente no hay otro foco que no sea un deporte mayoritario.

Perder a la pareja en un juego de Póker

apuestas realmente estúpidas

Si algo peor puede ocurrir a través del mundo de las apuestas, resulta inimaginable por el simple hecho de que el humano es un ser impredecible. Aquí, está como punto de eje el Póker, en donde el ruso Andrei Karpov apostó a su propia esposa en la mesa. La mala suerte estuvo de su lado y ella terminó en manos de Sergey Brodov.

Taiana, la víctima de la apuesta, se sintió humillada y no dudó un instante en pedirle el divorcio a su propia pareja y continuar con el ganador de la partida. Igualmente, les sirvió a favor desde lo amoroso, ya que se terminaron casando y conociendo lo suficiente como para retener dicho amor. Mientras, Karpov se llevó la madre de las apuestas realmente estúpidas.