Quantcast
sábado, 22 enero 2022 22:30

El plan de Joan Laporta para salvar al Barça, ¿es viable?

Joan Laporta se encontró el pasado mes de marzo con el peor regalo posible tras su elección como presidente electo del Barça: un club en bancarrota, al límite económicamente hablando y con graves agujeros deportivos y extradeportivos. Entonces, la junta directiva que le acompaña, entre ellos Ferrán Reverter, director general, explicó que «la gestión de Bartomeu fue nefasta». Nada nuevo, es verdad. El problema viene cuando ni el propio Joan Laporta supo cómo meter mano a esta situación.

Ello hacía peligrar a un Barça que se encontraba, más que nunca, en la cuerda floja. Fue el mismo vicepresidente económico, Eduard Romeu, quien fue un paso más allá. «Yo diría que hubo hasta mala fe. Jugaron con el Barça», mantuvo el directivo. Ahora, más de siete meses después de coger las riendas, parece que el presidente culé tiene un plan que trazar para avivar lo que un día fue. Lo conocemos.

Joan Laporta afronta la grave situación donde «se debe decidir cómo debe ser el Barça del nuevo siglo»

Barça nuevo siglo Joan Laporta

Así evidenciaba el presidente culé la situación por la que atraviesa el Barça, y por la que intentará poner remedio. «Cuando llegamos, prácticamente no podíamos pagar las nóminas. La responsabilidad de todo esto la están analizando las auditorías ‘forensic’, que estarán acabadas en aproximadamente un mes, y de ahí se derivarán las consecuencias que considere nuestro departamento legal», explicó el mandatario ante una Asamblea que empezó con 576 socios compromisarios de los 4.452 convocados.
Según Joan Laporta, «la institución se encuentra en una situación extraordinariamente delicada desde el punto de vista financiero». La deuda es de 1.350 millones de euros y el club tiene un patrimonio neto negativo de 451 millones de euros. Por eso considera que «se deben tomar decisiones muy importantes que marcarán los próximos años del club» y «se debe decidir cómo debe ser el Barça del nuevo siglo». A pesar de la grave situación, Laporta fue contundente respecto la posibilidad de convertirse en una Sociedad Anónima Deportiva (SAD): «Mientras nosotros sigamos dirigiendo el club, tan solo será de los socios del Barça. Los grupos políticos, económicos y mediáticos que quieran convertirlo en otra cosa se encontrarán con la bandera del Barça defendiéndolo».