Quantcast
lunes, 29 noviembre 2021 1:47

El plan de Joan Laporta para salvar al Barça, ¿es viable?

Joan Laporta se encontró el pasado mes de marzo con el peor regalo posible tras su elección como presidente electo del Barça: un club en bancarrota, al límite económicamente hablando y con graves agujeros deportivos y extradeportivos. Entonces, la junta directiva que le acompaña, entre ellos Ferrán Reverter, director general, explicó que «la gestión de Bartomeu fue nefasta». Nada nuevo, es verdad. El problema viene cuando ni el propio Joan Laporta supo cómo meter mano a esta situación.

Ello hacía peligrar a un Barça que se encontraba, más que nunca, en la cuerda floja. Fue el mismo vicepresidente económico, Eduard Romeu, quien fue un paso más allá. «Yo diría que hubo hasta mala fe. Jugaron con el Barça», mantuvo el directivo. Ahora, más de siete meses después de coger las riendas, parece que el presidente culé tiene un plan que trazar para avivar lo que un día fue. Lo conocemos.

Joan Laporta pide un voto de confianza y promete levantar al Barça

Joan Laporta crisis Barça

Cuando Joan Laporta recuperó la presidencia del FC Barcelona, delegó el área económica en Romeu y Reverter. «El Barça no está en manos de los avalistas. Hemos colaborado con el presidente porque creemos que es la mejor opción para el club. Pero hay diferentes áreas de actuación. En la mía, Laporta no tiene injerencia. Deja trabajar al equipo del director general», cuenta el vicepresidente.

Cuando el directivo asumió el cargo en marzo, lo primero que se encontró la actual junta fue con obligaciones a corto plazo por 160 millones. En la caja solo había la mitad. Apareció Goldman Sachs. Primero para ceder 80 millones que le permitieron salir del apuro, y luego se estiraron a 595 para reestructurar la deuda.

Con todo, ahora, Joan Laporta pide un voto de confianza para salvar al Barça, según sus propias palabras, ante la delicada situación económica que atraviesa el club. Destacó la herencia que han recibido por parte de la Directiva presidida por Bartomeu. Unas cuentas que fueron muy criticadas por el actual presidente y no descartó emprender medidas legales contra al anterior Junta.