Quantcast

Verduras al horno: estas son las que no admiten aceite

Las verduras al horno son todo un acierto a la hora de comer de manera saludable y a la hora de sazonarlas y cocinarlas cada quien tiene su truco. Muchas veces al momento de asarlas se recurre a utilizar aceite o mantequilla para evitar que se peguen a la bandeja y también para añadirles algo de buen sabor; sin embargo, esto no siempre es necesario y en los casos de dietas especiales o estar haciendo alguna dieta, seguramente no querrás abusar con el consumo de aceite.

El gran problema cuando añades aceite a las verduras suele ser la cocción. Las grasas agarran temperatura mucho más rápido que los vegetales, así que con frecuencia se obtienen verduras cocidas por fuera pero muy crudas aún en su interior. De hecho en algunas ocasiones, si la verdura está cortada muy fina terminará chamuscada.

Por fortuna hay varios trucos que puedes usar para asar verduras ricas y saludables sin la necesidad de añadir aceites ni ningún tipo de grasa. Te voy a presentar algunos consejos para que las prepares y también te voy a contar cuáles son aquellas que no necesitan aceite para quedar realmente majestuosas y deliciosas.

Las ventajas de asar las verduras sin aceite

Verduras al horno: estas son las que no admiten aceite

Muchas veces sin quererlo terminamos estropeando las propiedades naturales de los elementos al añadir materiales que no son del todo necesarios. En el caso del uso del aceite a la hora de asar las verduras sucede exactamente esto. La mayoría de las verduras contienen azúcares naturales que reaccionan muy bien con la temperatura del horno y resultan llenas de su propio sabor y aroma para ser aderezadas de forma sencilla antes de comerlas.

Me atrevería a asegurar que la dificultad que muchas veces presentamos para disfrutar realmente de un platillo saludable, radica precisamente en la costumbre de embeber de aceite u otras grasas los más ricos vegetales. 

La mayor de las ventajas al asar verduras sin aceite es que podrás degustar y disfrutar realmente de la textura y sabor propio de estas, y al momento de presentarlas puedes optar por utilizar suaves aderezos que las complementen de manera perfecta.

Los secretos para asar verduras de manera exquisita 

Verduras al horno: estas son las que no admiten aceite

Bien sea que decidas asar el mismo tipo de verduras o una combinación variopinta y multicolor, hay ciertos factores que debes tener en consideración para que estas te queden perfectas y con el término de cocción ideal.

Por supuesto, antes de hacer cualquier preparación con verduras, recuerda que debes limpiarlas e higienizarlas bien.

El tamaño de las verduras

Cortarlas de tamaños iguales

Siempre que vayas a asar las verduras cuida que todas guarden el mismo tamaño para que se cuezan de manera pareja. Adaptar el tipo de corte a cada verdura es vital, sobre todo en los casos en los que se asan diferentes tipos de verduras en una sola fuente.

Corta siempre cada una de las verduras según  sus propias características para que no queden disparejas en cuanto a cocción. Juega con el tipo de corte y grosor según el tipo que vayas a utilizar. 

Ten en cuenta también que debes dejar espacio entre ellas al momento de colocarlas en la bandeja. Unas verduras muy apretujadas no quedarán para nada bien. Es necesario que “respiren” un poco.

A mayor temperatura mejor será la cocción

temperatura

En términos de la temperatura, el calorcito adecuado al momento de asar verduras es de 200 a 220° C, de esta manera el exterior quedará deliciosamente crujiente. Debes cuidar de cerca que no se quemen, pero es mejor estar alerta y no que queden demasiado cocidas.

Si utilizas una temperatura entre los 120 y 150° C, las verduras quedarán tiernas, pero en su exterior no quedaran con ese toque característico que denota la técnica de cocción utilizada.

Vigila de cerca los tiempos de cocción

Verduras al horno: estas son las que no admiten aceite

Si bien los tipos de cortes son importantes, los tiempos de cocción también lo son. No todas las verduras deben durar el mismo tiempo dentro del horno. En caso de utilizar las del mismo tipo no tendrás inconveniente alguno; ahora bien, si vas a llevar a asar diferentes tipos, es necesario que conozcas en cuanto tiempo está lista cada una de ellas, tomando como base la temperatura a 220° C de la que te hablaba.

Las verduras porosas y ricas en agua tardan en estar perfectas entre 20 y 25 minutos, entre ellas destacan las berenjenas y calabacines. También en este margen de tiempo tendrás listas las coles, cebollas y puerros.

En caso de asar raíces como zanahorias, patatas, nabos y boniatos, el tiempo de cocción se alarga un poco, y estarán listas al transcurrir unos 45 minutos. Este tiempo de cocción aplica también para las divinas calabazas.

Conociendo estos importantes datos, ya puedes seleccionar con mayor seguridad el tipo de verduras que vas a combinar en una misma bandeja. 

Cuáles verduras quedan mejor sin aceite

verduras

En términos generales puedes asar todo tipo de verdura; ahora bien, hay algunas que destacan por sus características organolépticas y quedan mucho mejor sin nada de aceite o grasas añadidas. 

Calabacín y calabazas

calabaza

El calabacín y las calabazas quedan fenomenales sin ningún tipo de aceite; de hecho te cuento que puedes hacer chips de estas verduras en el horno y disfrutar de las que quieras sin arrepentimiento.

Para asar unos chips saludables y crujientes, solo tienes que rebanar muy delgado un calabacín y cortar láminas de calabaza también muy delgadas. Colócalas en sal durante 10 minutos para que destilen toda el agua que contienen, escúrrelas y sécalas muy bien, espolvorea ajo en polvo o la especie de tu agrado y colócalas en una bandeja forrada con papel para horno. Hornea hasta que estén doradas y déjalas enfriar para que terminen de estar bien crujientes.

Zanahorias

zanahorias

Con el toque dulce que poseen de manera natural, las zanahorias quedan sencillamente deliciosas cuando se asan sin nada de grasas, se doran muy bien y si les añades un poco de hierbas aromáticas y vinagre balsámico el resultado es para alucinar.

Atrévete a probar diferentes verduras al horno sin añadir nada de grasas, todas tienen su con qué y resultan realmente ricas. Un poco de ajo en polvo, un chorrito de vinagre balsámico y una pequeña espolvoreada de sal dará rienda para que liberen sus jugos dándote un regalo al paladar.
Regálate el placer de comer cada vez más verduras y descubre como podrás llegar a viejo sin ninguna dolencia gracias a ellas.