Quantcast
miércoles, 16 junio 2021 16:11

Tiene un hueco: el crack despreciado por Zidane que Ancelotti quiere en el Real Madrid

Dentro del Real Madrid las cosas se van calmando poco a poco, esto tras la salida de un Zinedine Zidane que por segunda ocasión en su carrera deja al conjunto blanco antes de tiempo. Sin finalizar su contrato, el francés renunció al año que todavía tenida firmado, tal como sucediera en el 2018; el problema es que aquella vez causó un revuelo total, debido a que nadie se lo esperaba y porque se iba con una Champions League debajo del brazo. En esta oportunidad muchos si que esperaban su marcha; más aún al ver las pistas que él mismo dejaba en sus últimas ruedas de prensa, y por eso esta no agarró de sorpresa a nadie en el club. Además, en esta ocasión se va de forma muy gris al irse sin haber ganado ni un solo título. Con Florentino Pérez más atento, varios candidatos surgieron para suplirlo.

Pese a que el desfile de nombre fue amplio, con personajes como Conte, Raúl González o Pochettino, todo se resolvió con una operación fugaz cuando Carlo Ancelotti apareció sobre la mesa. El italiano fue el único que logró un consenso positivo en la cúpula del Madrid y por eso Florentino Pérez se movió para concretar su regreso. Claro que lamentaba la marcha de Zidane, incluso le rogó para que se quedara pese a no haber ganado nada; no obstante, tal como expresó en su polémica carta, el galo estaba decepcionado del club y no quería continuar. Ya con Ancelotti a cargo se quiere continuar con ese modelo pacífico de buena gestión, aunque con la sapiencia técnica y táctica que él tiene. La cosa es que hay algunas dudas por su nombramiento y una de ellas es lo que hará con los despreciados por Zidane, como por ejemplo Gareth Bale.

Bale ve crecer sus esperanzas con Ancelotti

Zidane / Bale
Zidane dejó de confiar en el galés

Con Zidane al mando, el galés salió defenestrado del Real Madrid, pues para el francés ya no valía y con él a cargo del banquillo no tendría minutos. Bale salió espantado al Tottenham para buscarse un mejor futuro, lejos del galo que ya le había puesto la cruz. A pesar de que todavía le queda un año de contrato, lo más probable para Bale era que saliera nuevamente cedido y si encontraban alguien que quisiera comprarlo, pues su venta estaba más que asegurada; pero con la marcha de Zidane todo cambia y un nuevo panorama de posibilidades se abre ante él, todo gracias al arribo de Ancelotti. “Gareth no ha jugado mucho, pero ha marcado muchos goles. Le conozco muy bien y él vuelve. Si él tiene la motivación de jugar puede hacer una temporada, no tengo dudas”, comentó el italiano en su presentación.

Esas palabras, pese a ser muy escuetas, son reveladoras; porque da a entender que ha visto lo que hizo Bale en la Premier League con el Tottenham y que lejos de querer quitárselo de encima, como hizo Zidane, si que lo tiene muy en cuenta dentro de su proyecto. El italiano no olvida todo lo que rindió el galés cuando él estaba a cargo del equipo y porque sabe que con un buen nivel físico y con la motivación adecuada, Bale puede expresar un rendimiento realmente notable sobre el campo. Sin embargo, esto choca con el ideal de “revolución” que había planteado Florentino Pérez y que tenían en mente todos los aficionados merengues. Muchos de los que soñaban con grandes fichajes, se llevarán un palo tremendo; esto tras ver las palabras de un Ancelotti que no solo trataría de reenganchar a Bale a su proyecto.

Otros que reviven con la llegada del italiano

Isco Alarcón Real Madrid Florentino Pérez Real Madrid
Isco es uno de lo que puede volver

Uno de los aspectos que más suspicacia levanta el regreso de Ancelotti, precisamente es que al parecer quiere hacer lo mismo que hizo Zidane cuando regresó: recuperar a varios de los que no estaban a un buen nivel. Claro que el francés llegó a mitad de campaña y su intento estaba algo justificado; aunque luego en dos campañas desperdició la oportunidad de hacer una revolución que se negó a hacer y por la que se fue la primera vez, pues no quería tener que despachar a esos jugadores que tanto le habían dado. Con esa perspectiva se entiende la maniobra; no obstante, ahora con Ancelotti choca y mucho, porque la plantilla necesita cambios significativos y con la que dijo de Bale, no solo le da esperanzas a él. Futbolistas como Marcelo o Isco, que tuvieron una temporada pésima, ahora tienen oportunidad de resurgir.

Esto no estaría mal si fuera otro contexto, pero en este Real Madrid que necesita renovarse y comenzar a sostenerse en otros jugadores, no necesita de futbolistas que llevan años decepcionando y que si no cambiaron con un entrenador, menos lo van a hacer con otro. Zidane ya les había dado la espalda y sus salidas del club estaban más que cantadas; sin embargo Ancelotti les dará oportunidad, aunque si dejó claro que no será eterna. “Tengo mucho cariño a Bale, a Isco, a Marcelo… Son jugadores del Real Madrid, eso ya los motiva. Hay un juez que es el campo. Tienen que entrenar bien y demostrar al entrenador que pueden jugar en el Madrid”, señaló el italiano. Ya Ancelotti dio muestra de que quiere ver con sus propios ojos como están todos los que pertenecen al Madrid y medir si merecen seguir o quedarse en el olvido.