Quantcast

Helado frito: la receta más original para sorprender a grandes y pequeños

Al escuchar la palabra helado seguramente vendrán a tu memoria esas salidas de fin de semana cuando eras niño y degustabas estos fríos y deliciosos sorbetes. Algo de magia infantil envuelve todo lo relacionado con un buen helado, recordar la niñez al tiempo que se hace agua la boca pensando en el frío característico del mismo. 

En verano nada mejor que un fresco helado para refrescar la temperatura corporal. Ahora bien, en materia gastronómica cada vez es más sorprendente el número de combinaciones que se van creando hasta lograr cosas que antes se podían considerar inimaginables.

Tal es el caso del cada vez más famoso helado frito; una combinación entre caliente y frío, suave y crujiente que hasta hace un tiempo era una verdadera locura pensar que era posible.

El origen del helado frito 

Helado

El origen del helado se remonta a la antigua China, desde hace 2000 años; ya los chinos elaboraban postres fríos utilizando el hielo. Muchos historiadores aseguran que fue Marco Polo con sus interminables viajes el que introdujo los helados en Europa. 

En 1660 el Italiano Procopio creo una máquina que mezclaba las frutas, el azúcar y el hielo, obteniendo de esta manera una mezcla cremosa y fría muy similar al helado actual. De hecho, este inventor abrió en Francia un café llamado Café Procope donde ofrecía sus helados; los cuales llegaron a ser populares en toda Europa. 

Con relación al helado frito en sí, el mismo es de origen asiático; sin embargo no se logra atribuir su creación a los chinos o a los japoneses, ambos se atribuyen de manera muy particular la creación del mismo.

Es muy frecuente encontrar el helado frito en el menú de restaurantes asiáticos; de hecho en los restaurantes de sushi es costumbre ofrecerlo a sus comensales. 

La mezcla ofrecida impacta apenas se escucha su nombre. Con tan solo imaginar el dulce placer de degustar una capa crocante y tibia para luego alcanzar un centro frío, cremoso, fresco y delicioso, se hace agua la boca y es sin duda alguna una invitación a los sentidos.

¿Es complicado preparar el helado frito en casa?

Contrario a lo que creemos, hacer helado frito en casa es más sencillo de lo que parece. Quizás cause cierto temor al principio, sin embargo una vez que lo preparas no querrás dejar de hacerlo, sobre todo si tienes invitados y quieres sorprenderlos con un postre realmente original.

Su secreto está en la preparación. Aunque parece algo muy difícil es sumamente sencillo. Te invitamos a animarte y realizar este helado con cobertura caliente que sin dudas dará mucho de que hablar, pues tu creatividad quedará en alto consintiendo a amigos y familiares con esta especial propuesta. 

Preparación del helado frito

Helado
Con pocos y sencillos ingredientes puedes preparar un delicioso helado frito

Para preparar helado frito necesitarás los siguientes ingredientes: 

  • 500 gramos de helado cremoso del sabor de tu preferencia 
  • Pan en rebanadas o pan de sándwich (se le deben cortar los bordes) 
  • 1 Huevo 
  • ¼ de taza de azúcar 
  • 1 taza de harina de trigo
  • Esencia de vainilla o ralladura de limón o naranja (según sea de tu agrado) 
  • Aceite. 
  • 1 taza de leche. 

Debes comenzar por el helado. Tomando una cantidad media de helado, debes formar bolas y envolverlas en papel de aluminio. Una vez listas llévalas al congelador por un tiempo mínimo de 30 minutos. 

Una vez que haya transcurrido el tiempo en el congelador, se retira el papel de aluminio y se envuelven esta vez con las rebanadas de pan; a las que debemos humedecer con un poco con leche.

Una vez cubierta completamente la bola de helado con pan humedecido, se procede a forrarla con papel de aluminio nuevamente para llevar de regreso al refrigerador. 

Mientras se espera que el helado con la costra de pan alcance una mejor forma y dureza, se adelantan los pasos finales para esta original preparación.

Se procede a mezclar un huevo, una taza de leche, ¼ de taza de azúcar (la cantidad de azúcar puede variar según el gusto) y una taza de harina de trigo; en este paso agregamos la esencia de vainilla o la ralladura de limón. Todos los ingredientes deben ser integrados de forma tal, que no queden grumos y se alcance una consistencia espesa.

El punto más importante a tener en cuenta

Helado
Una buena temperatura será determinante en la cocción del helado frito

Sin lugar a dudas los puntos más importante para obtener los resultados esperados son: que el helado debe quedar bien cubierto con la mezcla realizada para evitar así derrames del mismo, y por supuesto la cocción.

En una sartén profunda o caldero debe calentarse una cantidad suficiente de aceite que sea suficiente para cubrir completamente la bola de helado.

Una vez que las bolas de helado estén bien congeladas se retiran del refrigerador y se sumergen en la mezcla espesa que se ha obtenido de unir la harina, leche, huevos y azúcar.

El siguiente paso es sumergir las bolas de helado en el aceite bastante caliente. No es recomendable freír varias bolas de helado a la vez, esto haría que descienda significativamente la temperatura del aceite y afectaría de manera negativa la cocción.

Lo más importante en este paso es vigilar de cerca que las bolas de helado tomen un color dorado; así mismo la textura debe resultar crocante en su exterior. Una vez alcanzado este punto, se deben retirar de la sartén y pasarse por papel absorbente para retirar el exceso de aceite.

Presentación del plato

Helado

Listo, ya tienes un postre original con el que sorprenderás a grandes y chicos. A partir de este momento solo debes dejar fluir tu creatividad para realizar una decoración tan única como tu platillo.

Puedes acompañarlo con una fresca ensalada de frutas. Bañar con sirup de chocolate, crema chantillí o si prefieres un toque más dulce, puedes realizar un delicioso merengue para completar una decoración completamente única y atrevida que deleitará a todos.