Quantcast

Qué es un ecosistema

Escuchamos la palabra ecosistema en las noticias y en la escuela, pero ¿qué son los ecosistemas? Para empezar, echemos un vistazo rápido a la palabra porque contiene algunas pistas sobre su significado.

QUÉ SIGNIFICA ECOSISTEMA

  • “Eco” proviene del griego antiguo y el latín y significa “casa”. Entonces, “eco” significa que todas las partes existen juntas, como si estuvieran juntas en una casa.
  • Probablemente hayas escuchado la palabra “sistema” en muchos lugares, y significa “partes que interactúan”. Entonces, “sistema” nos dice que no solo las partes existen juntas como si estuvieran en una casa, sino que las partes también se afectan entre sí.

Piensa en la última vez que estuviste al aire libre. Probablemente estabas fuera de tu casa o de tu escuela. ¿Qué viste? Tal vez viste seres vivos como hierba y personas. También puede recordar cosas no vivas como concreto, tierra o tal vez charcos o bancos de nieve.

Un ecosistema contiene todas esas partes que pueden ver, como suelo, agua, insectos, rocas, pájaros, árboles y personas.

También hay partes que no puede ver con el ojo, incluidos organismos microscópicos como bacterias y hongos, o moléculas de alimentos y nutrientes que se encuentran en el agua, el suelo y el aire.

A menudo, los ecosistemas se confunden con otra palabra: hábitat. Esto describe las condiciones que necesita un organismo en particular para vivir.

Por ejemplo, una ballena necesita agua salada y peces para comer, las tuzas necesitan plantas para comer y tierra para excavar, y las secuoyas gigantes (un árbol) necesitan mucha agua y nutrientes del suelo.

El ecosistema incluye mucho más que los requisitos necesarios para que viva un tipo particular de organismo. Los ecosistemas también incluyen interacciones entre muchos tipos de organismos y partes abióticas del medio ambiente.

¿DÓNDE ESTÁN LOS ECOSISTEMAS?

Ahora que sabes qué es un ecosistema, podrías pensar que tienes una buena idea de dónde encontrar uno. Pero es posible que te sorprendan todos los lugares donde puedes encontrar un ecosistema.

Qué es un ecosistema

¿Sabías que tu boca contiene un ecosistema?

Sí, frótate los dientes con la lengua cuando te levantes por la mañana. ¿Notas la capa viscosa? Ese recubrimiento es parte de un ecosistema en desarrollo. Tu boca tiene muchos tipos de organismos microscópicos que viven en ella, incluidas bacterias, hongos y protozoos.

Estos organismos obtienen los alimentos y los nutrientes que necesitan para vivir de los alimentos que consumes. Los tipos de alimentos que consumes permiten que algunos organismos crezcan mejor que otros.

Tus dientes son superficies a las que los microorganismos pueden adherirse a medida que crecen y se reproducen, pero los microorganismos también producen ácido que puede cambiar la estructura de tus dientes (provocando caries).

Después de cepillarte los dientes y dirigirte a la escuela o al trabajo, te encuentras dentro de un ecosistema que puede ser un pueblo o una ciudad. De hecho, eres parte del ecosistema.

Eres parte de un ecosistema porque interactúas con las otras partes del ecosistema. Tú comes otros organismos y tus productos de desecho, a su vez, pueden ser utilizados por otros organismos para su crecimiento.

También respiras aire y bebes agua que está presente en tu ecosistema, y ​​al hacer esto, cambias la composición del aire y el agua. Los ecosistemas no se definen por su escala, pero pueden tener cualquier tamaño.

Si miras a tu alrededor, comenzarás a ver muchos ejemplos de ecosistemas. Estanques, lagos, arrecifes de coral, arroyos o todo el océano son solo algunos ejemplos. Y puedes ver que el tamaño no es parte de la definición de ecosistema.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS ECOSISTEMAS Y QUÉ HACEN?

Ahora que sabemos que los ecosistemas nos rodean, intentemos averiguar qué hacen exactamente los ecosistemas. Dado que sabemos que los ecosistemas están formados por muchas partes abióticas y bióticas que interactúan, esas interacciones deben ser la clave de lo que pueden hacer los ecosistemas.

Primero, un ecosistema necesita energía para funcionar. Al igual que la computadora o el móvil que estás usando para leer esto, un ecosistema no puede funcionar sin energía.

En muchos ecosistemas, la energía ingresa primero al ecosistema desde el sol. Es posible que hayas oído hablar de la electricidad alimentada por energía solar. Bueno, muchos ecosistemas también funcionan con energía solar.

Las plantas y algunas bacterias pueden capturar energía de la luz solar y almacenarla en sus tejidos. Usan la energía para crecer y reproducirse.

La energía capturada por las plantas no se queda ahí para siempre. Las plantas son alimento para los consumidores, por lo que la energía de los tejidos vegetales se transmite a los organismos que las comen. Los depredadores obtienen su energía comiendo consumidores.

Las plantas y los animales muertos son alimento para microorganismos diminutos como bacterias y hongos. Probablemente conozca estas relaciones alimentarias como una red alimentaria. La red alimentaria permite que la energía fluya a través del ecosistema y alimente las actividades de muchos organismos (incluidas las personas).

LOS ECOSISTEMAS INCLUYEN COSAS QUE PUEDES VER

Como agua, suelo y vegetación. También incluyen cosas que están ocultas a nuestros ojos, como organismos que viven bajo tierra y microorganismos que son demasiado pequeños para verlos con nuestros ojos.

Los ecosistemas incluyen no solo seres vivos y no vivos, sino también interacciones entre ellos. En este ecosistema forestal, la precipitación, representada por flechas azules, puede ser absorbida por las plantas por las raíces o puede filtrarse a través del suelo y almacenarse como agua subterránea.

Qué es un ecosistema
Ecosistema

La luz del sol, que se muestra en amarillo, proporciona energía a las plantas. Esta energía puede transmitirse a los animales que comen plantas (indicado por la flecha verde), como los ciervos de este bosque.

La energía de las plantas también puede pasar a los descomponedores (flechas marrones), como las lombrices de tierra y las bacterias que viven en el suelo o en el material vegetal muerto.

Los microorganismos que se adhieren a las raíces de las plantas pueden ayudar a las plantas a capturar algunos de los nutrientes que se liberan cuando los descomponedores descomponen los materiales muertos.