Quantcast

Sálvame: envidias y malos rollos entre colaboradores

Sálvame se emite cada día de lunes a viernes entre las 4 y las 9 de la noche. En ese tiempo, da lugar a muchas situaciones. Desde las más divertidas anécdotas, hasta las discusiones más acaloradas. Y no olvidemos que los colaboradores, que ya parecen casi de nuestra familia, siempre tienen roces entre ellos. Puede ser porque no se aguanten. Puede ser porque tengan ideas distintas sobre un mismo asunto. Pero está claro que al final, casi siempre se soluciona todo. O se empiezan a crear las enemistades que acabarán con una gran discusión en directo.

A lo largo de todos los años que el programa lleva en Telecinco, Sálvame ha dado para muchos malos rollos. Y es que es lo que busca la audiencia. La audiencia tiene mucha más preferencia a cuando se armas los escándalos en directo que a cuando hay reconciliaciones o buen ambiente. Es lo que más vende en TV. Por eso mismo, Sálvame muchas veces fomenta esos malos rollos y esos roces. Vamos a hacer un repaso a los roces más importantes que ha habido en directo. Y no han sido pocos los malos rollos. Casi cada día se podría coger un ejemplo perfecto. Pero seguro que de estos te acuerdas perfectamente.

Kiko Hernández y Carlota Corredera

Kiko Hernández: el inesperado y surrealista cambio físico del colaborador de Sálvame

Carlota Corredera es una de las presentadoras de Sálvame cuando no está Jorge Javier Vázquez al frente. Ella fue directora durante un tiempo del espacio de crónica social. Pero ahora su puesto está frente a la cámara.

Hace unos días, mientras ella estaba encargada de dar la palabra a los colaboradores, se armó un buen lío. Hablaban de un tema del cual Antonio Montero quería opinar. Sin embargo, Carlota quería pasar a otro tema en Sálvame.

En ese momento, Antonio se quejó de que no le había dejado hablar, a pesar de pedirlo en muchas ocasiones. Y Carlota Corredera pasó la bola a su director, que por su culpa se estaba llevando un chorreo”.

Y saltó Kiko Hernández con una mordaz frase: “Para eso cobras más”. Y continuaba en Sálvame: “Pocos chorreos te comes para lo que ganas”. Una frase demoledora que dejó a la presentadora sin argumentos.