Quantcast
sábado, 6 marzo 2021 2:10

Koeman lo echa; él, se deja querer. El descarte sorpresa que ha dejado la Supercopa

El FC Barcelona de Ronald Koeman continúa su andar tambaleante en una temporada que debía ser de transición, pero que justo ahora es una que servirá para evaluar lo que se tiene y lo que no de cara al futuro; con el riesgo de volver a quedarse sin ningún título como la campaña pasada. El dolor todavía está y es que ver como el Real Madrid le robaba el título de Liga en un cierre final de curso impresionante y como el Bayern Múnich lo echaba de forma humillante de la Champiosn League (2-8), realmente pesa mucho. A pesar de que el equipo no cambió prácticamente nada con respecto a la temporada pasada, lo cierto es que en esta al menos Koeman ya los tiene en la final de la Supercopa de España; así que el primer título está en juego, aunque el neerlandés tenga varios asuntos en mente.

Con las elecciones para elegir un nuevo presidente en la entidad blaugrana aplazadas, la duda de Koeman con lo que sucederá en su futuro permanece. A eso se le puede agregar que ya es casi seguro que sin nuevo mandatario no podrá contar con ningún refuerzo; así que deberá armarse con lo que tiene ahora. No obstante, a esa difícil situación se le agrega ahora el caso de un jugador específico que no cuenta para nada, que ni siquiera está en el equipo; pero que al fin y al cabo es su responsabilidad y le quita tiempo para ocuparse de las piezas que si tiene a su disposición. El técnico neerlandés habría decidido ya que el primer descarte para la próxima temporada sea nada más y nada menos que Jean-Clair Todibo.

Todibo no entra en ningún plan

El francés al fin debutó con el Benfica

A pesar de que al principio de temporada Koeman destacó que uno de los puestos que más necesitaba reforzarse era la defensa, con el correr de los partidos ha ido paleando todas las dificultades que se le han presentado. Con cambios de sistema, otros jugadores cubriendo posiciones que no son las suyas y hasta irrupciones milagrosas como la de Ronald Araújo y Óscar Mingueza, los blaugranas se han ido rehaciendo en defensa y aunque todavía tiene asuntos que resolver, tal como dijo el técnico tras el duelo ante la Real Sociedad en la Supercopa de España; sus jugadores aún tiene un buen margen de maniobra para mejorar. Ciertamente a la zaga no le harían mal unos refuerzos; más al ver el nivel de jugadores como Umtiti y Junior Firpo que ya están descartados, pero esta claro que Todibo no será uno de ellos.

La nefasta cesión que ha tenido el francés en el Benfica certifica que no tiene el nivel necesario para jugar en el Barcelona, esto debido a que ni siquiera en el club portugués ha podido obtener la continuidad necesaria para demostrar su talento. Su situación repercute en el conjunto azulgrana, porque justo ahora es la oportunidad perfecta para buscarle un nuevo destino de cesión y así pueda revalorizarse y en verano pueda ser vendido. En el equipo de Lisboa ya Jorge Jesus, entrenador de “Las Águilas”, dejó más que claro que no jugaría debido a que no le ve con la suficiente calidad para hacerlo; por eso es primordial encontrarle un nuevo destino.

Buscando un nuevo destino

Todibo no tiene espacio en el Barcelona

Desde su llegada al Benfica no había jugado ni un solo minuto hasta que se presentó su oportunidad en la Copa de Portugal. Allí jugó el partido entero que se saldó con victoria del conjunto en el que milita Todibo, por 0-4. Pese a ese partido se sabe que no tendrá más oportunidades y con 21 años, el defensor lo que busca es un equipo en el que ser titular y asentarse; porque ya esta claro que con los portugueses no tiene sitio y el Barcelona con Koeman pues mucho menos. En los últimos días la prensa ha hablado de que se le ofreció su cesión al Valencia, que anda buscando jugadores que vengan en forma de préstamo; pero el central galo no los convenció y lo descartaron. El círculo se cierra aún más y sus posibilidades de irse cedido a otro club se reducen mucho.

Otro de los que podría mostrar interés es el Schalke 04. Todibo estuvo cedido allí la temporada pasada y legó a cuajar grandes actuaciones. En un equipo que ahora no pasa por un buen momento y en el que las aspiraciones no eran tan altas, el defensor pudo quitarse la presión de encima y desplegar un buen fútbol. No obstante, una lesión cerca de la recta final lo privó de disputar los últimos partidos y eso le negó la posibilidad de que el equipo alemán ejerciera la opción de compra que tenían. Ahora pueden aparecer una vez más para salvar al jugador de esa terrible cesión en Portugal, porque a que si no sale tendrá que arriesgarse a pasar en blanco la temporada. El Barcelona deberá moverse rápido y encontrarle nuevo destino; así al final no tendrá un futbolista imposible de vender la próxima temporada.