Quantcast

Cómo limpiar la vitrocerámica sin cargartela en el camino

Uno de los lugares más limpios de un hogar debe ser la cocina, ya que es ahí donde se preparan los alimentos del día a día. Pero es por esto mismo también que suele ser es espacio más ensuciado de toda la casa, y es por ello que se debe mantener una limpieza constante y profunda para que siempre esté en perfectas condiciones. Pero hay algunos electrodomésticos que son sumamente delicados para tratarlos como cualquier cosa, y entre ellos está la vitrocerámica el cual es frecuentemente usado en muchos hogares para cocinar.

Con esta guía aprenderás a cómo limpiar perfectamente tu vitrocerámica sin dañarla en el proceso, de forma sencilla y en pocos minutos, dejando así tu cocina en perfectas condiciones como si la hubieses recién instalado. 

Limpieza regular

Limpiar vitrocerámica
Close-up Of Person Hands with protective gloves Cleaning Induction Stove In Kitchen With Spray Bottle And Sponge

El mejor método para evitar que tu cocina pueda ser maltratada durante alguna limpieza ardua, lo más efectivo y clásico es hacer limpiezas regulares. Esto evitará que se peguen las manchas y sean más difíciles de limpiar en el futuro. Para ello vas a necesitar lo siguiente:

  • Bicarbonato de sodio.
  • Vinagre.
  • Paño limpio.
  • Guantes de látex.

Procedimiento:

  1. Espolvorea un poco de bicarbonato de sodio sobre la placa de la vitrocerámica, especialmente en las zonas con manchas profundas.
  2. Añade vinagre en un recipiente y remoja el paño unos segundos para que absorba todo el líquido posible. Recuerda que el trapo debe ser lo suficientemente grande para que cubra la zona en la que rociaste el bicarbonato.
  3. Saca el paño del vinagre y exprímelo para alminar el exceso. De esta forma el paño solo quedará húmedo y no saturado. Utiliza los guantes de látex para esto ya que el vinagre puede escocer la piel de tus manos.
  4. Después debes colocar el paño sobre la zona en la que esparciste el bicarbonato de sodio y dejarlo reposar por unos 15-20 minutos.
  5. Luego debes limpiar el bicarbonato de sodio de la vitrocerámica, para ello solo tendrás que frotar el paño sobre la zona manchada. Realiza movimientos circulares hasta que hayas limpiado toda el área.
  6. Finalmente puedes utilizar una esponja o un paño limpio y humedecido para limpiar los restos de bicarbonato de la superficie de la vitrocerámica. Y luego solo dejar que se seque al aire.

Un consejo es que limpies los derrames lo más pronto posible, ya que de esta forma evitarás que las manchas se sequen y sean más difíciles de limpiar, corriendo el riesgo de rayas la superficie del electrodoméstico en el proceso.

Además de esto es recomendable que no uses limpiadores con base de amoniaco, esto se debe a que este producto no limpia con profundidad los residuos e incluso puede llegar a dejar manchas iridiscentes sobre la placa

Manchas de quemaduras

Quemadura en vitrocerámica

En caso de que hayas pasado por alto limpiar alguna mancha a tiempo, y luego esta se haya quemado durante alguna otra preparación, no debes alarmarte. Para ello solo tendrás que seguir estos trucos y verás como fácilmente podrás limpiar tu vitrocerámica sin cargártela en el proceso:

  • Con ayuda de una espátula de silicona puedes deshacerte de las manchas de quemadura. Para ello solo tienes que frotar la espátula alrededor de la zona manchada, con algunos movimientos circulares podrás aflojar los residuos de suciedad que forman la mancha y así disipar el color de la quemadura.
  • Otra alternativa es utilizar un poco de bicarbonato de sodio, para ello solo tendrás que preparar una pasta al mezclas 2 cucharadas de agua y 4 cucharadas  bicarbonato de sodio. Despues solo tendrás que aplicarla sobre la zona quemada y dejar que se asiente por 30 minutos antes de limpiarla con un paño húmedo. En caso de que la mancha no se haya limpiado por completo puedes repetir el proceso. Lo mejor es utilizar un paño de microfibra especial para la limpieza.

Manchas graves  

Manchas graves en vitrocerámica

En caso de que las manchas superen las capacidades de los métodos anteriores, lo más recomendable es utilizar la artillería pesada para acabar con esas manchas que ponen en peligro la perfecta superficie de tu vitrocerámica. Los productos especializados son lo mejor para encargarse de este trabajo:

  • El limpiador Magic Eraser es un producto especializado en la limpieza de superficies delicadas ya que además también puede limpiar esas manchas que no pueden ser tratadas con los tratamientos caseros. El Magic Eraser es una de las mejores opciones cuando el bicarbonato no puede hacer el trabajo. Además puedes conseguir este producto en cualquier supermercado o comprarlo por internet.
  • Algunos productos especializados en la limpieza de vitrocerámicas son los de las marcas Cook Top y Cerama Bryte. Si bien cada uno es posee ligeras diferencias en cuanto a su composición, ambos funcionan de maravilla para limpiar manchas de grasa o restos quemados de comida. Solo tendrás que consultar las indicaciones del fabricante antes de adquirirlo. Luego de eso solo tendrás que aplicarlo sobre las zonas manchadas y limpiarlas con ayuda de un paño húmedo o una esponja.