Quantcast

Cómo curar quemaduras

Las quemaduras son lesiones muy comunes que se pueden presentar en el hogar, el trabajo o cualquier otro ambiente, y son provocadas por la exposición de la piel al fuego, electricidad o líquidos calientes, por lo que debes estar preparado si llegas a sufrir una.

Dependiendo de la gravedad, las quemaduras se pueden tratar fácilmente en cualquier lugar que te encuentres, sin embargo, en casos de severidad extrema solo se controla el dolor hasta llegar a un centro de salud en el que los especialistas se encarguen de la situación, para que te indiquen cómo curar una quemadura.

Tipos de quemaduras

Tipos de quemaduras

Las quemaduras presentan diversos tipos, los cuales se diferencian de acuerdo a la profundidad de la misma, ya que esto indica la gravedad de la lesión y facilita la búsqueda del tratamiento necesario para que puedas sanar rápidamente.

Quemaduras de primer grado

Quemaduras de primer grado

Este tipo de quemaduras son las más leves que puedes sufrir, ya que solo afectan la capa externa de la piel, llamada epidermis, y genera enrojecimiento de la parte dañada, además de un dolor intenso. Esta lesión se puede curar fácilmente en casa con un tratamiento adecuado.

Quemaduras de segundo grado

Quemaduras de segundo grado

Son lesiones un poco más profundas, que además del enrojecimiento de la piel, generan pequeñas ampollas que causan un dolor intenso si se presionan. Este tipo de quemaduras son clasificadas, de acuerdo a su alcance, en superficiales y profundas.

Las quemaduras de segundo grado superficiales no generan un daño extremo a la segunda capa de la piel, llamada dermis, por lo que se puede sanar rápidamente en el hogar con un buen cuidado.

Por otro lado, las quemaduras de segundo grado profundas logran dañar en gran medida la dermis, y las ampollas que se generan son más dolorosas, por lo que se recomienda acudir a un médico que aplique un tratamiento adecuado.

Quemaduras de tercer grado

Quemaduras de tercer grado

Son el tipo de quemaduras más grave que puedes sufrir, ya que genera una lesión muy profunda en la piel que puede llegar a dañar incluso tejidos adyacentes, y son muy peligrosas, porque no generan dolor alguno, porque afectan en gran medida algunas terminaciones nerviosas. Son reconocibles por su profundidad y el color blanco que poseen.

Para este tipo de lesiones lo más recomendable es acudir a un médico cuanto antes, para evitar que la quemadura pueda seguir afectando la parte interna de la piel, y procurar que sane lo más rápido posible.

Tratamiento de las quemaduras

Tratamiento de las quemaduras

Si por alguna razón sufres una quemadura, necesitas conocer muy bien el alcance de la lesión y el tratamiento que debes seguir para aliviar el dolor y sanar de manera efectiva la herida, así que debes saber cómo curar una quemadura.

Para cualquier tipo de quemadura, lo primero que debes hacer es retirar de la parte afectada cualquier accesorio que tenga contacto con la piel, para de este modo evitar que genere mayor dolor. Una vez hecho esto, puedes proceder a tratar la herida según el grado que presenten.

Tratamiento en quemaduras de primer grado

Tratamiento en quemaduras de primer grado

Si se trata de una quemadura de primer grado, lo que debes hacer es refrescar la zona afectada con agua fría por alrededor de 10 minutos, nunca utilices hielo, ya que puede empeorar la lesión.

Cuando hayas refrescado la herida, procede a inmovilizarla lo más que puedas, para que no tengas un dolor muy fuerte, y tomar líquidos constantemente, ya que esto ayuda a que sane rápidamente.

Tratamiento en quemaduras de segundo grado

Tratamiento en quemaduras de segundo grado

En el caso de que la quemadura sufrida sea de segundo grado, debes realizar el mismo procedimiento que en el anterior caso, refrescando la herida con agua fría, pero esta vez revisa cuidadosamente la ampolla.

Si la ampolla se encuentra intacta, procede a desinfectarla con algún antiséptico y aplica una crema para quemaduras. En caso de que la ampolla se encuentre rota, retira la piel muerta que se encuentre alrededor, para luego desinfectarla. Puedes acudir a un centro médico, que te recomiende alguna pomada para untar en la herida.

Tratamiento en quemaduras de tercer grado

Tratamiento en quemaduras de tercer grado

Este tratamiento requiere de una asistencia obligatoria por parte de algún médico, pues son heridas muy profundas que no se pueden tratar desde el hogar. El nivel de gravedad de este tipo de quemaduras se mide de acuerdo al alcance que tenga en el cuerpo, por lo que si más de 30% se encuentra afectado, estás en peligro de muerte.

Para ayudar a aliviar un poco el dolor mientras se acude a un centro médico, no apliques pomadas de ningún tipo ni toques la herida, solo refresca con agua y envuelve la zona afectada con sábanas limpias, hasta que puedas llegar al hospital.

Remedios Caseros para tratar las quemaduras

Remedios Caseros para tratar las quemaduras

Cuando sufres quemaduras leves, puedes tratarlas fácilmente en casa, solo debes reducir el dolor y evitar que se infecte, de este modo tu herida podrá sanar en pocos días. Para contribuir con este proceso, utiliza diversos elementos que podrás encontrar en tu hogar.

Uno de los elementos más eficaces y recomendables al momento de sufrir este tipo de lesiones es el agua fresca, ya que ayuda a calmar el dolor de las quemaduras. Aplica el agua sobre la parte afectada durante unos minutos, y lograrás aliviar la zona.

Si no dispones de agua fresca en el momento, puedes utilizar también compresas frías o paños húmedos, pues cumplen con la misma función, además de evitar la hinchazón de la zona de afectada. Coloca estos elementos sobre la quemadura en intervalos de 5 minutos para aliviar dolor.

Las cremas de antibiótico son perfectas para estas situaciones, ya que evitan que la piel afectada pueda sufrir una infección, con solo aplicarla sobre esta parte y cubrirla con un pañito estéril.

El aloe vera es recomendado por muchos especialistas para tratar las quemaduras, ya que esta planta es un antiinflamatorio natural, que además evita el crecimiento de las bacterias. Aplica el gel que se extrae de su hoja sobre la parte afectada, o utiliza alguna crema con alto contenido de aloe vera.

Si posees miel en tu casa, puedes aplicarla sobre la parte que haya sufrido una quemadura leve, ya que este producto es antibacteriano y antiinflamatorio, razón por la que es una gran ayuda para tratar con estas lesiones.

Utilizando cualquiera de estos remedios, y acudiendo a un centro médico al momento de sufrir graves lesiones, podrás tratar fácilmente tus quemaduras y tendrás tu piel sana rápidamente.