Quantcast

Alejandro Calvo y su ‘Tarde de Perros’ consiguen un hogar para el cine clásico en la gran pantalla

Para los cines los años de la pandemia han sido una de sus épocas más complicadas. Es que a pesar de que poco a poco los grandes estrenos han vuelto para muchas películas es complicado llenar una sala. Pero el crítico Alejandro Calvo, más conocido por su trabajo en YouTube, han conseguido la fórmula para llenar salas: Cintas clásicas. Es que con su ‘Tarde de Perros’ un ciclo de cine clásico una vez al mes, sumado a un programa de streaming una vez al mes.

Ha presentado cintas como ‘Tarde de Perros’ (1975) que da nombre al ciclo, ‘Pulp Fiction’ (1994), ‘Profondo Rosso’ (1975) y este pasado martes ‘Apocalipsis Now’ (1979) y ya ha elegido la próxima la coreana ‘Old Boy’ (2003). Todas ellas han llenado la sala del Cine Paz sin demasiada dificultad, con buena parte de los asientos ocupados. Es un pequeño milagro en un momento de crisis absoluta, donde la taquilla no termina de recuperar sus números prepandémicos.

Para Calvo este problema se debe a que la mayoría de los espectadores se han acostumbrado a ver series en su casa.  «La gente se queda con los servicios de streaming, y viendo series, que las series son más fáciles porque el espectador las conoce y una película es algo nuevo», señala Calvo antes de la función del clásico de Coppola. 

Según explica la única forma de sacar a la gente de su sofá es ofrecer algo especial. «Tiene que ser un evento, como ‘Avatar 2’, que no me gustó o bien un clásico como lo es ‘Apocalipsis Now’ que atrae a la gente, lo que es precioso», asegura. De hecho es segunda vez que Calvo dirige un ciclo como este, anteriormente lo hacía en el cine Doré en La Latina.

TARDE DE PERROS UNO DE LOS ESPACIOS QUE DEBE OCUPAR EL CINE CLÁSICO EN LAS SALAS

«Son más de 300 personas que un martes llenan una sala», asegura sobre esta proyección emocionado. Es verdad que no es el único caso, el propio Cine Paz tiene una interesante curaduría de cine de culto que vale la pena seguir. Es que para el crítico afirma que para el cinéfilo es necesario recurrir a la historia del medio, «el que no ve cine clásico se pierde de todo».

Le encantaría además sumar más películas clásicas a las salas porque es complicado conseguirlas en plataformas. «No hay cine clásico en plataformas, y no hablo de clásicos de los años 30, sino de películas más recientes como ‘La red social’. Es que están y me parece terrible», comenta con bastante exasperación. 

Además, recuerda que en España no hay una tradición histórica de reprogramar cintas anteriores, asumiendo que la existencia del cine de reposición en el país fue muy corta. Es complicado, por tanto, crear más ciclos como el que él lidera, «si tuviera un cine solo pondría clásicos, me lo pasaría genial», confiesa entre risas.

Pero que hay cierta nueva intensión de estos espacios. Durante la falta de estrenos en lo peor de la pandemia muchos cines recurrieron a los clásicos. Con cintas como ‘Titanic’, ‘Avatar’ y ‘Jurassic Park’ pasando por la gran pantalla de nuevo. A pesar de eso es complicado crear esta tradición de nuevo.

RECUPERAR LA COSTUMBRE DE IR AL CINE A VER NUEVAS PELÍCULAS

Más allá del cine clásico Calvo muestra la misma preocupación que muchos profesionales del mundo del cine de ir a ver cintas nuevas. Con la excepción de los blockbusters como ‘Top Gun: Maverick’ y ‘Avatar: La forma del agua’ es cierto que para los nuevos estrenos de medio o bajo presupuesto es complicado encontrar su hueco en la taquilla. Es que incluso nombres aplaudidos y respetados como el de Steven Spielberg o Damien Chazelle no parecen suficiente para atraer espectadores a las butacas.

«El trabajo es de los medios y los críticos, pero es complicado cuando los medios culturales no tienen muchos contratos, sino que dependen de algunos freelancers mal pagados», afirma exigiendo a los medios el espacio para informar sobre nuevos estrenos. «Si no la gente solo se entera de Avatar e ignora el resto de los estrenos que hubo en diciembre», lamenta. Por fortuna al menos con ‘Tarde de Perros’ los clásicos han conseguido este pequeño espacio en medio del monopolio marveliano, solo queda esperar consigan alguno más.