Quantcast

Qué es un TFM

Un TFM es lo que conocemos como trabajo final de máster, y se trata de un estudio o proyecto realizado por un estudiante, bajo la supervisión de un tutor en el que deben mostrarse los conocimientos adquiridos en los estudios que hemos cursado y aplicar los mismos a un problema concreto.

¿Qué es un TFM?

¿Qué es un TFM?

Es algo más complicado que una tesis de pregrado, porque se requiere demostrar que se han adquirido ciertos conocimientos específicos avanzados, aplicándolos en una investigación de tipo científico.

¿Cómo es el proceso?

Hacer un TFM o trabajo final de máster puede ser algo demandante, frustrante y estresante, porque se están haciendo estudios avanzados, pero aquí queremos mostrarte algunas pautas para que sepas como debe hacerse un TFM, así que atento y toma nota.

¿Cómo se hace un TFM?

Al momento de hacer un plan para elaborar un TFM, tiene mucha importancia la evaluación y selección de una teoría científica adecuada, escogiendo una metodología apropiada, que nos permita llegar a los objetivos que nos hemos planteado.

¿Qué se debe tener en cuenta?

Es por ello que se necesita tener en primer lugar unos objetivos y una metodología de investigación bastante clara. Partiendo de allí, lo que tienes que hacer es trabajar sobre los elementos que vamos a comentarte a continuación para que tengas éxito en tu TFM:

  • Inicialmente, trata de reflexionar partiendo de un problema de investigación, que se convertirá en el reto que debes resolver por medio de tu investigación. Debes valorar su utilidad y ser muy preciso en el planteamiento de los objetivos que quieres perseguir en tu trabajo. Mientras mejor delineados estén los objetivos, más sencillo será el trabajo de investigación.
  • Hay que escoger un método científico que sea simple y que nos permita resolver el problema, elaborando tu diseño de investigación.
  • Debes tener un guion preestablecido que te va a guiar en la ejecución de la investigación. Para ello, debes revisar y citar de manera correcta las fuentes, de acuerdo a su procedencia, si son primarias o secundarias.
  • Hay que seleccionar bien el material e intentar que provenga de fuentes que sean primarias e incluso propias, si has realizado trabajos especiales sobre el tema.
  • Tienes que tratar de escribir de la forma más concisa que te sea posible. Hay que ser claros en la redacción de un TFM. Algo que debes evitar a toda costa es hacer juicios de valor o tratar de demostrar afirmaciones antes de opinar. Hay que recordar que se trata de un TFM no de un simple ejercicio sobre el estilo.
  • Al momento de redactar las conclusiones, tienes que tomar en consideración cuáles fueron los objetivos iniciales del TFM, y centrarte únicamente en la interpretación de los resultados. Nuevamente, trata de abstenerte de emitir opiniones y juicios de valor.

¿De qué forma se defiende un TFM?

Hasta aquí la explicación de cómo hacer este trabajo de manera teórica, ahora vamos a explicarte lo que debe hacerse con un TFM en la sección práctica, que es la defensa del mismo, lo que sin dudas es el momento más importante de todo el proceso por el que has pasado para elaborar tu trabajo.

¿Qué es lo que debe tener una buena defensa?

¿Qué es lo que debe tener una buena defensa?

Es posible que el rigor y las exigencias varíen dependiendo de quienes integren el tribunal evaluador, pero existen ciertos elementos que se deben tener en cuenta de manera general cuando se va a defender un TFM:

  • Tu presentación debe ser equilibrada: trata de que al momento de exponer los puntos más importantes del TFM, apartes una sección importante para explicar las muestras prácticas de tu trabajo.
  • Ensaya previamente para que logres un equilibrio entre tu explicación y el tiempo de duración de la presentación: eso evitará que corras el riesgo de que tu exposición resulte demasiado superficial o excesivamente tediosa.
  • Trata de hablar despacio: calma los nervios, no aceleres el discurso, y realiza pausas en tu intervención. Recuerda que tú hiciste ese trabajo, así que nadie sabrá más que tú sobre tu TFM. Mantener un ritmo pausado y constante durante la exposición, con amenidad, captará la atención del tribunal evaluador. Es importante que recuerdes vocalizar y pronunciar claramente, haciendo énfasis en aquellos puntos que deseas destacar, usando siempre un volumen y un tono de voz adecuado.
  • Hazte un guion de la presentación: puedes usar como guion el temario de tu TFM, y puedes hacer anotaciones sobre puntos que quieres destacar o de los que no puedes olvidarte.
  • Emplea material de apoyo: puedes animar tu presentación con láminas de PowerPoint o usando Prezi, pero se trata de un recurso complementario, nunca deberá sustituir tu exposición, porque se trata tan sólo de un recurso. Sería ideal que tuvieras conocimientos para hacer una presentación por medio de una aplicación como Genialy, pero si no es así, una buena presentación con PowerPoint bien hecha puede ser el aliado que necesitas para exponer y defender tu trabajo.
  • Es importante controlar el lenguaje no verbal o corporal: La comunicación no se logra únicamente por medio de la voz. Es importante que controles y domines la expresividad corporal, porque nos ayuda a transmitir y a poder reforzar las ideas que queremos exponer. Un ejemplo de ellos son las manos, que se usan para apoyar el discurso.

Otro aspecto importante es lograr mantener un favorable contacto visual con los integrantes del tribunal examinador, eso además te dará seguridad en tu discurso. Todos los elementos de comunicación resultan relevantes para la defensa de tu trabajo.

  • No dejes de mencionar y de enumerar los recursos empleados en la elaboración de tu trabajo: menciona todo lo que hayas encontrado en tu investigación, libros, trabajos anteriores, publicaciones, páginas web, porque eso te dará credibilidad como investigador y debes citar correctamente las fuentes.

¿Qué sucede cuando la exposición del TFM se termina?

¿Qué sucede cuando la exposición del TFM se termina?

Que es el momento en el que los miembros del tribunal examinador te harán algunas preguntas sobre tu trabajo. Si demostraste seguridad al momento de defender tu trabajo y que dominas los conceptos, el proceso por el que llegaste a los resultados y las conclusiones, no debes temerle a las preguntas de jurado.

Lo usual es que te hagan preguntas para aclarar algún concepto que no haya sido lo suficientemente explicado, o que quieran hacerte alguna sugerencia para mejorar tu trabajo, por ello ser lo más conciso posible al exponer tu trabajo es el recurso más valioso.