Quantcast

Gambas a la gabardina: el truco para que te queden perfectas

Las gambas a la gabardina es una de las tapas más tradicionales de la cocina española. Bajo este original nombre se esconde un irresistible bocado que consiste en una pieza de tierno marisco envuelta en un crujiente y sabroso exterior. Son perfectas para aperitivos o cenas informales, acompañada de un vino, una cerveza o un vermut y con buena compañía. Este plato fue muy popular en la década de los 80 y los 90 hasta que comenzaron a llegar las versiones congeladas y terminó cayendo un poco en el olvido.

UN REBOZADO ESPECTACULAR

La gabardina es el nombre metafórico que se le da al rebozado que aporta volumen a las gambas y que le da esta textura crujiente que tanto nos gusta. Es un aperitivo que cunde mucho, precisamente porque este rebozado se prepara frito, así que el resultado es un poco más denso que comer gambas, simplemente al ajillo, por ejemplo. Son muy fáciles de preparar, pero hay que conocer todos los trucos para que la gabardina quede perfecta, porque en ese punto está la diferencia. Te explicamos paso a paso como tienes que prepararlas.