Quantcast

El PPE urge a invertir en la soberanía estratégica europea tras la invasión de Rusia

El Partido Popular Europeo (PPE) urge a invertir en la soberanía estratégica europea tras la invasión rusa de Ucrania, con medidas para reforzar la defensa común, garantizar el suministro de alimentos en Europa o reorientar la política energética para acabar con la dependencia de las importaciones de combustibles fósiles de Rusia. Ahí aboga por diversificar el suministro de gas con inversiones urgentes en nuevas terminales de gas natural licuado, detener el cierre de las centrales de carbón durante un año o apostar por todas las fuentes de energía disponibles, incluida la nuclear.

Así se recoge en una extensa propuesta de resolución que esta formación política aprobará en el Congreso que celebra en Rotterdam (Holanda) los días 31 de mayo y 1 de junio y que será el debut europeo del líder del Partido Popular, Alberto Nuñez Feijóo, quién tiene previsto verse allí con una decena de dirigentes como los primeros ministros de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, o de Rumanía, Nicolae Ciuca, entre otros.

Este cónclave elegirá al alemán Manfred Weber presidente de los ‘populares’ europeos, en sustitución de polaco Donald Tusk, y en su equipo habrá un español: el vicesecretario de Institucional del PP, Esteban González Pons, que ocupará una de las diez Vicepresidencias del PPE. Su labor estará centrada en las relaciones con Latinoamérica y Estados Unidos, incluyendo además competencias relativas a la supervisión de la gestión de los fondos europeos.

El aterrizaje en el PPE de Pons, persona de máxima confianza de Feijóo, conllevará la salida del eurodiputado navarro Antonio López de la Secretaría General del Partido Popular, un puesto que ocupa desde el 2002 y al que aspiraba a ser reelegido hasta 2024, según fuentes de su entorno.

ASISTEN VARIOS MIEMBROS DE LA OPOSICIÓN UCRANIANA

La guerra en Ucrania ocupará un lugar central en el congreso del PPE, que impulsará una resolución concreta. Además, está prevista la asistencia de varios miembros de la oposición ucraniana como Yulia Tymoshenko; Petro Poroshenko y Vitali Klychko, han avanzado fuentes de la formación.

En su iniciativa, bajo el título “Unidos en solidaridad con Ucrania: Defendiendo los valores europeos contra la guerra de Putin”, el PPE subraya que la guerra de Rusia en Ucrania es “una amenaza” para las democracias occidentales; para la seguridad, prosperidad y valores de las democracias occidentales, así como para el propio orden internacional.

Por eso, apuesta por tomar medidas para fortalecer la arquitectura de defensa y seguridad o poner fin a las importaciones de combustibles fósiles que “financian el régimen de Putin”. “La UE debe invertir en su soberanía estratégica, en su capacidad de actuación y en su capacidad de recuperación”, asegura, para añadir que también deben estar al lado de los países que aspiran a entrar en la Unión Europea, como Ucrania.

ADHESIÓN DE UCRANIA A LA UE “SIN DEMORA”

A su entender, la UE debe conceder a Ucrania el estatus de candidato a la UE e iniciar las negociaciones de adhesión “sin demora”. El PPE cree que esto puede lograrse ya en el Consejo Europeo de junio de 2022, lo que supondría un “oportuno mensaje al pueblo ucraniano en su lucha por los valores europeos y mostraría una clara señal de apoyo y asistencia de la UE al valiente pueblo ucraniano que defiende no sólo su país sino toda Europa”.

Tras asegurar que hay que seguir ayudando a Ucrania a defender su soberanía e integridad territorial, el PPE cree que la Unión Europea, en su estrategia de seguridad a largo plazo, debe combinar dos enfoques: en primer lugar, invertir en la difusión y el éxito de las democracias en la parte oriental del continente europeo; en segundo lugar, invertir en las capacidades militares de la UE para disuadir y defenderse del agresivo régimen autoritario del Kremlin bajo el mando de Putin.

A la luz de las “graves amenazas a la seguridad conjunta” planteadas por Rusia, y en vista del nuevo Concepto Estratégico que se adoptará en la Cumbre de 2022 de la OTAN de Madrid de junio, el PPE señala que la cooperación UE-OTAN debe ser revisada y reevaluada. Según añade, tanto la UE como la OTAN deben servir para mejorar la disuasión y proteger las fronteras.

REFORZAR LA DEFENSA COMÚN

El PPE recalca que hay que reforzar la defensa común. Además, cree que para disuadir a Rusia, Europa tendrá que ser capaz de “desplegar más tropas y equipos a corto plazo”. “Se necesita una mayor financiación y procedimientos simplificados para los proyectos de movilidad militar con el fin de impulsar en el menor tiempo posible los desarrollos de infraestructuras necesarios, especialmente en la parte oriental de la UE”, indica la resolución.

El PPE subraya además que “los crímenes de guerra del régimen de Putin no pueden quedar impunes” y expresa su apoyo a la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas del 2 de marzo de 2022 que condena la invasión rusa y demuestra la unidad de la comunidad internacional.

“Las sanciones deben ser exhaustivas y efectivas y deben tener como objetivo el cese de todo el comercio con Rusia incluyendo, en última instancia, las exportaciones energéticas de Rusia. No podemos permitir que se paguen crímenes de guerra con dinero europeo”, recalca en el texto.

REORIENTAR LA POLÍTICA ENERGÉTICA

En la resolución, el PPE defiende reorientar la política energética para “acabar” con la dependencia de las importaciones de combustibles fósiles de Rusia. Se trata, admite, de un reto importante porque Rusia es, con diferencia, el mayor proveedor de petróleo, gas y carbón de la UE. Además, las centrales nucleares de varios Estados miembros dependen del combustible nuclear y las piezas de los reactores producidos en Rusia.

“La política energética ha constituido durante mucho tiempo la principal palanca de Rusia para mantener a Europa como rehén político; esto debe terminar. El Plan RePower de la UE es la vía de la UE para independizarse de la energía rusa mucho antes de 2030”.

Según añade, la UE debe completar y mejorar la interconectividad del gas y la electricidad, incluyendo la plena sincronización de las redes eléctricas. “Debemos diversificar nuestro suministro de gas con inversiones urgentes en nuevas terminales de GNL y otras infraestructuras de gas, incluyendo la mejora de la capacidad de flujo inverso de los gasoductos”, asegura el texto.

Además, asegura que la UE debe seguir desarrollando los sectores nacionales de petróleo y gas. Y, para garantizar la seguridad del suministro, señala que “podría detenerse el cierre de las centrales de carbón durante un año” si bien añade que a la vista de los objetivos climáticos deberían evitarse las inversiones en nuevas centrales. “Necesitaremos todas las fuentes de energía disponibles para garantizar la seguridad del abastecimiento, en particular las fuentes de bajo carbono, incluida la nuclear”, sostiene.

GARANTIZAR EL SUMINISTRO DE ALIMENTOS EN EUROPA

Además, el PPE apuesta por garantizar el suministro de alimentos en Europa y fuera de ella, ya que la guerra “ha amenazado gravemente la seguridad alimentaria mundial”. Según recuerda, tanto Rusia como Ucrania se encuentran entre los principales exportadores del mundo de importantes cereales y semillas oleaginosas -incluyendo trigo, cebada, girasol y maíz- así como de fertilizantes nitrogenados.

A largo plazo, el Partido Popular Europeo considera que la UE debe desarrollar una estrategia global de proteínas orientada al futuro y una estrategia sostenible de fertilizantes para reducir su dependencia de las importaciones.