Quantcast

El truco más efectivo para quitarle la piel a las almendras

Las almendras son unos de los frutos secos más demandados; con ellas es posible preparar un gran número de recetas, y por sí solas resultan ser un excelente y nutritivo snack cuando se consumen fritas en el microondas. A la hora de disfrutarlas, lo mejor es retirarles la piel, ya que esta suele ser bastante gruesa y seca a la hora de degustarlas.

La buena noticia es que retirar la piel de las almendras es más sencillo de lo que piensas y hoy te lo voy a demostrar con este truco súper efectivo con el que lo lograrás en menos de un minuto.

   

Con cáscara o sin ella: ¿cómo es mejor comprar las almendras?

Aunque puedes pensar en lo poco práctico que será comprarlas aun con cáscara, debes considerar que de comprarlas sin ella tiene sus riesgos. Antes de comprarlas fíjate muy bien en su dureza; si están blandas, esta es una señal de que están viejas, por lo que debes también fijarte si de ellas emana algún tipo de olor a rancio. En ambos casos deséchalas y cómpralas en otro lugar.

Por su alto contenido de grasa, la almendra se conserva mucho mejor dentro de su cáscara que fuera de ella. Por esta razón, es preferible que las adquieras aún con cáscara.

cáscara
Foto: Pixabay

Comienza por quitar la cáscara

Lo primero que debes hacer al llegar a casa y disponerte a disfrutar de tus almendras es retirar la cáscara que las protege y mantiene intactas.

Para hacerlo, simplemente golpea ligeramente la cáscara con un utensilio rígido que tengas en la cocina. Trata de no ejercer fuerza excesiva al momento de romper, pues de lo contrario puedes reventar la almendra.

picadas
Foto: Pixabay