Quantcast
lunes, 18 octubre 2021 21:07

Así ha ridiculizado el Barça a Philippe Coutinho

-

En el 2018, Josep Maria Bartomeu asistió al mercado de invierno para paliar con otro fichaje la salida de Neymar. El elegido fue Philippe Coutinho, por el que pagó 120 millones de euros fijos, más 40 millones de euros en variables muy fáciles de cumplir, por lo que su fichaje ascendía a los 160 millones de euros; así el brasileño se convirtió en el fichaje más caro en la historia del FC Barcelona. Sin embargo, a nadie le importó ese precio tan abultado, pues tras la venta de Neymar se pensaba que había dinero hasta para repartir y también porque el rendimiento de Coutinho en el Liverpool era sorprendente; por lo que se esperaba que repitiera eso de azulgrana, pero nada más alejado de la realidad.

Desde que llegara al Barça, Coutinho no ha hecho más que decepcionar; porque nunca supo adaptarse al juego de toque y tampoco supo acoplarse a ninguna banda. Además, cuando jugó en el mediocampo se le alejó mucho del área y perdió facultades. Su fichaje fue más pensando e su nombre que en sus funciones y al no coincidir con la estructura del club se ha convertido, sin duda alguna, en el peor fichaje de la historia, además del más caro. Ahora Joan Laporta está desesperado buscando una salida, que ya trató en verano y que volvería a intentar en invierno. No obstante, en esta oportunidad sería a un precio casi humillante para lo que el brasileño representa.

Una salida por un precio mínimo

La actual dirigencia ya no tiene dudas de que que Coutinho no va rendir vestido de blaugrana y que seguir esperando a que aparezca es algo que no le conviene ni al club ni al propio jugador; por ese motivo ya la decisión de desprenderse de él en enero está más que tomada. El caso es lo único que ha cambiado es que ya no se pedirá una cantidad extrema ni se querrá apostar por una cesión; tal y como comenta ‘Sport’, Laporta buscará que salga por 30 millones de euros. Esta cifra es mínima comparada a como se le fichó y a lo que realmente valdría el brasileño; pero su bajo nivel y el hecho de que no de muestras de resurgir son los culpables de esa decisión.