Quantcast

La innovación llega a las escuelas de negocios

Si algo hemos aprendido en estos dos últimos años es que los cambios son más imprevisibles de lo que podemos pensar. Antes de que llegara la pandemia, nos parecían lejanos muchos conceptos como la digitalización completa de los procesos de trabajo o la extensión del teletrabajo a niveles tan elevados como los actuales.

Desde hace varios años estaba claro para todo el mundo que la tecnología iba a jugar un papel muy importante en nuestra vida, y que en los negocios iba a acabar siendo imprescindible un nivel muy alto de control de herramientas electrónicas. Lo que nadie pudo pronosticar es que la digitalización de los procesos iba a ser prácticamente indispensable para seguir adelante con nuestros negocios y prácticamente para poder establecer relaciones comerciales con cualquier persona.

Las escuelas de negocio reaccionaron rápido y en este corto período de tiempo han revisado y actualizado sus planes de estudio para dotar a sus alumnos de los conocimientos técnicos necesarios para desarrollarse en el futuro y transmitirles una comprensión exacta de las circunstancias actuales (algunas de ellas perdurables) de los mercados.

Todo esto ha provocado que estudiar un Máster MBA en una escuela de negocios sea en la actualidad una oportunidad seguramente mucho más fructífera que hace apenas un par de años. Como sabes, un verdadero emprendedor es aquel que sabe ver la oportunidad en las circunstancias que para la mayoría pueden resultar adversas. Porque lo desafiante es la adaptación constante, la comprensión profunda del medio en el que nos movemos y la huida de la zona de confort. Te explicamos a continuación los puntos más importantes en los cuáles las escuelas de negocio han incorporado la innovación.

La adaptación a las nuevas necesidades del mundo empresarial

El mundo empresarial se ha transformado. Las fluctuaciones de los mercados y de los distintos sectores económicos a nivel internacional están en una evolución constante por los distintos acontecimientos de gran calado que han afectado al planeta entero en los últimos tiempos. Como hemos dicho, la digitalización es seguramente el punto más importante, porque es la base para establecer las relaciones comerciales hoy en día. Como consecuencia, el mundo empresarial tiene nuevas necesidades que cubrir y otras están quedando atrás. Por ejemplo, la visión internacional de prácticamente cada sector hace necesario que los nuevos empresarios y sus asesores tengan un control mayor del mundo globalizado y lo que implica: relaciones con otras culturas, aprovechamiento de los lazos ya existentes entre países, etc.

En este sentido, estudiar un máster de Dirección de Empresas en España es una gran ventaja, porque el español es una de las lenguas más importantes en el mundo de los negocios, y puerta de entrada para una parte muy importante de la población mundial. Es una de las principales ventajas de estudiar un MBA en español. Si eres hispanohablante y quieres dedicarte a los negocios, es algo que deberías aprovechar.

Por supuesto, las escuelas de negocios de todo el mundo tienen en cuenta que la lengua internacional es el inglés en la actualidad. Por tanto, estudiar dirección de empresas en España, une ese control del lenguaje de los negocios en inglés con la comprensión del mundo hispano.

Un aprendizaje más tecnológico tras la pandemia

La digitalización se ha acelerado. Es algo que cada vez estaba más presente por la globalización, pero que ha alcanzado una expansión prácticamente total debido a las restricciones sanitarias de la pandemia, que han limitado las relaciones cara a cara o el desplazamiento entre regiones y países, por ejemplo.

Pero el control de las herramientas tecnológicas no pasa solo por conocerlas y saber cómo funcionan. El control verdadero se consigue cuando de verdad las has utilizado. Por eso, las escuelas de negocios han incorporado a sus itinerarios el uso de las herramientas tecnológicas. Al desarrollar sistemas de aprendizaje utilizando las propias herramientas que en el futuro los profesionales tendrán que usar de forma eficiente de conseguir un control absoluto e incrementar la productividad en sus funciones.

La rápida respuesta de las escuelas de negocios ha sabido responder a las necesidades del mercado y de los estudiantes, sin perder su misión y propósito. El alumno puede elegir un aprendizaje basado en una experiencia presencial, híbrida o digital. La diversidad en la oferta de modalidades en las que se puede cursar un MBA como decimos es variada. Esto ha supuesto para muchas escuelas de negocios una oportunidad para apostar por la digitalización e innovar tecnológicamente como respuesta a una demanda no satisfecha y creciente de formación virtual. La formación de ciudadanos y trabajadores no puede parar, y la educación en línea se ha convertido en un instrumento eficaz en la capacitación con el fin de ser más productivos en un mundo digital como en el que vivimos.

Los cambios en los programas MBA

Todo esto se traduce en cambios muy importantes en los programas MBA, y es necesario hablar en este sentido de las especializaciones y de los precios. Los programas de formación se han adaptado a las exigencias y cambios del mercado. Estudiar un MBA hoy es acceder al desarrollo de un perfil profesional relevante para cubrir las necesidades gerenciales de las empresas en el presente y en el futuro. Aspectos como la sostenibilidad la responsabilidad corporativa y la distribución de la información son factores prioritarios entre los empresarios y la educación empresarial se orienta hacia su gestión.

«A la hora de escoger cuál es la mejor Business School, es importante tener claro de dónde partes y cuáles son tus intereses y necesidades de cara al futuro» indican los expertos en desarrollo profesional. El nivel de especialización actual es increíble. Por ejemplo, no es lo mismo ser ya directivo de una empresa que un titulado reciente sin experiencia. En el primer caso, lo más recomendable es que estudiaras un curso MBA Executive (EMBA). En el segundo, lo mejor es formarte con un MBA de posgrado. Del mismo modo, si un profesional ha acumulado cierta experiencia en un área concreta puede estudiar un MBA en Marketing, Finanzas, Logística… En el caso que el aspirante a cursar un master o posgrado que trabaje en un sector de actividad o industria que requiera procesos y gestión con ciertas peculiaridades puede optar por estudiar un MBA especializado en moda, salud, turismo o deporte. Además, las distintas escuelas de España ofrecen posibilidades muy variadas, y los precios varían sustancialmente en función de la duración de cada formación o del plan de estudios.

Así pues, la creación de nuevos itinerarios educativos, la renovación contante de los programas, la flexibilidad y los reajustes en el coste de los masters busca ofrecer una formación asequible y adecuada para el mayor número de personas. La innovación que se ha producido en las escuelas de negocios indica un cambio positivo en el ámbito de la educación superior con las nuevas políticas donde se cuida la calidad de la formación a un precio competitivo que trabaje a favor de facilitar el acceso a estudiantes con talento y se conviertan en agentes de cambio y prosperidad para la empresas, y como consecuencia para la sociedad en su conjunto.