Quantcast

Qué es la sarcopenia

Las personas con sarcopenia pierden masa muscular y fuerza a medida que envejecen. Como resultado, las personas afectadas son menos productivas, lo que significa que se caen y se lesionan con más frecuencia.

Una dieta equilibrada y suficiente ejercicio son importantes para prevenir la sarcopenia en la vejez. ¡Lea más sobre las causas, los síntomas y el tratamiento aquí!

BREVE DESCRIPCIÓN SOBRE LA SARCOPENIA

  • Descripción: Deterioro excesivo de los músculos y la fuerza muscular en la vejez.
  • Tratamiento: Entrenamiento de fuerza para fortalecer los músculos, dieta equilibrada (especialmente ingesta de proteínas), fisioterapia.
  • Síntomas: Los síntomas comunes son debilidad y marcha inestable (como caminar lento, tropezar). Esto a menudo conduce a caídas y lesiones (como fracturas de huesos).
  • Causas: Aún no se comprende completamente cómo se desarrolla la sarcopenia. Los médicos sospechan que varios factores (como la dieta, el ejercicio, las hormonas, las enfermedades) influyen en el desarrollo.
  • Diagnóstico: Hable con el médico, examen físico (por ejemplo, medición de la masa muscular, medición de la presión de la mano, medición del ritmo al caminar)
  • Curso: Con un tratamiento temprano, generalmente es posible ralentizar la degradación muscular.
  • Prevención: Quienes hacen suficiente ejercicio, comen de manera saludable y llevan un estilo de vida activo reducen el riesgo de sarcopenia.

¿QUÉ ES LA SARCOPENIA?

La pérdida de masa muscular y, por tanto, de fuerza muscular es parte del proceso normal de envejecimiento: entre los 45 y los 90 años, una persona sana pierde alrededor de la mitad de su masa muscular.

Con la edad, las fibras musculares se vuelven cada vez más pequeñas y son reemplazadas por tejido adiposo y conectivo. Como resultado, los músculos de las personas mayores son generalmente más pequeños, más débiles y se cansan más rápidamente.

En la sarcopenia, este proceso se intensifica por factores como enfermedades crónicas, inflamación, muy poco ejercicio o sobrepeso. Los músculos continúan degradándose con la edad, lo que hace que los afectados pierdan fuerza rápidamente.

La sarcopenia (también conocida coloquialmente como «desgaste muscular en la vejez») denota una disminución progresiva de la masa muscular, la fuerza muscular y la función muscular.

Esto aumenta el riesgo de que los afectados se caigan y se lastimen. A menudo están restringidos en su vida diaria y dependen de la ayuda de otros, lo que reduce significativamente su calidad de vida.

La gravedad de la sarcopenia depende de varios factores, como muy poco ejercicio, desnutrición o enfermedades. Por esta razón, la sarcopenia afecta a las personas mayores en diferentes grados.

Qué es la sarcopenia
Qué es la sarcopenia

¿QUÉ TAN COMÚN ES LA SARCOPENIA?

El riesgo de sarcopenia aumenta con la edad. Por ejemplo, hasta el 50 por ciento de los hombres y mujeres mayores de 80 años tienen más degradaciones musculares.

Sin embargo, la sarcopenia a veces también afecta a las personas más jóvenes si padecen determinadas enfermedades (por ejemplo, enfermedades vasculares o tumores) o si no se mueven lo suficiente.

¿Qué se puede hacer con la sarcopenia?

Para tratar la sarcopenia, es importante contrarrestar cualquier rotura de los músculos lo antes posible. Esto se logra, por ejemplo, mediante:

Entrenamiento con pesas y deportes

Con el entrenamiento de fuerza regular es posible desarrollar y mantener los músculos. Por lo tanto, los médicos recomiendan que las personas mayores, en particular, practiquen deportes y hagan ejercicio con regularidad.

Qué deporte es adecuado y en qué medida depende del estado de salud individual. Deja que el médico realice un chequeo médico de antemano y pide consejo.

Fisioterapia y terapia ocupacional

Si alguien ya está afectado por la sarcopenia y tiene limitaciones físicas, es importante frenar el deterioro adicional de los músculos. La fisioterapia y la terapia ocupacional, por ejemplo, son adecuadas para este propósito.

Bajo la guía de terapeutas capacitados, los afectados aprenden a mejorar su movilidad y fortalecer sus músculos mediante un entrenamiento de fuerza adecuado.

Ejercicios

Los siguientes ejercicios le ayudarán a fortalecer sus músculos en la vida diaria:

  • Haz sentadillas con regularidad (por ejemplo, mientras miras tu programa favorito), sosteniéndote de una mesa o silla si es necesario.
  • Da pasos largos por tu casa de forma regular.
  • Siéntate en una silla y sube y baja lentamente los talones. Mantén los dedos de los pies en el suelo.
  • Levántate de una silla varias veces seguidas sin usar los brazos.
  • Acuéstate en el suelo y tira de las piernas hacia el estómago varias veces.
  • Siéntate en una silla, toma una botella de agua de dos litros con ambas manos y estira los brazos por encima de la cabeza varias veces y luego bájalos nuevamente.
  • Utiliza las escaleras en lugar del ascensor.
  • Camina distancias más cortas o anda en bicicleta.

Haz que un fisioterapeuta capacitado o un entrenador de movimiento te muestre los ejercicios de antemano para evitar errores y lesiones.

Nutrición equilibrada

Además, es importante que las personas con sarcopenia consuman suficiente energía y nutrientes (especialmente proteínas, vitamina D y ácidos grasos insaturados). En algunos casos, el médico le recetará alimentos o bebidas adicionales para satisfacer sus necesidades diarias.

Sin embargo, la dieta por sí sola no es suficiente para detener la degradación temprana de los músculos. Lo que es más importante es una combinación de una dieta saludable, suficiente ejercicio y entrenamiento de fuerza.

Medicamento

Actualmente no se han aprobado medicamentos para la sarcopenia. Sin embargo, actualmente se están desarrollando medicamentos como ciertos agentes antihipertensivos o biológicos (medicamentos de bioingeniería) que promueven el crecimiento muscular.

¿CÓMO SE RECONOCE LA PÉRDIDA DE MASA MUSCULAR EN LA VEJEZ?

Las personas con sarcopenia generalmente se sienten débiles y tienen dificultad para caminar (marcha inestable). Muchos tropiezan con más frecuencia, caminan muy lentamente e inclinan la parte superior del cuerpo hacia adelante. Esto a menudo hace que las personas se caigan y se lastimen.

Las personas mayores y frágiles, en particular, a menudo sufren lesiones complicadas como fracturas del cuello femoral o lesiones en la cabeza como resultado. Como resultado, a menudo están postrados en cama y dependen de la ayuda de otros.

Estos accidentes, pero también el mero miedo a caerse, a menudo hacen que las personas con sarcopenia se muevan menos.

Qué es la sarcopenia
Sarcopenia

Por un lado, esto ayuda a que los músculos sigan degradándose. Por otro lado, lleva a que los afectados pierdan su independencia. Las personas con sarcopenia a menudo ya no pueden cuidarse a sí mismas y realizar actividades cotidianas como ir de compras. El refrigerador permanece vacío, lo que aumenta el riesgo de que las personas no puedan comer adecuadamente.

La desnutrición debilita el sistema inmunológico, que generalmente interrumpe la cicatrización de heridas y causa heridas crónicas. En última instancia, todos estos factores significan que los afectados se mueven muy poco y los músculos continúan perdiendo peso.

La sarcopenia generalmente se desarrolla a partir de un «círculo vicioso» de varias causas diferentes, que a menudo es difícil de romper.