Quantcast

Yogur griego: así puedes hacerlo en tu casa de forma saludable

Existen recetas que al momento de escuchar su nombre, se puede pensar que pueden ser complicadas a la hora de su elaboración, sin embargo, cuando es la hora de enfrentarnos a la misma, nos damos cuenta que es muy sencilla. Esto sucede frecuente con este yogur llamado “yogur griego” y hay un motivo por el que deberías beberte el líquido del yogur.

El yogur griego no es más que un producto de la lactosa, donde sólo se fermenta gracias a un grupo de bacterias que contiene el yogur naturalmente. Esta receta posee una presentación y textura más espesa, dulce y cremosa. Es por eso que el yogur griego se va vuelto viral a nivel mundial, sin contar que puedes hacerlo desde tu propio hogar, casero con una yogurtera.

Las recomendaciones

Las recomendaciones

Para esta receta, lo más recomendable es utilizar un yogur natural, esto es principalmente por la bacteria que contiene el mismo yogur, debido a que es más sencillo “sacarla” del mismo que buscarla por separado. Además, para el yogur griego, es importante que tenga un sabor natural cuando se trata de usarlo como ingrediente de otras recetas.

En este artículo, te daremos a conocer los ingredientes que vas a necesitar y al mismo tiempo su propia elaboración, junto con una información adicionar que te podría interesar. Si te gustaría tener más conocimientos sobre esta receta, ¡Acompáñanos!

¿Cuáles son los ingredientes que se necesitan para elaborar un yogur griego?

A continuación, te daremos a conocer los ingredientes necesarios para elaborar esta receta.

  • 1 litro de leche entera
  • 1 yogur natural o neutro.
  • 2 cucharadas de leche en polvo.

¿Cuáles son los pasos para la elaboración de un yogur griego?

Luego te ya tener todos los ingredientes necesarios, procedemos a enseñarte los pasos a seguir de esta receta.

  1. En primer lugar,  vierte la leche entera en una olla. Luego, colócala en fuego medio hasta que logre alcanzar una temperatura de 70°C.
  2. Luego de tener la temperatura deseada, retíralo del fuego.
  3. En un bol adicional, añade el yogur natural y luego agrega un poco de leche caliente. Procura que el yogur se disuelva por completo dentro de la mezcla
  4.  Añade las dos cucharas de leche en polvo a la mezcla, esto es para que el yogur griego quede más firme. Mezcla hasta que se disuelvan y al mismo tiempo se integren todos los ingredientes.
  5. Ahora, vierte la mezcla en el contenido de leche que quedó en el bol que usamos en el primer paso.
  6. Cuando los ingredientes estén bien unidos, vuelca la mezcla en el recipiente, donde se va a quedar reposando y al mismo tiempo donde se va armar el yogur griego. Es importante que tapes  el recipiente rápidamente  luego de verter la mezcla.
  7. Envuelve el recipiente de yogur en una toalla de cocina o en un paño film. Luego de esto, envuélvelo  en plástico.
  8. Aísla el yogur durante unas 12 horas aproximadamente en un lugar cerrado y cálido. Puede ser en el horno o en un microondas.
  9. Luego de haber transcurrido las 12 horas, abre el recipiente y comprueba que el yogur tenga la textura deseada.
  10. Ahora, coloca el yogur en un repasador, cubriendo al mismo tiempo la superficie de un colador.
  11. Sobre el mismo repasador, coloca el yogur dentro del colador y déjalo toda la noche en el refrigerador. Esto es para que se filtre el suero líquido y al mismo tiempo se drene el yogur, quedando una consistencia espesa y cremosa.
  12.  Luego de estas 12 horas, saca el yogur griego del refrigerador.

¡BUEN PROVECHO!

Observación: para esta receta, es muy importante ser lo más exactos posible a la hora de calentar la leche a la temperatura correcta.

Si no tienes un termómetro, puedes optar por hacer lo que se le llama “la prueba del dedo” que es simplemente en introducir el mismo en la leche y contar hasta 6, si en este tiempo, debes sacar el dedo por su temperatura caliente, es porque está perfecta.

También, para esta receta, a la hora de aislar el yogur, se debe hacer rápidamente, esto es principalmente por la temperatura, debido a que no se debe ir el calor de la leche.

¿Con qué se puede acompañar esta receta del yogur griego?

¿Con qué se puede acompañar esta receta del yogur griego?

Lo ideal de esta receta es consumirla al día siguiente de su elaboración, es por eso que puedes acompañarlo con alguna fruta seca, también la podemos utilizar para el aligeramiento de salsas, para acompañar platos picantes y también es efectivo como ingredientes para postres.

También se puede usar para hacer tartas, ser un aderezo para las ensaladas. Podéis hacer tartas con él, utilizarlo como aderezo de ensaladas o simplemente como un desayuno o para una merienda.

¿Cuál es la diferencia entre el yogur griego y el yogur normal?

¿Cuál es la diferencia entre el yogur griego y el yogur normal?

Aunque ambas recetas son maravillosas y deliciosas, la diferencia de estos dos, es que el yogur griego se filtra en el suero líquido del mismo yogur, donde le da una consistencia más espesa que el yogur normal, además el yogur griego tiene menos azúcares, sodio y al mismo tiempo tiene mayor contenido de proteínas.

Sin embargo, ambos alimentos son una gran fuente de probióticos naturales, al momento de consumir, ayudamos a nuestro organismo a mejorar el estado físico, corporal y al mismo tiempo ayuda a la salud

Aunque el yogur natural posee una gran fuente de yodo, que hace que nos ayude a tener un peso estable, el yogur griego tiene una cantidad más alta que el natural, debido a que tiene potasio y vitamina B12. .

En cuanto a su sabor, el yogur griego tiene un sabor más agrio que el yogur natural, eso es por el mismo suero que contiene la misma sustancia líquida en el momento después de cuajar y colar la leche, influyendo así un gran contenido nutricional en ambos tipos de yogur.

En este caso, el yogur griego tiene menos azúcar y al mismo tiempo más proteína que el yogur natural, sin embargo, el yogur natural proporciona al menos el doble de calcio mineral que el yogur griego.