Quantcast

Receta de yogur griego casero con una yogurtera

Seguro que has oído hablar acerca de los yogures griegos o incluso es muy posible que los hayas probado. La verdad es que son tan cremosos que se hace la boca agua de solo pensarlo. Además, ni siquiera es necesario que los compres (los de compra generalmente suelen llevar aditivos).

Puedes hacerlo muy fácilmente y con un resultado totalmente natural con la ayuda de tu yogurtera. Si todavía no tienes una, o quieres renovarla, te recomendamos pasar https://yogurtera.topuna magnífica guía de compra en la que encontrarás las mejores opciones detalladamente explicadas.

Lo cierto es que es un electrodoméstico tremendamente práctico con el que pueden prepararse infinidad de variantes de yogures mucho más económicos y saludables que los de compra.

¿Con qué se puede acompañar el yogur griego?

Además de ser perfecto para cualquier momento del día, el yogur griego tiene la ventaja de que puede acompañarse con muchísimas cosas que le darán un toque distinto cada vez. Es habitual acompañarlo de frutas, frutos secos, postres, batidos o incluso haciendo contraste con cosas saladas como salsas o purés.

Receta: yogur griego en yogurtera

Vamos a ver ya cómo hacer un yogur griego en una yogurtera paso a paso. Ten en cuenta que es necesario que lo hagas con tiempo. Calcula aproximadamente unas 12 horas de cocción.

Lo bueno es que el proceso de preparación solamente dura unos 10 minutos, así que podrás dejar que la yogurtera haga gran parte del trabajo por sí misma sin que tengas que estar pendiente de ella.

Ingredientes (cantidades para 4 personas)

  • 800 mililitros de leche (mejor si está fresca)
  • Un par de cucharadas de leche en polvo.
  • 200 mililitros de nata para montar.
  • Un yogur natural.
  • Cuatro cucharadas de azúcar.

Elaboración

  1. Echa todos los ingredientes en un bol, y mézclalos bien hasta que veas que han quedado correctamente integrados.
  2. Rellena los recipientes en los que irá el yogur con esta mezcla. Procura que no se rocen entre sí.
  3. Tapa la yogurtera con la tapa grande.
  4. Enciende la máquina.
  5. Déjalo durante unas 12 horas (si no puedes tantas, procura que no sean menos de 8).
  6. Cuando pase el tiempo (controla de vez en cuando cómo va la cosa), apaga la yogurtera.
  7. Ahora tapa cada uno de los recipientes con una tapadera.
  8. Espera unos minutos para que el calor se vaya un poco, y mete los yogures en la nevera durante unas cuatro horas.

Y ya están tus yogures griegos. Cuando mejor están es a los dos días de haber sido elaborados, pues es entonces cuando alcanzan su punto máximo de espesor. En cuanto al tiempo máximo que puedes tenerlos en la nevera, aguantan perfectamente de 8 a 10 días.

Como habrás visto, el proceso de elaboración no podía ser más sencillo con una yogurtera, pues ella es la que prácticamente se encargará de hacerlo.

Este es un magnífico alimento que lo mismo te sirve como cena, merienda, comida o desayuno como para picar entre horas. Además, puedes agregarle prácticamente lo que te parezca, pues aguanta sin problemas tanto complementos dulces como salados.