Quantcast

Sánchez arropa este domingo a Gabilondo en el primer día de campaña

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, va a participar este domingo en el primer acto oficial del candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, en la campaña de las elecciones autonómicas de Madrid, y tiene previsto seguir volcándose en apoyar al aspirante socialista a la Puerta del Sol hasta que se celebren los comicios el 4 de mayo, al igual que harán los ministros socialistas.

En el PSOE afrontan esta campaña siendo conscientes de la dificultad de la batalla que tienen por delante, con la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, acercándose a la mayoría absoluta en las encuestas, pero están convencidos también de que «hay partido», y de que el bloque progresista puede lograr superar en escaños a la suma de PP y Vox, aunque sea por la mínima.

Por ello, Sánchez ha llamado a los suyos a «apretar» en esta recta final y a pedir el voto masivo a favor de Gabilondo, para lograr así un gobierno «serio» en la Comunidad de Madrid, poniendo de ejemplo la gestión que ha hecho el Gobierno central de la pandemia tanto a nivel sanitario como económico, y el actual proceso de vacunación, frente al Gobierno «irresponsable» de Ayuso.

El acto que protagonizarán Sánchez y Gabilondo este domingo será el primer mitin del PSOE desde que arranque oficialmente la campaña la medianoche de este sábado. El evento tendrá lugar en la sede federal de la calle Ferraz a las 11 horas y se retransmitirá por streaming. También tomará la palabra Irene Lozano, la número cinco en la lista.

Sánchez ha estado en actos con Gabilondo todos los fines de semana desde mediados de marzo, tras confirmarse que el exministro y portavoz del PSOE en al Asamblea iba a repetir por tercera vez como candidato a la Presidencia de la Comunidad.

La decisión de Ayuso de adelantar las elecciones, tras romper con Ciudadanos, pilló al PSOE sin un candidato claro, ya que en ese momento se daba ya por hecho que Gabilondo dejaría la Asamblea de Madrid para ser el nuevo Defensor del Pueblo, en cuanto lograra cerrarse un acuerdo con el PP.

MONCLOA, EN EL DISEÑO DE LA CAMPAÑA

Sin embargo, ante la precipitación de las elecciones, y el hecho de que la nueva legislatura solo durará dos años –en 2023 hay que celebrar obligatoriamente autonómicas--, el PSOE decidió mantener su apuesta por Gabilondo, destacando precisamente su perfil de político «serio», «tranquilo» y «responsable» para diferenciarle de Ayuso.

Es más, el lema elegido para presentarle como candidato fue el de «soso, serio y formal», ideado por los principales asesores de Sánchez en Moncloa, que han tomado las riendas de la campaña, igual que ya hicieron en las catalanas para aupar al exministro de Sanidad Salvador Illa: el jefe de gabinete, Iván Redondo, y su adjunto, Francisco Salazar, que además es secretario de acción electoral del PSOE.

El objetivo de esta estrategia es también el de erigir a Gabilondo como una alternativa segura, sensata, y moderada, alejada de los extremismos, que haga frente a la polarización existente en Madrid, que se enfatizó con la inesperada irrupción del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en la campaña madrileña, con su decisión de dejar el Gobierno para ser el candidato de su partido.

La campaña de Gabilondo tiene el claro objetivo además de atraer a los votantes de Ciudadanos; un caladero de votos que el PSOE considera clave para lograr romper el empate entre los bloques que dibujó el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en un nuevo polémico barómetro.

De ahí el empeño de Gabilondo por dejar claro desde el principio que no quiere subir los impuesto, por un lado, y por otro, que no quiere contar con Iglesias en su gobierno; y también que el propio Sánchez hable ahora del «dúo de Colón», y haya sacado al partido naranja del «trío» en el que le ubicaban hasta hace nada junto al PP y Vox.

CRÍTICAS A AYUSO DESDE EL GOBIERNO

Además del apoyo que Sánchez ha mostrado desde el principio a Gabilondo cada fin de semana desde hace un mes, el presidente ha multiplicado en la última semana también su presencia pública como jefe del Ejecutivo para presentar el Plan de Recuperación o el calendario de vacunación, lo que le ha costado las críticas del PP, que le acusa de estar usando la Moncloa para hacer campaña y propaganda.

Aunque la relación entre el Ejecutivo central y el de Ayuso nunca ha sido fácil, y ha pasado por varios momentos tensos y polémicos a lo largo del último año de pandemia, las críticas de Sánchez y sus ministros a la gestión de la presidenta madrileña se han acrecentado a medida que se ha ido acercando al campaña madrileña.

Y ello, hasta el punto de que Sánchez llegó a cuestionar la semana pasada en una conversación informal con periodistas las cifras que estaba dando la Comunidad de Madrid de los contagios. Aunque en público no quiso ya mantener su acusación, el presidente sí alertó de que la situación en Madrid es preocupante y de riesgo alto e instó a Ayuso a tomar más medidas.