Quantcast

Espaguetis a la carbonara: la receta auténtica para abordarlos en casa

Con mucho gusto por la comida italiana vamos a tomarnos unos momentos para disfrutar una verdadera y muy tradicional, los espaguetis a la carbonara; la receta auténtica para abordarlos en casa con todos los consejos y trucos de los expertos en materia de comida europea para que quede perfecta; mejor que en cualquier restaurante.

Originalmente una receta humilde

Originalmente una receta humilde

La receta original y auténtica de los espaguetis a la carbonara puede considerarse muy humilde y de muy pocos ingredientes para condimentarlos; solo lleva el guanciale, que es la carne de papada de cerdo, huevos y queso pecorino; ya que el condimento de por sí es solo pimienta.

Sin embargo, es probablemente una de las recetas más conocidas de pasta que existen, claro está, con permiso de los macarrones con tomate y pollo que tanto nos gustan preparar en nuestras casas; además, su carga calórica original es tal, que los nutricionistas recomiendan evitarla cuando existe tendencia a la obesidad, sobre todo en los niños.

¿Un plato que engorda?

¿Un plato que engorda?

Como te contamos, son pocos, pero muy calóricos sus ingredientes, aunque realmente son una delicia gastronómica; y ya que son preparados comúnmente con nata, bacon y queso, te puedes imaginar la cantidad de calorías que posee el plato terminado; sin embargo, cuando se prepara correctamente puede ser muy nutritivo, y para eso, la gente tiende a aligerarlo con leche evaporada en lugar de nata o bajando las porciones y completando con ensaladas muy sanas.

Tal vez estas sean las causas por la que la gente opina que la pasta engorda, lo cual es incorrecto, ya que la pasta en sí solo es carbohidratos que tienen bajo índice glucémico y nada de grasa; pero lo que si nos aportan calorías extras son las salsas y acompañamientos que le damos.

Ahora bien, si en tu hogar la dieta es equilibrada y todos los integrantes del hogar hacen ejercicio como rutina, lo que es muy recomendado; es necesario entonces comprender que no debe haber obsesión con la medición constante de las calorías de los alimentos; así que, si hay una quema calórica por ejercicios aeróbicos frecuentes, no habrá problema en incluir con frecuencia los platos con pastas, como estos espaguetis a la carbonara.

Ingredientes necesarios para 4 personas

  • 400 gramos de espaguetis
  • 2 huevos
  • 150 gramos de queso tipo curado; el cual puede ser pecorino, que es el clásico, pero también nos puede servir el parmesano o el manchego.
  • 120 gramos de bacon o panceta, pero si logras conseguir el guanciale italiano pues mucho mejor.
  • Sal, pimienta y un chorro de aceite de oliva.

Preparación de los espaguetis a la carbonara original

Vamos a seguir un procedimiento muy meticuloso pero muy sencillo, y comenzamos con abundante agua hirviendo al que le colocamos un puñado generoso de sal; añadimos luego los espaguetis y les cocemos por alrededor de 10 minutos hasta que sepamos que están al dente; y recuerda que hay que removerlos pues al agua no se le añade aceite, por lo que se pueden pegar.

Esos diez minutos de cocimiento los usaremos para preparar la carbonara, que consiste en añadir en un bol las dos yemas de los huevos y reservamos sus claras para otras preparaciones; sumamos el queso rallado, del que hemos reservado un poco para agregarle a la finalización del plato; y mezclamos ambos ingredientes con un tenedor.

Las claras no las usaremos en este caso ya que pueden solidificarse al contacto con la pasta caliente y se torna desagradable en cuanto a la textura del plato; así que solo se añaden yemas y queso rallado que, al combinarse, darán una pasta densa que es la verdadera carbonara.

Vamos a la sartén y la colocamos sobre el fuego para que se caliente bastante; allí añadimos el bacon picado o el guanciale italiano en dados pequeños, luego de un par de minutos, estarán fritos y los retiramos del fuego y reservamos.

Cuando los espaguetis estén al dente, los sacamos y colamos, pero antes reservamos unas cuantas cucharadas del caldo de cocción de los mismos; este procedimiento no debe tomar mucho tiempo ya que inmediatamente de sacar la pasta del agua hirviendo, la colocamos en la carbonara junto con el bacon o guanciale italiano, el juguito que estas frituras hayan podido soltar y unas cucharadas del agua de la cocción.

Se logra así una salsa muy cremosa en la que revolvemos todo y que notaremos que, dada la porosidad de los espaguetis, habrá que ir agregando más líquido de cocción para mantener en salsa la pasta; recuerda que ese calor residual es el que cocinará la carbonara o las yemas; ayudándonos con el estar revolviendo un rato.

Una vez que se ha conseguido la cremosidad ideal, se agrega la pimienta negra recién molida, de molinillo, claro; así, el color teñido de negro o como carbón, es lo que se supone que le da el nombre a esta preparación, y luego, lo que queda es servir y comer en forma inmediata.

Como ves, los originales no llevan nata, pero si eres fan de la misma, al momento de humedecer los espaguetis en el bol con las yemas y el queso, puedes usarla en sustitución del caldo de cocción salado, lo que añadirá cremosidad y mucha delicadeza a la salsa, y claro está, mayor cantidad de calorías.

Acompañando este plato idealmente

Acompañando este plato idealmente

Ya que es un plato italiano, sabemos que en ese país se sirve generalmente acompañado por otros más delicados o suaves, sobre todo antes de servirlo ya que al estar listo debe ponerse en la mesa; así, las berenjenas con queso o las ensaladas son los acompañantes perfectos para estos espaguetis a la carbonara.

Algunos consejos finales

Algunos consejos finales

Si te has propuesto preparar este delicioso platillo te recomendamos que lo hagas de la manera original, tal y como te hemos explicado aquí; así que trata de conseguir el guanciale italiano antes de utilizar el bacon o tocino ahumado; éste guanciale está hecho con la papada del cerdo y su sabor solo es comparable a la panceta fresca de buena calidad; así que, si no lo encuentras, utiliza ésta como alternativa; córtalo en trozos pequeños y fríelo hasta apenas comenzar a dorarse; nos lo vas a agradecer.