Quantcast

Cómo se hacen las gominolas (después de esto no volverás a comer más)

Siempre hemos tenido curiosidad por saber cómo se hacen determinadas cosas. Sobre todo aquellas cuya forma no encontramos de manera natural. Pero a veces, la realidad puede ser de lo más perturbadora, como es el caso de las gominolas. Por eso mismo, te avisamos: algunas de las imágenes pueden ser desagradables.

Cómo se hacen las gominolas (después de esto no volverás a comer más) 01

Mundo de fantasía

Las gominolas son esos dulces gelatinosos, de colores muy brillantes, que siempre hemos comido, desde que éramos pequeños. Así pues, cuando comíamos gominolas éramos los seres más felices del mundo. Eran pegajosos, brillantes, y estaban muy ricas, aunque no supiéramos identificar el sabor que contenían.

¿Quién nos iba a decir a nosotros que su contenido iba a ser mucho más desagradable de lo que pensábamos? Siempre nos decían, cuando éramos pequeños, que tenían petróleo, y muchas más cosas extrañas. Pero eso no nos paraba, porque para nosotros, eso era un dulce manjar. Puede que cuando te digamos qué contiene se acabe tu mundo de fantasía y no lo sigas comiendo.