Quantcast

Bizcocho sin harina: los ingredientes que necesitas para sorprender a los golosos

Hacer un bizcocho sin harina suena como una contradicción, pues es uno de los ingredientes más importantes de este postre. No obstante, con esta receta del dulce típico sin harina, apta para intolerantes al gluten o para quienes quieran llevar una dieta sin harinas, podrás sustituirla por almendra en polvo.

El resultado es un postre perfecto con una textura tipo pastel, blanda y jugosa que quedará muy delicioso. Además de que no necesitarás mucho tiempo para elaborarlo, tampoco necesitarás preocuparte mucho por las proporciones, pues utilizaremos un vasito de yogur para medir todos los ingredientes. Descubre cómo hacer este gran postre sin harina fácilmente y verás qué rico queda.

Bizcocho de chocolate sin harina

Chocolate

Esta que te vamos a contar ahora es una receta muy sencilla para hacer un bizcocho de chocolate que es pura golosina. En realidad es un pseudobizcocho porque no lleva ni mantequilla ni harina, por tanto es sin gluten. Pero aún así, el resultado es muy tierno y esponjoso. Ideal para estos días en los que es fácil que falte algún ingrediente a la hora de ponernos manos a la obra. Troceamos el chocolate, lo ponemos en un bol amplio y lo derretimos, bien en el microondas o bien calentando el bol al baño maría. Cuando el chocolate esté completamente fundido lo retiramos del fuego y reservamos.

Separamos las yemas de las claras de los huevos y montamos las claras a punto de nieve muy firmes, mejor si es con una batidora de varillas eléctrica o con un robot de cocina. Batimos las yemas de huevo y las añadimos muy despacio sobre el chocolate mientras removemos sin parar con unas varillas. Incorporamos las claras a punto de nieve en tres o cuatro tandas con la ayuda de una espátula y con movimientos envolventes.

Vertemos la masa en un molde antiadherente o forrado con papel de horno de 22 centímetros de diámetro y horneamos durante 25 minutos en horno precalentado a 180 grados. Retiramos del horno cuando al pinchar con un palillo este salga limpio y lo dejamos enfriar en el molde sobre una rejilla. Cuando esté frío desmoldamos.  Si no queremos que nos quede una presentación muy sosa podemos espolvorear con un poco de azúcar glass o decorar con algunas fresas troceadas o frutos rojos.