Quantcast

Treze, el referente gastronómico para los aficionados a la caza

  • Treze se convierte una vez más en el epicentro de un festival gastronómico único para los aficionados.
  • Caza mayor, caza menor y deliciosas combinaciones con ingredientes de temporada conforman este menú, disponible en dos extensiones.

Treze, para muchos el mejor restaurante de la capital para disfrutar de elaboraciones cinegéticas y producto de temporada, pone en marcha un menú degustación de caza en horario de comida y previa reserva, de lunes a sábado. Con esta incorporación, como ya ocurría con su cocido de caza (cuyas plazas se agotan con semanas de antelación), Saúl Sanz demuestra su maestría ante los fogones con esta materia prima, acogiendo en su restaurante cada a más adeptos que se animan a disfrutar de este especial manjar.

Treze
Faisan escabechado en ensalada

La peregrinación a Treze para degustar las mejores elaboraciones de caza comenzaba hace unos meses, cuando el chef madrileño recuperaba su icónico cocido de caza, que sirve el último viernes de cada mes, e incorporaba a su carta algunas nuevas elaboraciones que arrancaban con la temporada y que ahora se pueden disfrutar en este especial menú degustación.

Once pases

Con este nuevo menú, Saúl Sanz extiende la invitación a vivir un auténtico festival gastronómico para todos los amantes de la caza a través de once pases. Así, la experiencia da comienzo con un trío de aperitivos formado por crujiente de pato, terrina de ciervo y caldo de cocido de caza. Tras estos bocados, el chef ofrece la ensalada de faisán en escabeche, seguido del plato de alcachofa confitada con cecina y juego de ciervo y un guiso de liebre con alubias.

Treze
Crujiente de pato – Terrina de ciervo – Caldo de cocido de caza

Para continuar, el menú ofrece platos que son seña de identidad de la cocina de Treze, en los que el sabor y la mezcla de ingredientes de aquí y de allá son los protagonistas. De este modo, los comensales pueden deleitarse con la paloma torcaz al cacao, el pato azulón a la naranja y las albóndigas de jabalí al curry verde. Para terminar con la parte salada, Saúl incluye en el menú uno de los platos inalterables durante la temporada de caza en el restaurante desde hace más de una década: gamo, castañas y membrillo.

Ideal para afterwork

Este menú, y el resto de las elaboraciones de su cocina de temporada, se pueden disfrutar en su luminosa y amplia sala, además de en su zona de barra con mesas altas, el lugar perfecto desde el que disfrutar de la espectacular panorámica de su vitrina, en la que lucen el mejor producto de cada día y laterío para acompañar un aperitivo, afterwork o disfrutar de una comida a base de raciones.

Treze
Pato azulón a la naranja

Además de su oferta de temporada, la bodega de Treze merece una mención especial gracias a una cuidada selección de vinos tan dinámica como su cocina y filosofía. En su carta, se ofrecen más de 20 referencias de vino por copas entre blancos, tintos, generosos y dulces, además de 50 propuestas donde se dan cita tanto bodegas españolas que combinan clásicos contemporáneos y regiones en alza, como etiquetas italianas, alemanas y francesas, sin olvidar una cuidada selección de cavas y champanes.

Dos espacios

El local se distingue por  elegante estética en tonos blancos y azules, combinando nuevos materiales como azulejos, mármoles y tapizados que aportan confort y sofisticación. Así, Treze se divide en dos espacios que obedecen a las propuestas gastronómicas complementarias. Ambos aparecen distribuidos en una sola planta, logrando así una mayor continuidad sin renunciar a una identidad propia. El primero de ellos está coronado por una espectacular barra de tapeo que da la bienvenida al comensal y que se complementa con las mesas y sillas altas, la mejor opción si se quiere disfrutar de un picoteo desenfadado a base de tapas, raciones (o medias raciones), o del tan elogiado menú del día por trece euros (posiblemente el mejor de la ciudad en dicha categoría).

Madrid
Treze

El segundo, un luminoso comedor presidido por dos mesas redondas con lámparas de diseño que se abre a un acogedor patio exterior perfecto para deleitar al paladar de una comida más relajada, de mantel de hilo. Distintos ambientes que se adaptan a cada momento de consumo, con el valor añadido de que es posible incluir en la comanda platos de una zona u otra para disfrutar plenamente de la experiencia gastronómica.

Madrid
Treze

Por todo ello la visita a Treze durante estos meses resulta casi obligatoria para todos los amantes del producto de temporada y la cocina cinegética y que ha logrado consolidar al restaurante como uno de los destinos ya clásicos en Madrid cuando de disfrutar alrededor de una mesa se trata.