Quantcast

El Escondite de Villanueva, el lugar donde todo ocurre

  • El Escondite se ha convertido por derecho propio en el lugar en el que comenzó todo, el primer restaurante con el modelo de horario continuado que ahora tantos buscan en la capital.
  • La carta de desayunos del Escondite de Villanueva viene cargada de opciones de la cocina mediterránea, anglosajona o francesa.

Había un tiempo en el que los negocios de hostelería eran lugares en los que desayunar o merendar, comer o cenar, o tomar las copas que siguen a la cena, pero no había ninguno en el que se pudiese hacer todo eso sin cambiar de ubicación. En el 2001 abrió sus puertas el Escondite, un proyecto ilusionante en el que tienen cabida todo tipo de planes y una cocina que mezcla lo mejor de las recetas caseras locales con elaboraciones de otras partes del mundo, sobre todo de Asia.

Terraza
El Escondite de Villanueva

Tras su traslado en 2010 a la calle Villanueva, El Escondite se ha convertido en una propuesta donde el espacio juega un papel decisivo ya que, gracias a sus diferentes ambientes, se adapta a la perfección a todas las situaciones que se puedan dar en un restaurante. Así, quien lo visita puede disfrutar del aire libre sentado en su terraza mientras merienda, picotear en la parte del bar y mesas altas con su grupo de amigos, o tener una velada distendida en cualquiera de sus mesas del comedor principal. La decoración, a cargo del estudio Madrid in Love, es tremendamente íntima y acogedora gracias a sus sofás de terciopelo, luz tenue y un suelo de Bolon que le dota de un carácter especial.

Los clásicos de El Escondite de Villanueva

En materia gastronómica, la carta de El Escondite de Villanueva está repleta de opciones y variedad para adaptarse a los gustos de todos y a cualquier hora. Aunque cada temporada se presentan novedades, cuenta con unos clásicos que han ganado su estatus por aclamación popular: las croquetas de jamón y trufa blanca con un rebozado crujiente, las milanesitas de pollo con salsa sweet-chili como perfecto contraste, o las ya míticas hamburguesas hechas con carne 100% de vacuno cocinada al horno de leña y pan brioche.

El Escondite de Villanueva
Milanesitas de pollo sweet-chili

Entre las novedades de la temporada, destacan los fettuccine con albóndigas, el poké hawaiano de atún rojo y el tataki de salmón a la plancha. ¿Amante del dulce?, entonces es obligatorio guardar un hueco para el postre, porque en El Escondite los dulces son uno dos puntos fuertes de la carta. Un claro ejemplo es la cremosa tarta de limón al estilo Lady cítrica y con merengue, o la tarta clásica de chocolate con galletas y natillas que es capaz de trasladar a cualquiera de nuevo hasta esas fiestas de cumpleaños de la infancia.

Desayunos de impresión

Pero si lo que apetece es comenzar la jornada con un desayuno en un espacio agradable, hacer un parón en mitad del día o seguir la jornada en un lugar diferente, El Escondite es la opción perfecta, porque, gracias a su carta de desayunos y meriendas, la comodidad del espacio y el Wi-Fi ilimitado, la prisa no existirá. Así, viene cargada de opciones en la que se contemplan varios estilos: mediterráneo, anglosajón o francés. Servicio que se realiza de lunes a viernes desde las ocho de la mañana hasta el mediodía. Además, gracias a su terraza perfectamente acondicionada, es posible hacerlo en este espacio durante todo el año mientras se contempla el ir y venir de la gente que pasea por el barrio de Salamanca y disfrutar del café o té con tranquilidad.

El Escondite de Villanueva
Jamón y tomate

Aquellos que sin dulce no pueden comenzar, tienen todo un abanico de bollería más o menos tradicional a su disposición: croissant, caracola, madalena o donut. Imprescindibles son los churros y porras, la baguette con mantequilla y mermelada, o la de tomate natural. Para los que les gusta empezar con energía, el desayuno ibérico con paletilla ibérica y tomate, el clásico sándwich mixto o el pincho de tortilla, son los básicos. Mención aparte merecen los platos especiales en los que el huevo es el protagonista: revuelto con bacon o jamón, tortilla francesa con tomate picado, mixto con huevo y benedictino con salmón. Además, cuentan con nueve tipos diferentes de tés, zumos, refrescos y, por supuesto, cafés.

Domingos de brunch

La vida en El Escondite de Villanueva nunca cesa porque, incluso en fin de semana, se ofrecen apetitosos planes como el brunch, que tiene lugar todos los sábados y domingos de 12:00 a 14:00 y donde no faltan los clásicos pancakes con banana y fresa, o la french toast, acompañados de huevos “benedict”, sandwich de pollo o quesadillas. Platos perfectos para disfrutarlos con un rico café, zumo, o un cóctel refrescante.

El Escondite de Villanueva
Mojito

La oferta de coctelería, repleta de clásicos, se encuentra disponible durante todo el día, y se torna especialmente apetecible durante el afterwork, un momento clave para desconectar de la jornada laboral. Y es que, El Escondite de Villanueva, gracias a su buena ubicación, es el lugar ideal para exprimir las tardes entre amigos y compañeros con los que tomarte uno de los numerosos vinos disponibles en la carta, un Cosmopolitan o lo que más apetezca. Porque, El Escondite de Villanueva es el lugar donde todo ocurre, no importa cuándo.