Quantcast

Snapdragon 888, así será el procesador más potente del mercado

Como cada año, la presentación del procesador líder de Qualcomm se lleva a cabo en dos etapas. La primera es el Snapdragon Tech Summit Hawaii, que debido a la situación provocada por la Covid-19, se ha llevado a cabo de forma telemática. En esta se hace oficial el nombre del chip, este año el Snapdragon 888, y en la segunda etapa, nos abren el capó para examinarlo a fondo.

Oficialmente, el nuevo chip para las gamas altas de Qualcomm de 2021 ha llegado, y ya sabemos más sobre él. Sabemos que lleva el Snapdragon X60 para la conectividad 5G, cosa que en realidad conocíamos con anterioridad. De igual forma, ya sabemos que han apostado en materia de inteligencia artificial, juegos y el apartado fotográfico. Ahora que conocemos cada detalle, toca destriparlo para saber cómo ha sido construido.

Está fabricado en proceso de 5 nanómetros

tamaño reducido cinco nanometros

Sin duda, este es uno de los elementos más importantes que debemos tener en cuenta. Más que nada porque el proceso de fabricación FinFET de 5 nanómetros permite que el rendimiento del Snapdragon 888 de Qualcomm sea sencillamente impresionante.

Posiblemente no tengas ni idea de que es esto de FinFet de 5 nanómetros. Para que entiendas el concepto, cuanto menor sea el número, más pequeños son los diferentes transistores que integran un procesador.

El Snapdragon 875, el modelo má potente de 2019, estaba fabricado en proceso de 7 nanómetros, así que el 888, que está fabricado en proceso de 5 nanómetros ya es más potente.

¿El motivo? Sencillamente porque caben más transistores en el mismo espacio, ya que son más pequeños. Y gracias a ello, se pueden integrar más elementos. Y no solo afecta a nivel de rendimiento (Qualcomm indicó en la rueda de prensa de presentación del Snapdragon 888 que su nuevo procesador estrella era un 25 por ciento más potente que su predecesor).

Si no que también afecta a la eficiencia energética. Al ser de menor tamaño, la distancia entre transistores es menor, por lo que se pierde menos energía al enviar información de un módulo a otro.

Y esto repercute a la batería del teléfono que monte este procesador de gama alta de Qualcomm. Ya que, al mejorar la eficiencia energética, la batería del terminal aumenta. Y esto es un elemento muy importante a día de hoy, ya que un teléfono con buena batería es garantía de éxito.