Quantcast

La mascarilla transparente y otras que no te protegen contra el coronavirus

El coronavirus es una de las pruebas más complejas que no ha tocado como sociedad. Llevamos casi un año usando mascarilla y también cometiendo muchos errores. Este tipo de errores son los que desafortunadamente le han quitado la vida a casi dos millones de personas en todo el mundo. Pareciera que todos ya saben cómo hacerle frente a esta nueva realidad. Sin embargo, con el advenimiento de una tormentosa tercera ola de Covid-19, por lo menos en España, y gran parte de Europa, las alarmas siguen sonando con fuerza.

A pesar de que tengamos la vacuna de Pfizer, no hay motivo alguno para apuntarse a una mascarilla de esta lista. Justamente son las que menos protegen del coronavirus, y representan un riesgo enorme de cara a tu salud. Y es que, la necesidad de prevenir es lo que nos puede llevar a una salida, si es que, la tendremos en poco tiempo, o realmente el virus vivirá con nosotros hasta quién sabe cuándo.

La mascarilla transparente

La mascarilla transparente

Una de las revelaciones en el mercado ha sido la aparición de las mascarillas transparentes. Se tiene en cuenta que este tipo de productos sanitarios han cobrado fuerza. Más que todo por el hecho de la moda, y de lo que había sido hasta el año pasado el auge de las mascarillas convencionales. De hecho, hay una de marca España de nombre Cliu que es producto del esfuerzo de las mentes creativas de nuestro territorio.

No obstante, dentro de la diversidad de opciones, una mascarilla transparente acarrea problemas. Todos sabemos que las de uso cotidiano filtran partículas de aire. Esto impide que los virus puedan pasar a las vías aéreas.

Sin embargo, estas que vienen de plástico, solo llegan a evitar que las pequeñas partículas que podamos expulsar salgan disparadas, aunque no que el aire se filtre. Lo que quiere decir, que si alguien tiene coronavirus es un riesgo latente, así que antes de usarla debes pensártelo dos y hasta tres veces.