Quantcast

Estos son los pueblos de España no aptos para frioleros

España es tierra de contrastes, así tenemos zonas de temperaturas templadas todo el año y otras de temperaturas extremas. Así muchos de los pueblos de nuestra geografía se cubren de nieve en invierno y acusan temperaturas sumamente bajas. Y a pesar del cambio climático que está provocando una subida significativa de las temperatura que, sin duda, acabará, pasándonos factura, aún existen pueblos en España que en invierno llegan a sufrir temperaturas de unos 30 grados bajo cero.

La temperatura del planeta empezó a registrarse de modo global allá por el año 1880. Es evidente que se está produciendo un cambio que ya afecta a muchas áreas del planeta causando desastres climáticos como huracanes, inundaciones o sequías…En España cada vez registramos inviernos más cálidos pero siguen existiendo lugares en los que hace verdadero frío. Te nombramos algunos:

Torre de Cabdella en Lleida

Estos son los pueblos de España no aptos para frioleros

Situado en la Vall Fosca, a las orillas del río Flamisell, se trata de un municipio formado por nueve pueblos. En el lago Estagento, el 2 de febrero de 1956 se alcanzó el récord de 32 grados bajo cero. Es la que se considera la temperatura más baja registrada en España en todos los tiempos, aunque en zonas más altas seguramente bajarán mucho más.

No es de extrañar que en esta zona haya algunos pueblos abandonados. La base económica es la agricultura, especialmente de alfalfa, patata y cereales. Los pastos son abundantes en verano con lo que atraen a los rebaños.