Quantcast

Qué es Kale

Con la ola del self care, las personas hemos empezado a pensar más seguido en nuestra alimentación con ello viene la idea de los “superalimentos”. Este artículo tiene la intención de relacionarnos con el Kale, un superalimento poco conocido, pero que puede ser de gran ayuda.

El Kale

El Kale

Conocido por ser familia Brassica olearcea, de hecho en algunos países es conocido como col rizada, puesto que al encontrarse en la misma familia conservan un gran parecido, es uno de los superalimentos que no pueden faltar en tu dieta. Aunque este es consumido por humanos actualmente, no siempre fue así, pues si uso era conocido en las comidas para animales.

A pesar de ser originaria de Asia menor, donde es conocida desde el año 600DC, sus variedades más conocidas, la ornamental y la dinosaurio, fueron cultivadas en Estados Unidos, en los años 80.

Muchos consideran que esta puede desbancar a la espinaca y es un buen sustituto de la lechuga, al ser más nutritiva. Nutricionistas recomiendan consumirla al menos 2 veces a la semana.

El color del Kale es casi púrpura por ello es mejor comprarla cuando este es más intenso, y su conservación es muy fácil, puesto a que solo debe mantenerse en un recipiente seco, preferiblemente dentro de la nevera y ser consumida en 5 días.

Como un dato curioso, el Kale ha cobrado tal reconocimiento que en Estados Unidos celebran el Día del Kale, cada primer domingo del mes de octubre. Incluso se recomienda que la tomes como con la miel, porque algo bueno te puede pasar si tomas miel todos los días.

Cultivo del Kale

Cultivo del Kale

Esta planta requiere cierto cuidado, el cual valdrá la pena cuando nos regale todos sus beneficios. El Kale es una planta de regiones templadas puesto a que solo sobrevive a temperaturas entre 10 y 20 grados, no es capaz de resistir sequías ni heladas.

El suelo o tierra donde estará plantada debe mantenerse húmedo, para que esta pueda sobrevivir, una vez plantada tardara solo 7 días en germinar. Se recomienda ser sembrada entre marzo y noviembre, pues son los meses más frescos y lluviosos.

Tiene un crecimiento rápido por ello luego de 3 meses puede comenzar a recolectarse, mientras más se conserve su temperatura, más dulce será su sabor. Ya conociendo varias cosas sobre el Kale, aun no entramos a la parte más impresionante de esta planta y las razones por las que lo denominamos superalimento.

Una planta que mejorará nuestra salud

Una planta que mejorará nuestra salud

Considerada como una gran fuente de nutrientes, el Kale tiene un gran impacto en nuestra salud aportando grandes cantidades de muchos nutrientes como lo son:

Calcio:

Calcio:

Siendo poseedor de aun más calcio que la leche, teniendo 135g de Calcio por cada 100gr, cuando la leche solo cuenta con 120g por cada 100g.

Y no sólo cuenta con esta cantidad, sino que también gracias a su bajo nivel en ácido oxálico, esto va a hacer que la absorción del calcio en el cuerpo sea aún mayor. Esto, por supuesto, también beneficia a nuestro metabolismo.

Fibra:

Fibra:

Cuenta con 5g de fibra por cada taza de este vegetal, convirtiéndolo en un gran depurativo y ayuda al correcto funcionamiento del aparato digestivo. Es un excelente aliado a hora de hacer dietas

Vitamina K:

Vitamina K:

Esta vitamina ayuda en el fortalecimiento de nuestro organismo y está también relacionada a la sangre, dado a que previene la coagulación sanguínea. El Kale es tan rico que puede aportar el 700% de la dosis necesaria en nuestro cuerpo diariamente.

Hierro:

Hierro:

Este es un mineral muy presente en nuestro organismo al igual que la vitamina K esta relacionado a la sangre pues ayuda a la hemoglobina y al correcto funcionamiento del hígado, que no olvidemos que es el órgano que funciona como nuestro “filtro”.

Es mineral se encuentra en el Kale en gran cantidad, incluso más que en las carnes rojas, que son altamente portadoras de este mineral.

Antioxidantes:

Antioxidantes:

Conocidos como flavonoides y carotenoides son dos fuertes antioxidantes y que gracias a los múltiples fitonutrientes naturales que posee el Kale lo hacen rico en los mismos.

Vitamina A:

Vitamina A:

El Kale tiene gran contenido de betacaroteno, que luego es transformado en vitamina A, esta se relacionada con las aficiones pulmonares, aunque también es de gran ayuda en las enfermedades de la piel.

Omega 3:

Omega 3:

Este ácido graso es conocido por ser de ayuda en la eliminación de colesterol LDL, el cual de forma común conocemos como “colesterol malo”.

Y como un plus para el Kale, el contener este ácido lo ayuda A potenciar el buen humor.

Aunque este alimento es una maravilla, como todo tiene su parte no tan positiva.

¿Cuándo no es recomendable consumirlo?

¿Cuándo no es recomendable consumirlo?

Se debe tener cuidado con este alimento cuando se sufre de colon irritable, dado a que su alta cantidad de fibra. Como cualquier integrante de su familia, interfiere en el funcionamiento de la glándula tiroidea, es por eso quiero si se sufre de tiroides, es preferible evitarlo.

Igualmente si se toma anticoaglulantes, no debe consumirse, debido al alto contenido en vitamina K que podría resultar tóxico. Para finalizar, si se tiene problemas de riñón o vesícula, no es recomendable. Tomando en cuenta estas recomendaciones, de resto el uso del Kale en nuestra dieta es altamente recomendable.

Enfermedades que ayuda a prevenir

Enfermedades que ayuda a prevenir

Conociendo ya la lista de nutrientes que nos aporta, es obvio que sirve para la prevención de muchas enfermedades como lo son: Alzheimer, enfermedades cardiovasculares, digestivas, previene el cáncer, enfermedades de carácter pulmonar, así como muchas otras.

También es recomendado incluirlo en dietas, puesto que ayuda a la regulación del colesterol LDL (malo) y la elevación del colesterol HDL (bueno), y su contenido calórico es muy bajo. El Kale es de fácil inclusión en nuestra dieta, como ya mencionamos puede suplantar a la lechuga, y es bastante bueno cuando se cocina al vapor.

Actualmente se puede conseguir una amplia gama de recetas en las que se incluye este alimento, y es de fácil obtención, puesto a que puede encontrarse en cualquier mercado de vegetales. Incluso puede cultivarse en un cultivo urbano, si se cuenta con la temperatura correcta, el resto de su cuidado es simple. Así es como este superalimento puede mejorar ampliamente nuestra calidad de vida.