Quantcast

Los alimentos que no deberías meter en el microondas

El microondas se ha convertido en un electrodoméstico esencial en las cocinas de todo el mundo. Principalmente se utiliza para calentar algo rápidamente si el tiempo apremia, descongelar el pollo que no sacamos la noche anterior o para calentar la leche de por las mañanas. Siempre nos hemos hecho la típica pregunta de ¿pasa algo si meto esto en el microondas? Es normal, ya que hay alimentos que ni por asomo deben meterse en él, ya que podría llegar incluso a explotar. De nuevo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) vela por nosotros y nos recuerda cuáles son esos alimentos que debemos mantener lejos de este electrodoméstico. Aunque no solo debemos mantener alimentos lejos, sino que ponerlo a funcionar sin nada dentro, las ondas comienzan a chocar y pueden dañar el aparato. Pero, en este artículo, vamos a ver los alimentos que no deberías meter en el microondas.

Veamos primero algunos datos sobre el microondas y luego los alimentos que no debemos meter nunca en él:

Historia del microondas

La historia del microondas

Un dato que hemos mencionado antes, es que el microondas es fruto de la investigación del doctor Percy Spencer, aunque su investigación no estaba centrada en este electrodoméstico. Durante dicha investigación, el doctor estaba probando un tubo al vacío llamado magnetrón, y de repente descubrió que una barrita de chocolate que llevaba en su bolsillo se había derretido. Sospechando que se había producido por las ondas emitidas por el magnetrón, el doctor Spencer colocó algunas semillas de maíz para hacer palomitas cerca del tubo a modo de experimento. El maíz se tornó en palomitas. Para estar seguro, el doctor Spencer repitió el experimento usando diferentes alimentos y así nació el microondas actual.