Quantcast

El tirón de orejas de Bruselas a España por los fondos

España se encuentra dentro de la Unión Europea y como tal, tiene que encontrarse dentro del cumplimiento de los planes de recuperación y gestionar los fondos que se le otorgan de manera responsable. Sin embargo, la presidenta de la Comisión de Control Presupuestario del Parlamento Europeo (en Bruselas) llamada Monika Hohlmeier, ha tenido una discusión con los altos mandos de la Comisión Europea por su flexibilidad a la hora de vigilar el cumplimiento del plan español con referencia a los fondos. En varias ocasiones, se ha realizado intervenciones en la comisión de control con respecto a los 31 millones de euros que se le ha hecho entrega a España.

Al parecer, no se están gestionando de manera responsable y es la propia presidenta la que indica que no tiene ninguna justificación para explicar en qué gasta España los fondos. Eso hace que se sienta molesta porque forma parte de su responsabilidad y está quedando mal con la comunidad europea.

Bruselas tilda de inaceptable la gestión de los fondos entregados a España

El tirón de orejas de Bruselas a España por los fondos

Hohlmeier ha dicho que es inaceptable la forma en la que se está gastando los fondo España y no es presentable porque no puede indicar cómo se está haciendo. Todo ello acompañado de un tono sarcástico y aireado. La presidenta se dirigió a Maarten Verwey y Céline Gauer mientras echaba la bronca a los comisarios Valdis Dombrovskis y Paolo Gentiloni.

A la presidenta en Bruselas le resulta surrealista que en pleno siglo XXI todavía no se haya elaborado un sistema informático para realizar auditoría y tener un control mucho más exigente sobre los fondos entregados. La Comisión ha percibido las deficiencias, pero parece que se ha aceptado como cumplido cuando es un objetivo intermedio. Concretamente, está haciendo referencia al hito 173 que se aceptó de manera provisional, pero que es un paso esencial que hay que comprobar antes de continuar con el próximo pago de 6.000 millones que está previsto para España.

Uno de los eurofuncionarios en Bruselas indicó a Hohlmeier que el sistema no es del toco eficiente por lo que España pidió un plazo de nueve meses y les pareció una propuesta razonable. Sin embargo, eso no quiere decir que no quieran cumplir la normativa ya que es una cuestión esencial y es una cuestión que España sabe a la perfección. Es en la próxima solicitud cuando se congelarán las ayudas a España si no ha cumplido los compromisos.

Bruselas sabe que la directora general del plan ha sido relevada

El tirón de orejas de Bruselas a España por los fondos

Está claro que Bruselas lo tiene todo muy bien controlado y es por eso que tienen constancia de que la directora general del plan en España (Rocío Frutos) ha sido relevada por una serie de cuestiones no voluntarias. Esto genera una atmósfera de tensión aunque ella dice haber dimitido por cuestiones personales. Ahora mismo, Bruselas quiere saber en qué se está gastando España los fondos porque no tienen ningún tipo de información. Verwey ha intentando tranquilizar a la alemana diciéndole que hacen su trabajo muy en serio y Dombrovskis ha indicado que el dinero se entrega a la Hacienda española. Sin embargo, estos argumentos no parecen relajar a la presidenta que ha indicado que lo que le importa es que no tiene ni idea de cómo se está gastando ese dinero.

La situación hacia España en Bruselas estaba tan protagonista que pidió turno de palabra la eurodiputada socialista Isabel García Muñoz para indicar que ya era suficiente de nombrar al país cuando se había cumplido con lo establecido. Para añadir un poco de fuerza al discurso, García Muñoz indicó que la comisión parlamentaria también vigilaría la ejecución en Alemania. La alemana siguió con el mismo empeño sobre su discurso sobre las supuestas irregularidades y dijo que ella misma pediría también información sobre cómo se gasta el dinero de los fondos en España y en otros estados miembros de la Unión Europea.

Sin embargo, quiso hacer un comentario puntual indicando que el estado de España le preocupaba porque había habido un retroceso notable. La situación problemática que detectó el Tribunal de Cuentas de la UE es la falta de vigilancia sobre las reformas junto con la falta de confirmación por parte de la Comisión Europea para cumplir el compromiso de 2021 sobre realizar un sistema informático de auditorías. Parece que para calmar un poco las aguas, Hohlmeier dijo que no estaba afirmando que el Gobierno español estuviese malversando los fondos, pero que es necesario que haya transparencia al ser el primer país en recibir los fondos.

En el caso del eurodiputado Olivier Chastel, señaló que le resultaba una paradoja que el primer país en obtener los fondos esté siendo juzgado de manera tan dura, pero por otra parte lo justificó porque así sirve para que otros países que puedan recibir fondos se lo tomen con mucha seriedad. Solo queda esperar para saber cómo avanza España a la hora de justificar a Bruselas el empleo de los fondos.