Quantcast

Page se la lía a Sánchez tras reírse de los males de Podemos

Emiliano García-Page siempre ha ido por libre, un verso suelto del PSOE que incluso, si como auguran las encuestas Pedro Sánchez no se presenta a la reelección o pierde las Generales, se postula como posible sucesor al frente de los socialistas. Su peso como barón no solo es fuerte sino que está incluso por encima de los del resto que gobiernan Comunidades Autónomas.

Es el que mejor lo tiene para revalidar victoria, junto con Fernández Vara en Extremadura, pero tampoco lo tiene seguro, en unas Municipales y Autonómicas donde no se descarta una aplastante victoria popular. No es descabellado pensar en que los populares manden en todas las Comunidades a partir de mayo de 2023, con las excepciones de las gobernadas por partidos nacionalistas.

PAGE, CONTRA PODEMOS PERO TAMBIÉN CONTRA PEDRO SÁNCHEZ

Seguramente no es casual que, justo el día en que se anuncia un acuerdo con el socio de Gobierno, Unidas Podemos, para los Presupuestos Generales del Estado, el presidente de Castilla-La Mancha no sólo contraataca con rebajas fiscales, sino que aprovecha para cargar contra la división «entre ricos y pobres» que ha alentado el Ejecutivo, presidido por Pedros Sánchez.

Emiliano García-Page ha calificado como «frentismo barato» esta guerra, en referencia al impuesto específico para 23.000 grandes fortunas que ha creado el Gobierno. Son palabras pronunciadas durante su discurso en el Debate del Estado de la Región, donde anunció esa bajada de impuestos en forma de deducciones del IRPF para rentas inferiores a 30.000 euros. Así, los que cobran menos de 12.000 euros se podrán deducir 200 euros; los inferiores a 21.000 euros, 150, y los inferiores a 30.000, 100 euros.

Un anuncio que llega tras la decisión del Gobierno de Sánchez la semana pasada de una reducción para las rentas de menos de 21.000 euros, a pesar de que no hace mucho negaron que lo hubieran a hacer, alegando que no entrarían en una guerra de bajada de impuestos. No sólo hay guerra de impuestos entre los populares y socialistas, sino entre ellos mismos, con la esperanza de que las encuestas les sean favorables o recuperar terreno a base de aliviar algo los bolsillos de los ciudadanos.

Page Sánchez

CRÍTICAS A PODEMOS Y A LOS SUYOS

En el mismo debate regional García-Page no dudó en arremeter contra el socio de Gobierno de su partido, alegrándose de la caída de los populismos que nacieron en 2007 como muestran algunas encuestas, en lo que parece sin duda una clara alusión a Podemos.

«ME LLEVO MUCHOS GOLPES Y DE LOS MÍOS, MÁS, PERO NO VOY A CAMBIAR»

Pero no se cortó lo más mínimo a la hora de criticar a su propio partido, reivindicando el compromiso con su tierra y su independencia personal, incluso dentro del partido, una señal más que evidente que muestra la divergencia con Pedro Sánchez y un posible comienzo de alternativa en el partido. «Yo soy autónomo de mi partido y además tengo muy claro mi encargo, defender los intereses de Castilla-La Mancha», recalcó.

«De vez en cuando me llevo muchos golpes por defender España, por defender nuestra forma de estar en la Constitución y por defender a Castilla-La Mancha por encima de todo, me llevo muchos golpes y de los míos, más. ¿Pero saben lo que les digo? Que no voy a cambiar», agregó en alusión a sus habituales críticas a los socios independentistas y nacionalistas de Sánchez.

PAGE, ALTERNATIVA O INCÓMODIDAD

Está claro que la supuesta cohesión del PSOE en torno a la figura de Pedro Sánchez, a ese ‘sanchismo’ que parecía inquebrantable, ha tocado a su fin. Al menos en lo que se refiere a la figura del Emiliano García-Page, que ya ha dado suficientes muestras en sus actitudes y declaraciones más que evidentes, de un frente abierto y posible alternativa a Sánchez en el Partido Socialista.

Sin embargo, lejos de intentar apaciguar las aguas, vienen revueltas, en lo que parece el comienzo de una guerra de sucesión y de permanencia del ‘sanchismo’, ya que los partidarios del Presidente del Gobierno desearían incluso que Page perdiera las elecciones autonómicas, aunque suponga un golpe durísimo en una plaza que parecía inexpugnable, junto a la de Extremadura. ¿Tanto están dispuestos a sacrificar con tal de librarse de él? Veremos si vienen mal dadas, Page pasa de villano a «deseado» dentro del partido para recuperar votos y el poder, de perderlo a manos del PP, o es el caído de esta contienda interna.