Quantcast

Perritos calientes rebozados: el aperitivo con el que sorprenderás a todo el mundo

Por regla general no son pocos los platos estadounidenses que se asocian con comida rápida y restaurantes baratos. Es natural, teniendo en cuenta la gran cantidad de franquicias con origen americano que han logrado una enorme popularidad en España durante las últimas décadas. Todos conocemos ejemplos, ¿verdad’ Aún así, hay otras alternativas que también tienen su origen en USA y que a veces no son tan conocidas, como es el caso de los perritos calientes rebozados o, como se conocen en su país, corn dogs.

Básicamente se trata de un perrito caliente rebozado y, dado lo sabroso que resulta, no es extraño que haga furor en Estados Unidos. Lo bueno, no obstante, es que también se pueden preparar en casa sin demasiadas complicaciones. Te enseñamos cómo y te contamos algunas cosillas más sobre esta receta y su nacimiento.

Perritos calientes rebozados: una receta, varios nombres

Perritos calientes rebozados: el aperitivo con el que sorprenderás a todo el mundo

Los corn dogs no son tan conocidos en España como lo pueden ser las hamburguesas, el pollo rebozado o los propios perritos calientes, primos hermanos de este plato. Entre otras cosas, porque su denominación varía dependiendo del lugar. En origen en Estados Unidos son conocidos como corn dogs o corndogs, todo junto, mientras que en su vecino del norte, Canadá, están bautizados como pogos. En México, por su parte, se refieren a este plato, que también es muy popular, como banderillas.

Al igual que sucede con otras recetas parecidas, los corn dogs comenzaron a volverse muy famosos en América a partir de los años cuarenta, cuando empezaron a venderse sobre todo en puestos callejeros y sitios similares. Aún así, como veremos a continuación, hacerlos en casa es sencillo, y suelen gustar a todo el mundo, en especial a los más pequeños.