Quantcast

El verano aún no ha acabado y existen muchas maneras de seguir disfrutándolo

Aunque muchas familias han vuelto de sus vacaciones, el periodo estival está justo en su ecuador, por tanto, nada impide seguir disfrutando de sus bondades y de momentos de relax. Por este motivo, se proponen opciones muy válidas como montar una piscina en casa que aplacará los estragos de las olas de calor o, para todos los amantes de la playa, seguir disfrutando de días llenos de olas, arena y brisa marina.

El verano ha agotado, a estas alturas, su primera mitad. Sin embargo, el calor, las vacaciones infantiles y las ganas de seguir disfrutando de las bondades de esta época del año siguen intactas y, es que tan solo hace falta un poco de imaginación para planificar momentos de ocio y diversión con la familia y los amigos. Una buena barbacoa en casa, un día de campo bajo la sombra de fresnos y álamos en las riberas de los muchos ríos de la geografía española, bañada con decenas de piscinas naturales o escapadas fugaces a los muchos kilómetros de playas que ofrece la costa española, son, desde luego, planes a tener en cuenta de aquí hasta que comience la inevitable rutina.

Aunque el propio hogar puede erigirse como ese paraíso cercano que todos sueñan, ya que en el mercado existe un amplísimo catálogo de piscinas desmontables que con diferentes tamaños, formas y materiales, seguro que se encuentra la más adecuada al espacio que se posee para montarla. En un verano especialmente caluroso como el actual y debido a la subida de los combustibles, muchas son las familias que han decidido adecuar una parte de sus patios interiores y terrazas con elementos como estas piscinas para tener opciones de pasar momentos veraniegos inolvidables. Una de las ventajas que ofrecen estas piscinas es el hecho de ocupar el espacio tan solo el tiempo que tienen utilidad y, después, tienen una gran facilidad para desmontarse y guardarse ocupando espacios reducidos. Disponen, por supuesto, de sistemas de depuración que harán que el agua sirva durante toda la temporada y es una opción ideal para aquellas familias con niños que harán las delicias aprendiendo a nadar y chapoteando en estas piscinas seguras.

No se renuncia a la playa, incluso si se acaban las vacaciones

A estas alturas del verano, hay muchas ofertas para adquirir complementos que se hacen imprescindibles para disfrutar de un satisfactorio día de playa. La cercanía a la costa de gran cantidad de pueblos y ciudades de interior a lo largo y ancho de la geografía española hace que sean factibles escapadas de un día o de un fin de semana a la costa. Es por ello que contar con una buena sombrilla playa es indispensable para protegerse del sol, guardar una temperatura constante en la parcela elegida y salvaguardar la salud de la piel que tanto recomiendan los dermatólogos. Y es que la playa es un lugar ideal para descansar y desconectar de la rutina. Además, son conocidas las muchas propiedades sanadoras de visitar la playa para aliviar muchas dolencias cutáneas, óseas, musculares y/o laringólogas. Por todo ello, hay que aprovechar las oportunidades de acercarse a la costa, siempre que sea posible.

Ir con niños o con animales a la playa supone, en algunos casos, un inconveniente para las familias. No obstante, existen opciones, como la que ofrece el carro playa, donde se pueden transportar con facilidad tanto los trastos como también a los niños y a las mascotas, sirviendo, incluso, como cuna o reposadero durante la siesta. Son complementos de playa que han aparecido en los últimos años y que muchos usuarios han incorporado al tradicional kit playero por la funcionalidad, la facilidad de manejo, el poco espacio que ocupan, ya que pueden plegarse, así como por la ligereza de sus materiales; estos carros de playa inundan, cada vez más, las playas y su multifunción viene a solucionar algunos de esos inconvenientes que, a priori, detectan muchas personas.

Por último, destacar que si bien tomar un rato el sol tirados en la arena sobre una buena toalla es un gusto a los que pocos renuncian cuando van a la playa, tampoco es menos cierto que hay personas, por su movilidad reducida o por problemas de espalda que necesitan sillas de playa contundentes y de calidad que hagan de la estancia en ese entorno natural privilegiado una buena experiencia. Es por ello que el mercado también ofrece una amplia gama de sillas plegables que, al igual que los carros, ocupan poco espacio y la ligereza de sus piezas sirven como ventaja para su transporte y almacenaje.

Todas estas razones evidencian que el verano no acaba hasta que cae la primera hoja del otoño y hasta entonces se puede seguir disfrutando de él plenamente.