Quantcast

El bicarbonato de sodio vale para todo: sus infinitas posibilidades

Hay ciertos productos que tienen fama de valer para todo, como pasa con la aspirina en cuestión de salud. El bicarbonato de sodio cumple su función en este sentido para algo tan habitual como la acidez de estómago o indigestión, pero esa es solo la punta del iceberg de todo un mar de posibilidades, tantas, que solo te mostraremos las más importantes, prácticas y que más puedas necesitar. Lo que está claro es que es un producto tan versátil, que casi es milagroso, tanto para el día a día, la cocina, la limpieza, etc. Veamos algunos de ellos.

SUS MÚLTIPLES USOS EN LA COCINA

Como tiene tantas ventajas y utilidades, vamos en parte a dividirlo por temáticas, comenzando por lo culinario. El bicarbonato no solo vale para tratar tu digestión sino que contribuye a ella formando parte de de procesos a la hora de cocinar o tratar un alimento. Por ejemplo es perfecto para conservar el color de las verduras en la cocción, ya que neutraliza el pH ácido que se produce. Basta con verter una cucharada en el agua.

También en repostería, como levadura, con el mismo proceso de antes. Así, mezclaremos con la masa un par de cucharadas de yogurt -mejor si está caducado- con bicarbonato revuelto. Otros usos son para corregir la acidez de la salsa de tomate o recuperar precisamente los yogures caducados echando un poco de bicarbonato como si fuera azúcar.