Quantcast

Los agroturismos de lujo, otra forma de disfrutar de la Ibiza más rural

  • Las nuevas tendencias sitúan los hoteles rurales entre las nuevas estrellas de la bucket list de los viajeros.
  • Ibiza se postula como un destino más allá de la playa y la fiesta.

A menudo la isla de Ibiza se asocia a hoteles de lujo frente a la playa, al cocktail de la piscina infinity mientras se escucha música electrónica, a un todo incluido o a los atardeceres entre decenas de turistas. No obstante, esta isla balear brinda otras formas de disfrutar de unas vacaciones de ensueño: descansar en un agroturismo de lujo en plena naturaleza con las mejores experiencias wellness y exquisita gastronomía.

Los agroturismos permiten descubrir el rostro más puro, genuino y auténtico de la Isla Pitiusa, un destino que despierta experiencias, sensaciones y actividades únicas, a través de una mirada con vínculo local y con el trato personalizado que caracteriza a este tipo de alojamientos. Algunas de las razones para disfrutar de la versión más auténtica de la isla en este tipo de alojamientos.

Agroturismo de lujo Can Lluc

Ibiza

El Hotel Rural Can Lluc permite disfrutar de la Ibiza más rural. Un lujoso agroturismo que emerge del corazón de la isla, envuelto por la naturaleza en un tranquilo valle de gran valor ecológico. Un lugar mágico donde la esencia mediterránea se esparce entre rincones que acogen en armonía la tradición y la modernidad. Un tipo de alojamiento que reúne todos estos ingredientes. Desde desconectar en su campo ibicenco, disfrutar del deporte al aire libre y sus sesiones de yoga personalizadas con un instructor cualificado que se adapta a las necesidades de cada uno, a explorar la Ibiza más rural gracias a su buena localización en plena falda de la Atalaya de Sant Rafael y saborear sus productos locales suministrados por los payeses de la zona y cooperativas agrícolas.

En definitiva, Can Lluc es un agroturismo recomendado por los buscadores de viaje que brinda las máximas para obsequiarse en un entorno rural, alejado de la masificación y pensado para disfrutar del enclave en toda su plenitud. Regentado por el matrimonio formado por Lucas Prats y Tina Soriano, el lujoso alojamiento rural cuenta con 12 habitaciones y 12 villas en un valle rodeado por olivos centenarios y frondosos bosques con más de 300 años de antigüedad. Una auténtica casa tradicional ibicenca que cuenta con salas de reuniones, espacios para bodas y actividades, restaurante y servicios wellness para ofrecer a sus huéspedes lo mejor de la historia, la naturaleza y gastronomía ibicencas.