Quantcast

Las tres teorías por las que París se llama la “Ciudad de la Luz”

El hermoso París, una de las más reconocidas y románticas ciudades de todo el mundo. También es una ciudad legendaria, y posee una historia única y hermosa. Veamos en este artículo, las tres teorías por las que Paris se llama la “Ciudad de la luz”.

Algunos datos acerca de París

París, la capital de Francia es reconocida en todo el mundo gracias a su imponente belleza y el romanticismo que esconde entre sus calles, al recorrerlas sin duda esto se convierte en una experiencia única.

Muchos viajeros, han dicho que todas las personas deberían conocerla al menos una vez en la vida.

En algún momento, se mencionó la “Ciudad de la Luz”, esto hacía referencia a la Capital francesa, sin embargo el motivo de este nombre es desconocido por algunos de los turistas o viajeros que acuden hasta allí, hoy les contaremos el origen de ese hermoso sobrenombre.

¿Por qué a París se le conoce como “la ciudad de la luz”? Las tres famosas teorías detrás de este nombre

Hay tres teorías conocidas con respecto al tema de que a París se le llame “la ciudad de la Luz”. Veamos estas teorías y al final, decide con cuál te quedas.

Teoría número uno

La primera de las teorías acerca del nombre de La Ciudad de la Luz, se remonta hasta el siglo XVII, esto se debe a que París fuera una de las primeras ciudades en implementar el alumbrado público.

Tal hecho logró maravillar a todas esas personas que recorrieron sus calles porque se imponía con esas bellas luces durante el día y la noche.

Se cree que, no fueron los parisinos sino los forasteros franceses o de las provincias de paso por la capital y los extranjeros quienes al verse maravillados y asombrados por la visión de lo que se conocía como el primer alumbrado público del mundo le dieron este nombre.

Sin embargo estas luces no eran una opción estética, sino algo mucho más prosaico. Algunos creen que, el Prefecto de la Policía de París nombrado por Luis XIV, Gilbert Nicolás de la Reynie asombrado por la alta tasa de criminalidad en las calles ordena en el año 1667 colocar las lámparas de aceite así como también antorchas en las puertas y ventanas de las casas para tratar de disuadir a todos los malhechores.

Esto les privaba de la oscuridad y los hacia estar expuestos y podían ser vistos e identificados por los habitantes al cometer un delito.

¿Te parece que esta teoría es la verdadera o deseas seguir leyendo? Veamos las otras dos teorías acerca de la Ciudad más bella y romántica del mundo.

Teoría número dos

Esta segunda teoría, nos hace viajar hasta el siglo XVIII, hace muchos años. Exactamente en los tiempos de la Ilustración. En el momento en que la Ciudad se transformara en la Capital mundial de la Filosofía.

Capital del pensamiento Político, y también de la cultura. Aquí aparecieron grandes e importantes figuras como Montesquieu, Rousseau, Diderot o el mismísimo Voltaire.

Ya que esta era una época brillante, se consideró que París era una especie de faro de luz para las demás ciudades del resto del mundo.

Esta explicación es un poco más literaria, y tiene su base en que se contrasta el oscurantismo absolutista de antes y ese empeño de defender el uso de la razón de los seres humanos y según algunos historiadores y literarios a París se le da el sobrenombre de Ciudad de la Luz por protagonizar esta etapa importante para el mundo.

Hermosa la segunda teoría ¿no crees? Ahora veamos la tercera y última teoría de París, la Capital de la Luz.

Teoría número tres

Esta tercera y última teoría tiene su fundamento hace muchos años, específicamente en el siglo XIX.

En esta época, se confirma que París si recibió su sistema de alumbrado, pero que este sistema se basaba en gas.

Todo esto es gracias a un ingeniero y químico de nombre Philippe Lebon.

Las calles de la ciudad estaban hermosa y armoniosamente iluminadas durante toda la noche. Esa belleza provocó que la gente de todo el mundo hiciera viajes con destino a la Capital francesa con el simple propósito de ver ese espectáculo visual.

Por esta razón los ingleses decidieron bautizar a París como la ciudad de la luz o “Ville Lumiere”

Aunque esta teoría es muy parecida a la primera, se cree que, no fue sino hasta este siglo cuando los ingleses decidieron darle el hermoso nombre de Ciudad de la Luz a la capital de Francia.

Definitivamente podemos decir que, quien sea que tenga la razón acerca de la verdadera procedencia del nombre de Ciudad de la Luz, las tres teorías son muy acertadas. Y no hacen más que engrandecer aún más la belleza y la leyenda de una Ciudad que, por muchos años y en distintas épocas ha sido un verdadero faro para el resto de la humanidad.

Cada día son miles y miles de personas quienes deciden viajar hasta Francia y recorrer sus hermosas calles y conocer la rica y fascinante cultura de París, enamorados, jóvenes, niños, y todo tipo de personas quedan maravillados pues sin duda París es una ciudad que da luz a quienes tienen la dicha de poder conocerla.

Algunos datos históricos acerca de la hermosa capital francesa y su origen

No nos queda ninguna duda de que la capital de Francia es una de las ciudades más hermosas de todo el mundo.

Desde el reinado largo y conocido de Luis XIV, el rey Sol desde el año 1643 hasta el año 1715. Pasando por las modernizaciones y las ampliaciones propias de la ciudad que fueron llevadas a cabo por Haussmann y Napoleón III en los años 1852 y 1870.

En el Segundo Imperio, París fue dejando atrás ese carácter de villa medieval y se convierte en una urbe, a la vez moderna y grandiosa. Sus puentes sobre el Sena, los hermosos edificios de la ciudad y sus impactantes monumentos admiraron hace años y aun hoy en día admiran a todos los que la visitan.

El fruto de esa admiración a la ciudad la hace ganarse el apelativo de Ville Lumiere.