Quantcast

¿Qué es una declaración complementaria y cuáles son sus diferencias frente a una declaración rectificativa?

Si has presentado una declaración del IRPF y te das cuenta de que has cometido errores u omisiones en los datos que se han declarado, tendrás que actuar cuanto antes. Para ello, tendrás que hacer una declaración complementaria o declaración rectificativa.

Para evitar cometer un nuevo error y presentar el tipo de declaración que no corresponde, en este artículo vamos a estudiar las principales diferencias para que sepas cuál debes presentar en cada ocasión.

¿Qué es una declaración complementaria y cuándo se debe presentar?

La declaración complementaria se presentará cuando se han producido errores u omisiones en declaraciones que ya se hayan presentado y, cómo resultado de los mismos, se produce un perjuicio para la Agencia Tributaria.

Por ejemplo, podríamos estar hablando de haber hecho un ingreso con una cantidad inferior a la que legalmente se hubiera establecido.

Otro ejemplo de declaración complementaria sería la realización de una devolución superior a la que nos corresponde.

Para hacer una declaración complementaria se pueden seguir estos pasos:

1)     Acceder al Servicio de tramitación de borrador / Declaración (Renta Web).

2)     Identificarse con el nº de referencia, con el DNIe, certificado electrónico o [email protected] PIN.

3)     Una vez estemos dentro del sistema tendremos que acceder al apartado de Servicios Disponibles y hacer clic en Modificar Declaración.

4)     Accede a la página 3 de la declaración y marca una de las dos opciones de declaración complementaria.

5)     Modifica los datos correspondientes y pulsa en Presentar declaración.

6)     El sistema te indicará algunas alertas para que las tengas como referencia antes de aceptar. Sigue adelante y habrás mandado la complementaria.

¿Qué es una declaración rectificativa y cuándo se debe presentar?

Una declaración rectificativa es el recurso al que se accede cuando se hayan incurrido en errores u omisiones y estas supongan un perjuicio para el contribuyente.

Por ejemplo, si se ha presentado una autoliquidación del IRPF y se quiere modificar porque la cantidad a devolver es superior a la autoliquidada, o porque el importe a ingresar es inferior a la autoliquidada.

Como dato de interés, también es posible confeccionar un escrito en dónde se indiquen de forma clara los errores y omisiones que se hayan cometido, acompañados de los justificantes y remitirlo a la Administración de la Agencia Tributaria que corresponda en base al domicilio del contribuyente.

El proceso para hacer una declaración complementaria es el siguiente:

a)      Accede al apartado de borrador/declaración dentro del Portal de Renta.

b)     Pulsa en “Más trámites” y haz clic en Modificación de una declaración ya presentada.

c)      Identifícate con tus datos personales y accederás a la declaración.

d)     Busca la casilla 127, márcala y modifica los datos que correspondan.

e)     Acepta la declaración.

La Agencia Tributaria estudiará la corrección y comunicará al contribuyente si la acepta o no. Una vez lo haga, se notificará al contribuyente y éste tendrá 15 días para hacer alegaciones.

Ahora ya conoces la diferencia entre declaración complementaria y rectificativa.