Quantcast

El 30 de abril celebramos la vida y las obras de San Pío V Papa

Otra vez en la cima de las lista del santoral que corresponde al día de hoy, tenemos a un hombre de la Iglesia, quien, a pesar de haber tenido unos orígenes humildes, pudo acceder al trono de San Pedro.

San Pío V Papa

San Pío V Papa

En este, que es el último día del mes de abril, celebramos el onomástico de San Pío V Papa, que fue fraile dominico que logró ocupar el trono del Vaticano durante seis años, siendo canonizado por el Papa Clemente XI en el año de 1712. Según los datos históricos, se dice que nació con el nombre de Antonio Michele Ghislieri en un pequeño pueblo italiano, y se piensa que de una familia muy pobre, sin recursos para poder pagar sus estudios, de modo que desde una edad muy temprana adquirió el temple para lograr sobrevivir sufrimientos y carestías.

De acuerdo con la biografía que ha podido encontrarse, a San Pío V Papa se le permitió estudiar en la Orden de los Hermanos Predicadores, fundada por Santo Domingo de Guzmán, que luego sería conocida como la Orden de los Dominicos, por causa de que una familia de muchos recursos se dio cuenta de que San Pío V Papa resultaba ejercer una buna influencia en su hijo y decidió pagarle los estudios.

Ya dentro de la congregación, San Pío V Papa ascendió de forma vertiginosa, lo que le permitió poder visitar varios pueblos, convenciendo a sus ciudadanos de llevar los postulados de la religión cristiana, asumiendo el papel de defensor de la fe, labor por la cual su antecesor, que fue el papa Pío IV lo nombró cardenal, asignándole un puesto de importancia en lo que hoy es la ciudad del Vaticano. Prontamente, comenzó a dar a conocer sus opiniones, llegando a publicar 30 tesis en la ciudad de Parma, todas ellas en defensas del papado, rechazando todas las herejías de la época.

Rápidamente se destacó de los laxos valores morales que imperaban en Roma en aquellos tiempos, mostrándose estricto y severo, ganándose entre sus superiores fama de disciplinado y enérgico, por lo que fue nombrado inquisidor en la ciudad de Como. No obstante su afán por la reforma provocó muchos resentimientos, siendo obligado a regresar a Roma en 1550, donde sirvió en varias causas inquisitoriales, hasta que se le eligió como comisario de la Santa Sede.

Pero cuando Pío IV falleció, San Pío V se convirtió en el Papa sucesor, sin dejar de poner atención especial en los grupos de personas más desfavorecidas y necesitadas, preocupándose por hacer realidad los postulados de Santo Tomás de Aquino, y tratando de reformar a los eclesiásticos que habían desviado su camino.

Pero el 30 de abril no sólo se celebra a San Pío V Papa, sino que también es el día que se recuerda a otros beatos y santos que fueron un ejemplo para sus hermanos cristianos, entre los que podemos mencionar San José Benito Cottolengo, San Adiutor, San Aulo, San Donato de Evorea, San Erconvaldo, San Eutropio de Saintes, San Gualfardo, San Lorenzo de Novara, San Mercurial de Forlí, San poponio de Nápoles, San Quirino tribuno, Beta María de la Encarnación Guyart Martin, Beata Paulina von Mallinckrod, Beato Benito de Urbino, Beato Guillermo Southerne y Beato Pedro Diácono.