Quantcast

Qué es la pintura al óleo

La pintura al óleo no se trata de únicamente de una pintura, sino que es toda una técnica de pintar, utilizando materiales y procesos muy especiales, que permiten que los colores se mezclen y se aglutinen usando un aceite para ello, que usualmente proviene de vegetales. Esta técnica fue tan difundida que, por extensión comenzó a llamarse óleos a las pinturas que eran creadas con esta técnica.

Muchas de las obras pictóricas más famosas y hermosas que existen fueron elaboradas con pintura al óleo, y esta puede ser usada sobre una gran cantidad de superficies, tales como marfil, piedra, madera o metal, pero para las obras de arte, lo usual es que sea aplicada sobre tablas o lienzos.

Tómate unos minutos para que conozcas un poco más sobre la técnica de la pintura al óleo, sus componentes y como se logran esos hermosos colores que tanto apreciamos.

¿Cuál es la historia de la pintura al óleo?

¿Cuál es la historia de la pintura al óleo?

Su uso es conocido desde muy antiguo, ya en el siglo VII se usaba la pintura al óleo como técnica para pintar murales, un ejemplo son las Cuevas de Bammiyán, en Afganistán, pero esa demostración es una prueba de que se trata de una técnica que es más antigua, dado el acabado que puede apreciarse, lo que indica que era de uso común antes de ese período.

Durante la Edad Media, la pintura al óleo era una técnica que se había extendido muchísimo entre los pintores, de hecho, existían talleres dirigidos por pintores famosos que enseñaban esta técnica a sus aprendices, como le ocurrió a Leonardo Da Vinci en el taller de Verroccio, cuando era su aprendiz.

El uso de la pintura al óleo se generalizó en los siglos XIV y XV, desterrando a otras técnicas pictóricas, como la pintura al fresco o al temple, porque el óleo si permitía que las obras se secaran de manera más lenta, pudiendo hacerse correcciones, conservando el color y la estabilidad del resultado de la obra.

Los primeros que usaron la pintura al óleo como técnica habitual fueron los pintores originarios de Flandes, y se dice que fue inventada por el artista Jan van Eyck, aunque esto no ha podido ser comprobado históricamente, existiendo argumentos para indicar que puede tener otro rigen.

¿Con qué tipo de aceite se elaboraba la pintura al óleo?

El que más se empleó en principio fue el aceite producto de la linaza, pero no fue el único. Algo curioso es que cada pintor tenía su fórmula secreta para preparar la pintura al óleo y la guardaba con mucho celo. El disolvente que se usaba para conseguir que las pinceladas fueran más fluidas o más firmes era la trementina.

¿Sobre qué tipo de superficies solía aplicarse la pintura al óleo?

En principio se usaban tablones de madera, hoy conocidos con el nombre de retablos, que se preparaban con una cantidad de manos o capas elaboradas a base de cola de origen animal y de yeso, para obtener una superficie uniforme y lisa, a este proceso se le llama imprimación.

Pero, a partir del siglo XVII, con el surgimiento del arte de estilo Barroco, los artistas comenzaron a utilizar los lienzos, ya que eran más prácticos para poder realizar composiciones de gran tamaño y era posible enrollarlos, lo que resultaba muy conveniente, en contraposición a la madera que podía sufrir con las variaciones de temperatura o ser atacada por insectos que la podían destruir.

¿Cómo favoreció la invención de la pintura al óleo a los pintores?

¿Cómo favoreció la invención de la pintura al óleo a los pintores?

Las pinturas que se obtenían con una base de mezcla de aceites permitía a los pintores poder trabajar de manera lenta y sin prisa, porque el proceso de secado era mucho más lento que en las técnicas del temple o el fresco. Ello hacía posible varias las composiciones, los colores y hacer retoques, si el resultado final no era del todo satisfactorio.

Por esas razones, se convirtió en la técnica preferida por artistas como Velásquez, Tiziano, Da Vinci, Van Eyck, Rubens, Rembrandt, y cada uno de ellos experimentó con esta técnica, con las mezclas, los pigmentos y los colores, adaptándolos a su método y su estilo de pintura y esas técnicas se convirtieron en un método académico hasta el siglo XIX.

Con el movimiento impresionista, los artistas comenzaron a emplear la pintura al óleo casi sin diluirla, y hasta llegaron a emplearla sin necesidad de bocetos previos ni diseños.

¿Cuáles son los implementos que se emplean en la pintura al óleo?

Lo que se usa tradicionalmente es una paleta o tablilla de madera, que se emplea para mantener y para mezclar los colores en pequeñas cantidades, mientras el artista está pintando. Ahora bien, el equipo completo lo componen pinceles, que pueden tener cerdas naturales de pelo de animal, en particular de marta, pero también hoy se dispone de pinceles elaborados con pelo sintético.

A ello se añade una espátula, un caballete para trabajar y la paleta o tablilla y el lienzo sobre el que se creará la pintura. Además se usa un componente conocido como aglutinante, principalmente una mezcla de aceite de linaza, aguarrás y barniz, estos últimos tres mezclados en proporciones iguales, que proporcionará una mejor adhesión a la tela o soporte.

Finalmente tenemos los pigmentos. En principio, cada artista tenía su propia manera de preparar y mezclar los colores, tomando los pigmentos y mezclándolos con aceite y resina. Pero cuando finalizaba el siglo XIX empezaron a comercializarse estos pigmentos en presentación de tubos ya listos para ser utilizados.

Antes de eso, había algunas formas muy pintorescas y curiosas en las que los artistas lograban la mezcla de los colores que deseaban, por ejemplo existía el color denominado marrón momia, que se obtenía utilizando polvos de momia que se comercializaban con fines medicinales desde el siglo XII, y también el llamado amarillo indio, que fue muy utilizado por los pintores de Flandes en los siglos XVII y XVIII, que se producía a partir de la orina del ganado que era alimentado exclusivamente con hojas de mango.

¿Qué se usa en la actualidad para obtener la pintura al óleo?

Hoy los pigmentos naturales se han reemplazado con pigmentos de origen sintético, que son menos caros y menos tóxicos, aunque si se han conservado los nombres históricos que les habían sido impuestos, como es el caso del azul ultramar, amarillo de cromo, carmín, o cardenillo.