Quantcast

Belarra ofrece a la mayoría progresista mejorar la Ley de Vivienda durante su tramitación en el Congreso

La líder de Podemos y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, ha agradecido a la mayoría «plurinacional y progresista» en el Congreso que haya facilitado el avance de la tramitación en el Congreso de la nueva Ley de Vivienda, y emplaza a los socios del Ejecutivo a trabajar conjuntamente para lograr que sea aún «más ambiciosa».

Así lo ha indicado en un vídeo difundido en redes sociales después de que el Congreso haya rechazado las enmiendas a la totalidad presentadas por PP, Ciudadanos, el PNV, el PDeCAT y Junts, que buscaban frenar su tramitación y devolver el proyecto al Gobierno.

Para esta votación, PSOE y Unidas Podemos han contado con el apoyo de Esquerra Republicana, EH-Bildu, Más País-Equo, Compromís, Teruel Existe, Nueva Canarias y Foro Asturias, mientras que la CUP y el BNG se han abstenido.

Belarra está convencida de que, junto a esa mayoría progresista en el Congreso, se mejorará el texto original y «avanzarán aún más en garantizar» el derecho constitucional de acceso a la vivienda y la bajada del precio del alquiler en zonas de mercado tensionado.

Tras superar el trámite «más complicado» en el Congreso y una vez confirmado que se desplegará la tramitación parlamentaria de esta normativa, la ministra ha reprochado a los grupos de la derecha que hayan intentando «tumbar» este proyecto legislativo.

«Todo lo que sea hacer política para que la mayoría de la gente de este país lo tenga un poco más fácil, simplemente no va con ellos», ha reprochado a las formaciones del arco conservador.

Sin embargo, ha añadido que toca celebrar este «paso muy importante» y que sirve para que la nueva Ley de Vivienda «esté mucho más cerca de hacerse realidad».

De esta forma, ha glosado que entre las virtudes de esta normativa se encuentran el permitir una regulación de los precios de los alquileres, «obligando» a los grandes propietarios a bajar por ley los precios, dar incentivo a los pequeños propietarios para que les «salga a cuenta» reducirlos y reservar un 30% de las nuevas promociones a vivienda protegida, de la cual la mitad se dedicará a alquiler social.

A ello se suma, según ha detallado, dar «más protección» a las personas vulnerables ante los desahucios y prohibir que se puedan «vender miles de viviendas públicas a fondos buitre», como hizo la exalcaldesa de Madrid Ana Botella.

Desde estos avances ya recogidos en el texto del Ejecutivo, Belarra ha destacado que se puede hacer más ambiciosa la norma, desde esa mayoría plurinacional. Y en este punto ha invitado a avanzar, por ejemplo, en la regulación de los desahucios o en que la Sareb (el conocido como banco malo) tenga «más obligaciones» para conseguir un verdadero parque público de vivienda.

Finalmente, también ha tenido palabras de reconocimiento para los colectivos en favor del derecho a la vivienda, cuyo papel ha sido «imprescindible» para poder tener esta nueva ley.

De cara a la tramitación parlamentaria, el espacio confederal ve conveniente, entre otras cuestiones, reducir el plazo de 18 meses para la puesta en marcha de la regulación de los precios del alquiler.