Quantcast

10 razones por las que no deberías cruzar las piernas

Para muchas personas el cruzar las piernas resulta una posición bastante sexy e incluso muy cómoda, pero resulta que este hábito para nada es beneficioso para la persona. En las siguientes líneas te explicaremos 10 razones por las cuales no debes acostumbrarte a ello, porque en realidad son más los aspectos negativos que los beneficios que presenta. 

Puede que no sea fácil después de conocerlas dejar de cruzar las piernas, pero si se puede intentar mejorar con el tiempo para no tener problemas.

¿Qué son las piernas?

¿Qué son las piernas?

Las piernas, que en latín es ecrura, son el tercer segmento del miembro inferior que se encuentran entren las rodillas y los tobillos, están unidas con los muslos por las primeras y con los pies por los segundos. Las mismas son vitales para las personas, ya que con ellas se pueden trasladar de un sitio a otro, bailar, correr y estar de pie, si se sufre de alguna dolencia, las personas no podrán movilizarse.

Se pueden dar origen a Trombosis y encorvamientos

Se pueden dar origen a Trombosis y encorvamientos

La trombosis es un coágulo de sangre en la parte interior del músculo con frecuencia en la parte inferior de la pierna, si eres sedentario corres el riesgo de padecerla e incluso si habitúas cruzar las piernas. La sangre acumulada es mortal y quienes representan factores de riesgo son los fumadores y las mujeres embarazadas.

El efecto dominó de cruzar las piernas extiende por la espalda y el cuello, pues más pequeña es la base para sentarse y menos estable; ya que las nalgas se apoyan de forma desigual. El cuerpo entonces se encorva para compensar, y mantener el equilibrio, lo que provoca con los años una mala postura que se vuelve persistente e imposible de enderezar y estar erguidos.