Quantcast

La cantante francesa Imany presenta Voodoo Cello en Teatros del Canal

  • A la intérprete especializada en soul le acompaña en su actuación una orquesta de ocho violonchelos el 11 de enero en la Sala Roja
  • Homenajea a artistas y grupos como Madonna, The Beatles, Bob Marley, Radiohead o Neil Diamond

Imany, seudónimo de Nadia Mladjao, lleva desde 2008 dedicándose a la música soul y formándose para llegar a ser la cantante que es hoy en día. Su debut se dio gracias a La Forma de un Corazón Roto, un álbum lanzado en 2011 con el que logró el disco de Platino en Francia, Grecia y el platino triple en Polonia.

Una interpretación única y diferente

Voodo Cello es el último disco de la cantante francesa Imany, conocida también como Nadia Mladjao, que da también nombre al espectáculo que presenta el 11 de enero en la Sala Roja de Teatros del Canal. Acompañada por una orquesta de ocho violonchelos, Imany homenajea a reconocidos artistas de la música pop, donde interpreta versiones de algunos de sus temas más conocidos. La artista recompone canciones populares junto con el instrumento que más fusiona su voz con la música soul, el violonchelo. 

Portada del álbum Voodoo Cello de Imany

De Radiohead Cat Stevens, pasando por Donna Summer, Hozier, t.A.t.u. o Bob Marley, la voz singular de esta intérprete nacida en la localidad marsellesa de Martigues en 1979, se funde con las cuerdas de los instrumentos para hacer suyas esas canciones.
En escena muestra una Imany vestida de sacerdotisa vudú, un personaje inventado e inspirado en una gran variedad de culturas. Utiliza su propio repertorio para contar su trayectoria, y Voodoo Cello (Vudú Cello) es el viaje místico que realiza una mujer con poderes mágicos. Es a través de su música como muestra su camino, desde lo más bajo hasta lo más alto, haciendo sus propios bailes para poder alcanzar la paz interior que necesita.

Reinventando la música

«Es el fruto, primero y ante todo, del deseo de ponerse en peligro, de escapar de su propio pasado, de sus condicionamientos e ir más allá en la exploración del mundo de las artes escénicas.
Una década y cientos de conciertos por todo el mundo después, Imany abandona su banda de pop clásico y decide expresarse de otra manera, porque así lo siente, con las palabras de otras personas. Para ella, el violonchelo es un instrumento que tiene bordillos femeninos e inspira dulzura y respeto. Los más importante para ella es que se funde de forma perfecta con la voz humana, una herramienta útil a la vez que amplia para crear o hacer arreglos. 

Imany posando en su nuevo disco Voodoo Cello

El violonchelo vudú, como los utiliza Imany, tienen la función de desmitificar la música clásica imitando al pop con sus propios y especiales códigos, y su nuevo álbum, tiene como objetivo romper las barreras entre estos dos mundos.
El sonido de los ocho instrumentos tocando al mismo tiempo despertó en la cantante el deseo de escribir para un octeto. Según dice Imany: «Sentir 8 almas vibrar en un teatro es algo bastante raro y bastante precioso, lo que hace es una necesidad.» 

Más sobre Imany

La joven de Martigues, de una infancia marcada por los sonidos del hip-hop, ha recorrido un largo camino hasta que encontró su estilo y su esencia musical.
Imany se tomó su tiempo para encontrar su propio camino, e incluso antes de lanzar su primero EP dio con un ritmo que le gustaba, pero no fue hasta su actuación cuando la cantante refinó su estilo. No mucho antes de triunfar con su álbum «The Shape of a Broken Heart», lanzó su sencillo “You Will Never Know”, un éxito que vendió más de 500.00 discos de los estantes, y casi la mitad solo en Francia.

Imany posando para su nuevo disco Voodoo Cello

Desde entonces, Imany ha labrado su singular lugar entre el folk soul y el blues rock. Aparentemente sin esfuerzo, su estilo único ha dejado una marca indeleble: furiosa melancolía, voz inconfundible y letras cortadas de su propia trayectoria a través de su esfuerzo. Tal vez por eso eligió un nombre artístico que significa “fe” en swahili.
Siete años después, y 600 conciertos, su segundo álbum The Wrong Kind of War, se mantuvo fiel al rumbo que había marcado: un sonido que fusiona y trasciende los estilos individuales.

El resultado obtuvo un éxito rotundo que le ha asegurado un lugar en la cima. Con más de 400.000 álbumes vendidos en todo el mundo, el disco fue platino en Francia, impulsado por el sencillo «No seas tan tímido», un éxito número uno que obtuvo más difusión que cualquier otro y alardeó de la la mayoría de las transmisiones en 15 países, ¡ganando un lugar en el Salón de la Fama de Shazam!

Una artista de ideas fijas

La cantante tiene claro que ser artista es un privilegio, y es un privilegio que conlleva responsabilidades.
El activismo del artista no sólo se revela a través de su música, sino también a través de sus acciones a nivel de base. Así se convirtió en embajadora de la asociación EndoMIND, que lucha contra endometriosis, una enfermedad que afecta a una de cada diez mujeres embarazadas.

“No es una causa feminista, es una causa humanista que afecta a nuestras madres, hermanas, esposas, compañeras. trabajadores, mejores amigos, a quienes se les está negando el derecho a una vida normal”, afirma Imany. Otro de sus objetivos se fija en la crisis medioambiental.